Jueves 06 de Abril de 2017 a las 13:30

politica

AMIA Y EL ESTADO "BOBO" DE MACRI

CIUDAD DE BUENOS AIRES-ARGENTINA Sigue adelante el juicio por el desvío de las pistas en el caso del atentado a la AMIA. Y se espera que el tema ahora sume un nuevo escándalo causado por el macrismo gobernante. Porque ha decidido…: renunciar la abogada designada por el Ministerio de Justicia, Mariana Stilman. Lo informó ella misma en carta al Tribunal Oral que juzga a Carlos Menem, al ex juez Juan José Galeano, a los jefes de la SIDE, los fiscales, al ex titular de la DAIA (Rubén Beraja), al ex jefe policial, Jorge Palacios y a Carlos Telleldín. Pesa sobre todos ellos la denuncia de “plantar” pistas falsas. Stilman además, le remitió otra carta al ministro Germán Garavano, planteándole las sustanciales diferencias que rayan lo ético y lo moral. Para ella el Estado debe tener un papel activo para desentrañar la verdad; pero pareciera que existe una decisión política “de arriba”, para que ello no suceda. Ocurre que por decisión de Garavano, junto a Stilman instalaron un nuevo colega que hace todo lo posible por frenar el papel activo como querellante y como acusadores. Es así que el Estado (administrado por Mauricio Macri y sus colaboradores), busca no acusar a Menem, Galeano, Beraja y el resto (¡!). Stilman es in a profesional que fue designada gracias a su relación (y el pedido) de Elisa Carrió. Es persona de máxima confianza de la diputada; tanto que en algún momento actuó como su abogada personal. Además de haber sido candidata de la Coalición Cívica en 2015. El macrismo trata que el Estado no aparezca “entorpeciendo” la causa en el juicio oral por encubrimiento. Stilman trabajaba en la acusación de las irregularidades del caso AMIA, pero recibió instrucciones del ministro de Justicia de no actuar así contra los imputados (¡!). Debe recordarse que en su momento el presidente Néstor Kirchner firmó un decreto comprometiendo al Estado argentino a juzgar a los que crearon las pistas falsas. Sin embargo ahora Macri decide que el Estado bobo, no acuse ni actúe como debería.