Domingo 09 de Abril de 2017 a las 10:20

politica

ESCANDALOSA MANIOBRA DE S&P

SANTA FE-ARGENTINA El país ha tomado cuenta que la calificadora de riesgo S&P (Standard and Poor’s) ha elevado la nota de la deuda soberana de largo plazo de Argentina de B- a B. Lo hizo porque refleja “los avances logrados en la política económica en general para resolver los importantes desequilibrios económicos y restaurar la credibilidad de las políticas del país” (¿?). La agencia ha hecho además previsiones positivas sobre el futuro: la inflación argentina bajará del 40% registrado en 2016 al 20% durante 2017 y la economía crecerá 3% durante los próximos 3 años. Se estima que esta (des)información responde a las necesidades del presidente Mauricio Macri. La noticia se conoció el martes 4-4; justo en la víspera que el mandatario recibiría a más de 700 invitados internacionales a participar en la Ciudad de Buenos Aires de la versión latinoamericana del Word Economic Forum (WEF)… Mientras todos los índices económicos del país son negativos, para S&P, todo marcha bien. Tanto que se equivocó, al sostener que la inflación del 2016 fue del 40% cuando en verdad, rondó el 50%. Tanto que augura una inflación anual para el 2017 (del 20%) que ni las propias predicciones oficialistas se animan a sostener. Y Mucho menos que se va a crecer un 3%... Esta maniobra de S&P sigue en sintonía con la ya realizada por Moody’s Investors a principios de marzo. En ese momento dicha calificadora pasó de estable a positiva la perspectiva para la deuda de Argentina. La “valoración” de S&P se sustenta en que el país avanzó “para mejorar la liquidez externa y su acceso al financiamiento comercial”. En otra palabras: felicita por el hiper-endeudamiento externo, que no ha servido para el desarrollo ni obras de infraestructura, sino para el pago a los fondos buitres y el sostenimiento de la especulación financiera. Otros datos que pondera la calificadora es el “ajuste de las tarifas de servicios públicos a su costo subyacente”; la “independencia del Banco Central”; y “la reestructuración del Indec”. En otro orden afirma que Macri solucionó “problemas como inflación alta, déficit fiscal alto y crecimiento económico volátil y poco sustentable”. Afirmaciones que por cierto no son verídicas. S&P ya había elevado la nota de la deuda argentina de SD (incumplimiento selectivo) a B- el 6 de mayo de 2016. Fue la inmediata respuesta (o ‘premio’) al pago a los fondos buitres.