Jueves 27 de Abril de 2017 a las 12:43

medios

PERIODISMO, PANFLETO Y SALUD

SANTA FE-ARGENTINA El Litoral del 22-4-2017 tituló a toda tapa: “Se inaugura la remodelación de la plaza Alberdi”. Semejante tapa del diario santafesino indica la importancia de la obra. El tema es que así presentado el título, en verdad es engañoso. Y se entiende… Pero no contento con semejante anuncio, el mismo diario le dedicó el Editorial. Lo que demuestra la aceptación, la coincidencia y plena identificación de dicho medio con la “remodelación” dispuesta por el intendente José Corral. El Editorial parece un panfleto electoral del radicalismo. Se entiende… Valora el “arduo trabajo en materia urbanística y medioambiental”; el “recuperar un espacio verde”; un sitio que “se encontraba ocupada por intrusos y prácticamente abandonada”. Respecto a esto último los “intrusos” es una forma autoritaria (y xenófaba) de referir a los vendedores ambulantes… En cuanto a que ese lugar –la Plaza Alberdi-, estaba “prácticamente abandonada”, ello obedecía a que el intendente… no hacía nada (¡!ª). O el diario pretendería que en la plaza fueran los vecinos los que la limpiaran, plantaran vegetales, repararan los destruidos e inexistentes juegos infantiles; pusieran tapas de protección en las columnas de alumbrado (de las que tenían lámparas)… Hasta que se llega el tema esencial y fundamental. El objetivo de la llamada “remodelación”, que no ha sido otra cosa que “la construcción de un área de estacionamiento subterráneo con una capacidad de 298 vehículos, que contribuirá a reducir la creciente presión del tránsito vehicular en esta zona céntrica”. Y acá vale la pena destacar la grave contradicción (¿?) del editorialista que valora la obra para eliminar la “creciente presión del tránsito”. Porque ocurre todo lo contrario. El construir estacionamientos en pleno microcentro lo que hace es alentar más la llegada de autos a la zona! En las principales ciudades de países que tienen planes en contra del auge automotor; buscando reducir el del consumismo de combustibles fósiles; respetando los espacios verdes; desalentando la llegada de vehículos a las áreas de circulación más crítica, hacen lo contrario a lo que decidió Corral (con el beneplácito del funcional Concejo Municipal). Que se hable desde un medio de prensa (y en su editorial) que ha sido una “solución inteligente”, “la protección del medioambiente” y también “la calidad de vida de los vecinos”, suena a comicidad. Claro que en este exagerado halago periodístico, resulta llamativa la expresión de “un diálogo civilizado y propositivo”. Con que se que deja en claro (y cuestiona) que existió un ‘diálogo incivilizado’ (¿?) y ‘pronegativo’. Se referirá a quienes se oponían a este proyecto…? A los vecinos…? A los ciudadanos santafesinos…? En cuanto a que la obra se desarrolló “preservando la vegetación original”, es evidente que el medio no conocía qué tenía plantado el Parque Alberdi hace 3 o 4 años atrás. Inclusive podría afirmarse que este desconocimiento acompañó el abandono (premeditado?) que la gestión de Corral llevó adelante cuando comenzaron los “comentarios” de la obra en pasillos municipales. Casi se diría que le impusieron el abandono, para que lo que se hiciera después pareciera que es sensacional… Valorar que se haya logrado la “recuperación de obras emblemáticas” (por el Monumento a la Madre y una réplica de la escultura Alma sin Hogar), es una expresión tonta. Primero, porque se está diciendo que ‘los abandonadores’ han ‘recuperado’ lo que existía (¡!). Y por otra… es lo que corresponde! Exaltar lo que es una obligación peca de estupidez. Se entiende… Luego se destaca (¿?) que se hayan instalado “una serie de novedosos juegos infantiles de gran tamaño”. Con lo que reitera la misma línea opinadora anterior. Se nota que estamos ya en campaña electoral. Se nota que ‘amigos son los amigos’. Se nota que la pauta publicitaria arroja excelentes resultados (políticos). Se nota que para algunos: ‘el silencio es salud’…