Lunes 15 de Mayo de 2017 a las 17:10

cultura

TE ACORDÁS DE JESSICA ALBA...?

CALIFORNIA-EEUU Jessica Alba saltó al estrellato con Hollywood y logró poner en poco tiempo a todos a sus pies. Fue luego que James Cameron la eligiera como la heroína de su serie Dark Angel. La chica era…: una celebridad; una estrella; un sex symbol. Todos los estudios se interesaron en ella y le realizaban millonarias propuestas laborales. Pero ni ella ni el mundo espectador imaginó que en poco tiempo desaparecería. Sería olvidada. Porque con apenas 19 años fue seleccionada entre… 1.200 candidatas. Y James Cameron puso sus ojos en ella, en ese año 2000. Al año siguiente, fue elegida la mujer más sexy por la revista Maxim. En el 2002 se conoció su primera película como protagonista: 'Honey'. Un inicio espectacular y más que prometedor. Sin embargo, poco a poco la fueron olvidando y solo llamándola para algunos papeles secundarios. El tema es que luego de su llamativa irrupción, el poder hollywoodiano mostró toda su crueldad. Consideró que ella no “encajaba” en sus estereotipos “a causa” de su etnicidad. Los productores, inversionistas, dueños de firmas y directores se percataron del color de piel y de sus rasgos. Entonces ellos mismos que la habían endiosado, la fueron dejando de lado. Su perfil, no era el adecuado (¿?). Lo cierto es que Jessica ha trabajado en más de veinte películas, pero muy pocas son recordadas. Posiblemente una de ellas sea 'Sin City' (en verdad: la única), donde ella tuvo un papel secundario. Se afirma que no garantiza ganancias. Que desde que inició su carrera en los filmes, solo Cuatro Fantásticos (2005), Sin City (2005) y Spy Kids: all the time in the world in 4D (2011), consiguieron recuperar el dinero invertido. Pero además, la crítica no ha sido benévola con ella. Puede que en parte se deba que la elegían como sex simbol, sin pensar que podía tener una buena actuación. Por cierto que si ella posee talento, quienes la contrataron nunca se preocuparon para ello fuera lo destacado de Jessica. Pero además…: ella plantea una serie de condiciones, que al poder le molesta. Porque no acepta proyectos ni sesiones fotográficas que exijan desnudos o topless. Ella creció (y explotó) con su imagen de sex-symbol, pero nunca hizo escenas desnuda. Y cuando se exigen imágenes con sexo, ella reclama una doble de cuerpo. Para quienes piensan en negocios televisivos, el talento es importante; pero tanto como la rentabilidad. Y por cierto que ella no es una actriz que garantice grandes recaudaciones. En 2012 fundó The Honest Company. Firma dedicada a productos de belleza y del hogar, orgánicos y no-tóxicos. Pero en los últimos años se ha enfrentado a demandas por "publicidad falsa". Lo que la llevó a tener que retirar productos del mercado. Ella es la imagen pública de la marca, por lo que al producirse problemas legales (i dudas de sus productos), quien ha pagado los costos, ha sido ella. Participó en dos filmes de terror ('The Eye' y 'Despierto'), donde no le fue bien. Sigue como madre de sus dos pequeños y aparece en lo que la industria fílmica la convoca. Trabajó con papeles secundarios en 'Stretch' (2014), 'Barely Lethal’ (2015), 'Baby, baby, baby' (2015) y 'Dear Eleanor' (2016). Ninguno de estos filmes tuvo estreno en cines a nivel mundial; pasaron casi directamente a DVD y streaming. Igualmente debe…: reconocerse que a ella económicamente no le va tan mal. Porque su empresa está valorada en cerca de… 2.000 millones de dólares. Pero de seguro su gran desafío es tratar de recuperar ese espacio que tuvo en sus inicios. Y de seguro, no le va a resultar tan fácil. El poder de Hollywood es macabro.