Domingo 16 de Abril de 2017 a las 16:34

internacionales

IRÁN CONTRA LOS NARCOS

ROMA-ITALIA Poco se habla, pero Irán lleva adelante una principalísima lucha contra los narcotraficantes. Para ello, las autoridades han apelado a una ‘barrera’ en su lado oriental para impedir la entrada de drogas desde Afganistán y Pakistán. Debe recordarse que el primer país, invadido y controlado por EEUU es el principal productor mundial de opio. Que esa producción no ha desaparecido desde que están las tropas de EEUU y la OTAN, sino que –por el contrario-, se ha incrementado. Pero además, la circulación de las cargas de drogas está “garantizada” y con seguridad por los territorios controlados por los invasores. El destino es Rusia y Europa. Y se habla que el generalato estadounidense (en suelo afgano) participa del negocio. Ante este riesgo, Iràn no duda en sus casi 2.000 kilómetros de fronteras en sostener una fortísima triple defensa. Se trata de una trinchera gigante de 4 metros de profundidad por 5 de ancho. Por delante, hay una doble valla rellena de alambre de espino; por detrás, un talud. Entre la valla y el foso, una franja de grava que las patrullas inspeccionan en busca de huellas que delaten una infiltración. En otros lugares se han levantado diques porque los traficantes utilizaban los cauces de los ríos. Cada pocos kilómetros, torres de vigilancia con soldados iraníes. Saben que es una lucha despareja, pues desde las principales potencias occidentales respaldan el accionar de los narcos (aunque verbalmente afirmen “combatirlos”). La estrategia iraní es la de establecer obstáculos para retrasar sus avances. De esa forma, les da tiempo a las fuerzas represivas para llegar y repelerlos. Claro que esta lucha no es gratuita. En las 3 décadas en que se ha planteado esta lucha como una política de Estado, han sido asesinados unos 4.000 agentes. Las bandas de traficantes operan en la zona como auténticos ‘mini-ejércitos’. Están altamente pertrechados, con misiles antiaéreos, lanzagranadas, y ametralladoras. Potencias occidentales consideran fundamental el poder romper este cerco e ingresar en la trama social iraní, para con ello “podrir” desde adentro el proyecto político en marcha. Inclusive se asegura que potencias occidentales proveen de inteligencia a los narcos y hasta de “cursos” de capacitación para la lucha contra el Ejército de Irán.