Viernes 07 de Abril de 2017 a las 13:35

politica

ÉXITO TOTAL DEL PARO NACIONAL

CIUDAD DE BUENOS AIRES-ARGENTINA A mediodía del jueves se puede concluir en que el paro nacional ha sido un éxito en todo el país. Inclusive desde la CGT se lo ha confirmado como que fue "contundente". En medio del rechazo a la política del gobierno nacional, los medios de comunicación se dedicaron en la mañana a (des)informar, tratando los incidentes ante la represión policial a los piquetes en los accesos a la Ciudad de Buenos Aires, dispuestos por el Ministerio de Seguridad. "La primera evaluación desde el inicio del paro a las cero horas es que ha sido una medida contundente en todo el país", aseguró el Secretario de Prensa cegetista, Jorge Sola, en conferencia de prensa. Agregando que "El objetivo es llamar la atención para que el Gobierno cambie la política económica". El paro recibió los apoyos internacionales desde la Unión Sindical Obrera (de España), la Confederación Sindical de las Américas y la Confederación Sindical Internacional. La convocatoria de la CGT contó con la adhesión de las dos CTA, los movimientos sociales y los pequeños comerciantes (efectuaron un "percianazo": bajada de percianas). Igualmente el dirigente le sacó el cuerpo a las expresiones de los piquetes y no dudó en usar la misma ‘justificación’ que el gobierno nacional, al afirmar que pertenecen a sectores políticos. Acaso el mismo paro no es político…? Si: en contra de la política macrista. Lo llamativo fue que en el mismo momento que realizaba un balance de la jornada de protesta nacional, el dirigente pedía que el gobierno los invite a dialogar… En medio de esta situación debe recordarse que recientemente el presidente Macri descalificó a los sindicalistas, hablando de “mafias”, y en la misma fecha del paro publicó en el Boletín Oficial que realizará nuevos controles sobre los sindicatos. Llamativamente fue Pablo Moyano (Camioneros) quien en la misma conferencia de prensa reconoció que: "Se le dio un año al Gobierno para cumplir con los reclamos legítimos y no cumplió". Un dato no menor, porque significa que mientras el macrismo aplicaba devaluación, desaparición de las retenciones, ajustes y avanzaba en la pérdida de derechos para diferentes sectores de la sociedad, la CGT ‘miraba para otro lado’, pues estaba dentro del “plazo” de un año… (¡!). También agregó en un sorpresivo desconocimiento de qué ocurrió el 17 de Octubre de 1945 y de las innumerables jornadas de luchas que llevaron adelante los trabajadores en 6 décadas, que: "Lamentablemente la gente de izquierda tiene su modalidad de protestar y salir a la calle, que no compartimos, pero repudiamos la represión en la Panamericana y cualquier parte del país". A todo ello Mauricio Macri atendía a unos 700 invitados, y disertaba, en la llamada “mini Davos”. En el sitio, el mandatario trata de entusiasmar para que lleguen las inversiones que él prometió, y que con más de 15 meses de gestión, no aparecen. En dicho encuentro, Macri afirmó que está en marcha una nueva Argentina. Claro, no explicó que el país es (dentro de los emergentes) el que más se endeudó en todo el mundo, en el último año; tampoco que aumentan los números en rojo en todos los sectores de la economía (excepto la especulación financiera); que ya suman 200.000 los nuevos desocupados que estaban registrados; que el empleo no registrado subió 40%; y que la línea de pobreza está por arriba del 30%.