Domingo 09 de Abril de 2017 a las 15:45

argentina

VIVA LA PEPA ? NO; VIVA LA DEUDA…!

CIUDAD DE BUENOS AIRES-ARGENTINA La deuda externa argentina creció 13% en un año. Al terminar el mandato de Cristina Fernández la deuda era de u$s 170.414 millones. Al finalizar el año 2016 (en apenas un año), Mauricio Macri la llevó a los u$s 192.462 millones. Es decir que la incrementó en u$s 22.048 millones más. Ello agravado porque no se generó riqueza, ni más trabajo, ni obras de infraestructura, ni más actividad comercial. Son datos incontratables que parten del Informe de Evolución de Balanza de Pagos del Indec. Allí se sostiene, además, que al cuarto trimestre de 2016 también se expandió un 2% frente al tercero (con un incremento neto de u$s 3.723 millones). Esta es la deuda externa total; es decir: la del sector público, la del Banco Central y la del sector privado financiero y no financiero. La originada en el sector público y BCRA, es del 66% del total. Creció un 25% desde los u$s 101.659 millones hasta los u$s 127.477 millones. La principal expansión se dio en el stock de bonos y títulos públicos, que aumentó en un año, el 83% (pasó de u$s 42.650 millones a u$s 78.252 millones). Analizando la composición de la deuda del sector público y el BCRA, se tiene que el 61,4% corresponde a títulos públicos; el 25,6% a préstamos de organismos internacionales; el 6,9% a atrasos; el 4,9% corresponde a acreedores oficiales y el 1,25% a préstamos de bancos comerciales. Del tercer al cuarto trimestre el sector público aumentó su deuda externa en u$s 4.474 millones. El BCRA canceló el préstamo del BIS por u$s 2.500 millones y los u$s 1.000 millones que restaban del crédito puente tomado a principios de año 2016. El sector privado no financiero (que representa un tercio del total de la deuda externa argentina) registró a diciembre de 2016 un saldo de u$s 61.012 millones, de los cuales el principal componente corresponde a deudas con empresas vinculadas (43%), seguido por deuda en obligaciones negociables y deuda con proveedores. El sector financiero (se excluye la autoridad monetaria) presentó un saldo de deuda por u$s 3.973 millones (con un incremento trimestral de u$s 509 millones). Los principales pasivos externos del sector son líneas de crédito y obligaciones negociables emitidas por entidades financieras locales. En la balanza de pagos, la cuenta corriente acumuló un déficit en 2016 de u$s 15.024 millones (11% por debajo de la registrada en 2015). En cuanto al rubro "viajes", ello implicó que salieran en el 2016, casi u$s 3.600 millones netos. Analizando la evolución de la cuenta corriente, la misma mostró un déficit de u$s 15.024 millones; lo que implicó necesidades de financiamiento externo neto por u$s 14.787 millones. Entre septiembre y diciembre de 2016, la cuenta financiera registró un ingreso neto de u$s 13.567 millones. Las reservas internacionales se incrementaron en u$s 13.725 millones (por las transacciones de la balanza de pagos).