Miercoles 26 de Abril de 2017 a las 14:11

opinion

PARAGUAY: ROBO A PEDIR DEL PENTÁGONO...?

ASUNCIÓN-PARAGUAY (por Nancy Duarte) Paraguay da para todo… Inclusive para un robo de película, pero real. En Ciudad del Este, el principal centro del comercio paraguayo, se produjo un suceso increíble. Un grupo comando de 50 hombres (¡!), armados con fusiles antiaéreos, dinamita, miras láser y equipos de visión nocturna atacó por 3 horas la sede de la empresa Prosegur. En su criminal acción, mató a un custodio, derribó el edificio y accedió a la bóveda; y se llevó… 40 millones de dólares. Para una huida…: protectora, detonaron autos con explosivos a distancia. Tras ello se fueron hacia el norte a bordo de 5 camionetas artilladas. Todos los indicios de las autoridades paraguayas, están direccionadas hacia una banda brasileña. Y sindican mucha similitud con el ataque similar en Pernambuco (Brasil), ocurrido el 21 de febrero pasado. Allí atacaron a la empresa de caudales Brinks, y se llevaron un botín de 20 millones de dólares. Ya está confirmado que el escape fue por el puente que une a Ciudad del Este con la ciudad paraguaya de Hernandarias (8 km al norte). Resultó evidente que la policía se vio desbordada. Fue un ataque por sorpresa, cerca de la medianoche y con un despliegue militar. Con dinamita derrumbaron parte de la sede de Prosegur y accedieron a la bóveda. Cargaron el dinero y huyeron. En el escape hicieron detonar (por control remoto) 16 autos con explosivos C4 (de uso exclusivo militar), en distintos puntos de la ciudad. Ciudad del Este se ubica en la llamada Triple Frontera. Se trata de una zona “caliente” para el narcotráfico entre Paraguay, Argentina y Brasil. La actividad principal es el comercio de intercambios con los dos países vecinos. Nadie pregunta nada y todos comercian. Porque todo es sospechoso; inclusive hasta las actividades legales… Conecta hacia el sur con la ciudad argentina de Puerto Iguazú y hacia el este con su par brasileña, Foz do Iguaçu. Por ello tras conocerse el robo y explosiones, la Policía Federal de Brasil desplegó patrullas por tierra y una embarcación armada (por el Río Paraná). El gobierno argentino anunció un refuerzo de la frontera y ofreció ayuda policial. Para ciertos analistas el hecho fue delictivo (robar), pero en el fondo es político. Se busca acrecentar la inseguridad y el desprestigio de Ciudad del este, para forzar “una solución”. Ella no es otra que la militarización con intervención del Pentágono. En reiteradas oportunidades desde Washington y desde medios de comunicación de importancia regional, se ha reclamado “más seguridad” ante la existencia de células terroristas musulmanas. Lo cierto es que la región es “un bocado geopolítico” apetecible por EEUU, que desea instalar en forma permanente y oficial una misión militar. Se trata de una zona situada sobre el Acuífero Guaraní. La reserva de agua dulce más importante del continente (¡!).