Lunes 03 de Abril de 2017 a las 16:26

cultura

QUÉ POBRÍSIMO PAPEL...!

SANTA FE-ARGENTINA (por Esteban D’arret) Ha quedado suficientemente evidenciado que Ricardo Alfonsín (o Ricardito, como lo llama Elisa Carrió), es un dirigente de la UCR al cual el cargo le ha quedado holgadamente grande. Nunca supo estar a la altura de las circunstancias de las necesidades del país. Puede que haya sido un “fiel representante de los intereses partidarios”, pero no de lo que en su momento el país necesitaba. Lo demostró cuando no aceptó fortalecer su partido (a propuesta de Néstor Kirchner, en encuentro secreto) y con ello fortalecer la democracia y poner un freno a las intentonas neoliberales y derechistas. Su no entender la historia, ni la realidad lo llevó a ser un complaciente dirigente que terminó abonando la oleada neoliberal que hoy azota a Argentina. Desde que asumió Mauricio Macri, su partido (y él) forman parte del mismo. Y no fue capaz de fijar una posición diferente y superadora. Solo alguna expresión verbal más que nada por compromiso y sin efectividad alguna. Ahora ha salido a fortalecer su pobre papel, con un reclamo que suena doloroso. Alfonsìn, diputado nacional de la UCR, y expresidente del Comité Bonaerense radical reclamó que sean radicales los candidatos que encabecen las listas de Cambiemos en las próximas elecciones. Justifica ese pedido pues así podrán "contener votos de los que quieren dar una señal de que hay que producir cambios". O sea: no le preocupa cambiar el rumbo, sino estar lo más maquillados posibles, para no perder votos y retener cargos. Es decir que a Alfonsìn poco y nada le interesa que el gobierno que integra rectifique y responsa a los intereses nacionales y populares. Se contenta con ofrecer y prestar algunos correligionarios para que sean la punta brillante de un temible iceberg. A este dirigente lo que le interesa en que no se pierdan votos, considerando que se avisora un “voto castigo”. Agregando que "Cambiemos está un poco desequilibrado, asimétrico. Necesitamos radicalizarlo un poco más, le hace falta radicalismo, le hace falta centroizquierda". Centroizquierda…? Si. Alfonsín considera que su partido representa ese pensamiento (socialdemócrata), siendo que integra un gobierno neoliberal-derechista (¡!).