Domingo 30 de Abril de 2017 a las 19:40

argentina

MACRI: UN VIAJE EN APENAS 7 PUNTOS

SANTA FE-ARGENTINA (por Rodolfo O. Gianfelici) Mauricio Macri inició a fines de abril de 2017 su ansiada visita a EEUU. Su deseo por que Donald Trump lo recibiera era una ‘cuestión de Estado’ para él. Toda la diplomacia trabajó para armar este encuentro, desde hace meses. Al final el encuentro se realiza… cuando la diplomacia estadounidense lo consideró oportuno. No debe olvidarse que en su momento, Macri se entrometió torpemente en la política electoral estadounidense, y apoyó a Hillary Clinton… En su momento dijo creer “en las relaciones, en las redes, no en levantar muros”. Agregando: “las propuestas que ha hecho Donald Trump han sido justamente lo contrario”. El 10-8-2016 se conoció su postura y posicionamiento político. En verdad, además de una torpeza, fue un pésimo cálculo y especulación política, pues Macri pensó que con semejante expresión –de ganar Clinton-, se lo agradecería, sin entender cómo se mueven los intereses geopolíticos. En concreto, Macri ha estado en EEUU, con Trump, sin que los medios de prensa locales lo informaran. Una forma más que contundente de la forma en que él mismo es considerado en dicho país. Pero así presentada la visita -con un encuentro de apenas 15 minutos en privado entre ambos mandatarios-, en Argentina ha sido mostrada como un hecho ‘majestuoso’ o de ‘vital importancia’. Cuando en verdad para Washington ha sido un encuentro más, sin mayores consideraciones. Pero bien vale la pena enumerar ciertos hechos, actos y acciones, como para tener una idea de esta insulsa visita. Generalmente se apenal a 10 puntos; pero en este caso fue imposible llegar a tantos…). 1º…) Macri salió de Argentina anunciando que gestionará la llegada (a Argentina) de millonarias inversiones. Un tema que va a resultar difícil de sostener pues una firma argentina –Techint-, ha hecho una millonaria inversión inaugurando una planta en Houston (a la que asistió Macri), para fabricar los mismos tubos que ya fabricaba en su planta de Campana (provincia de Buenos Aires). Para ello, Techint despidió trabajadores argentinos y a otros les redujo sus haberes. Una inversión de 2.000 millones de dólares. Mientras las inversiones extranjeras no llegan, las de Argentina se marchan. Es decir que una firma argentina va a generar 1.500 puestos laborales para estadounidenses… 2º…) Tras el encuentro con Trump, en conferencia de prensa Macri dijo que la reunión fue “maravillosa y muy amigable” (¿?). Nadie sabe qué significa ello, pues son simples expresiones sin contenido político alguno. Luego se refirió a Venezuela, reclamando que “vuelva a tener un gobierno democrático”; que haya elecciones”; y que “No hay respeto por los derechos humanos”. Claro, no dijo nada de la prisión de Milagro Sala que es reclamada hasta por organismos internacionales… 3º…) Macri y los medios formadores de opinión argentinos, se encargaron de presentar este encuentro como un momento en que el visitante plantearía temas, reclamos o cuestiones. Una exageración propia de mentes disparatadas, trasnochadas o directamente mentirosas. El presidente de la máxima potencia mundial, cabeza del imperio anglosajón, no va a permitir (ni ahora, ni antes) que un mandatario de una colonia hable de lo que no debe. El temario fue establecido por la diplomacia washingtoniana. Y la forma más clara de demostrar ello, la expresó el propio Trump antes del encuentro. Dijo: “Yo le voy a hablar de Corea del Norte, él me va a hablar de limones”. De esta forma el anfitrión dejó en claro que de lo que se iba a hablar es de la geopolítica estadounidense, y del papel que deben cumplir los países como esta Argentina actual (respecto a la política internacional estadounidense). Stop. 4º…) Tras el encuentro, Macri no pudo realizar ningún anuncio. A confesión de parte, relevo de pruebas. 5º…) Macri se reunió con unos 200 empresarios petroleros a los que invitó a invertir en Argentina. Les expresó sobre las “enormes posibilidades, y esto se logra con inversión, que viene de la mano de la confianza. Somos un país que va a mantener reglas de juego claras, que será predecible y sustentable en cada una de sus decisiones”. Para ‘fortalecer’ sus tentadoras palabras habló acompañado por el Ministro de Energía, Juan J. Aranguren y el Ministro de Producción, Francisco Cabrera. Porqué ellos…? Sencillo: porque ambos son la mejor muestra y garantía de las políticas antinacionales y antipopulares de su gestión!. Ellos garantizan ajustes, tarifazos y destrucción de la industria nacional. Ese es el mensaje real del presidente ante los empresarios de multinacionales como XTO-Exxon, Halliburton, Shell (de la que fue Ceo, Aranguren…), Tenaris, Dow, Total, Chevron, Pan American Energy y Ternium entre otras. 6º…) El presidente argentino ha hablado sobre la necesidad de reducir gastos. En estos días se comenta que Aerolíneas Argentinas se encuentra en el plan de privatización venidero. Pero Macri viajó a EEUU en el Bombardier Global 6000, de la empresa estadounidense Vista Jet. Se trata de la misma empresa que lo llevó a Europa semanas atrás, a un costo de 650.000 dólares. Ahora el costo ha sido de 390.000 dólares… 7º…) Así como Macri a poco de asumir llevó como su mascota política a la Cumbre de Davos a Sergio Massa, ahora en este viaje, llevó a un sindicalista. Se trató de Guillermo Pereyra, que conduce el gremio del Petróleo y Gas de Río Negro, Neuquén y La Pampa (desde 1984). Además es político del Movimiento Popular Neuquino, llegando a senador nacional por el mismo (2013- 2019). Su “carta de presentación” para formar parte de esta comitiva macrista es que abrió la puerta a la flexibilización laboral. Argumentando crear más puestos de trabajo, firmó un convenio laboral que permite reducir los salarios y la cantidad de empleados por pozo en la zona de shale oil y shale gas. Así, el Gobierno comenzó a firmar convenios sectoriales para buscar "más productividad". En síntesis: para Macri, un anhelado viaje, fotos y sonrisas para que logre abonar su entretenimiento en forma conjunta con los medios formadores de opinión argentinos. Un caprichoso viaje que pagamos todos los argentinos, sin ningún resultado positivo recíproco. Para Trump, el simple cálculo de otro encolumnado más… y que pase el que sigue!