Miercoles 05 de Abril de 2017 a las 15:14

politica

EL COSTURERITO MARTÍNEZ…

SANTA FE-ARGENTINA (por Rodolfo O. Gianfelici) Muchos recuerdan aquella (vieja) referencia a “la costurerita que dio el mal paso”. Eran otros tiempos, por supuesto. Con una moral y unas costumbres muy diferentes a las actuales. Pero lo cierto es que igualmente –aún en pleno siglo 21-, existe el “costurerito que dan el mal paso”. Se trata del radical Julio César Martínez, que es el Ministro de defensa nacional, quien busca hacer su aporte por una “Argentina competitiva” e “inserta en el mundo”. Pues a contramano del fortalecimiento de la industria textil nacional, él apuesta a equipar a los militares con uniformes… “made in China” (¡!). Así, refuerza la destrucción de la industria nacional textil que ya está en crisis, ante la fuerte caída del consumo interno y la apertura de las importaciones. Ha trascendido…: que Martínez avanza en su decisión de comprar 70.000 uniformes, boinas y camperas para las Fuerzas Armadas. Será una adquisición bien a la manera empresarial, de “compra directa”, sin licitación. Como si el Ministerio se tratar de una sociedad anónima, posiblemente para que el presidente Mauricio Macri, titular de varias de ese tipo de firmas, se sienta halagado y reconfortado por disponer de un colaborador tan defensor de la “actividad privada”. En Defensa trabajan y avanzan para esa compra, que será realizada a un proveedor chino. Una adquisición que bien podría realizarse en el país, a alguna de las tantas firmas que hoy no tienen futuro. Porque –mal que les pese a algunos macristas y socios del gobierno-, en el país existen varias industrias en condiciones de proveer tales artículos. Inclusive, anoticiados de semejante noticia, desde la industria textil decidieron acercarse al Ministerio de Industria, e informarles que ellos bien podrían ser proveedores. El Ministro Martínez ya ha dado el visto bueno para terminar de “cerrar” las compras al consorcio chino Norinco. Así, desde la lejana Asia, llegarán miles de uniformes militares consistentes en chaquetas, pantalones, camperas, y boinas. Pero se sabe que este tipo de compras directas, también consideran la posibilidad de compra de Vehículos Blindados 8x8. Con lo cual, también se le da otro ‘golpe’ a la industria nacional de vehículos. Algunos asesores de Defensa, que constituyen las personas de confianza del radical Martínez afirman que ellos carecen de información “certera” en cuanto a que en el país exista capacidad de la industria local para tales provisiones (¿?). Pero como para…: dar más justificación a este tipo de adquisición, se afirma que se trata de una compra “beneficiosa” para el país, pues le hace ahorrar dinero. Llamativo, cuando desde el mismo gobierno se decidió pagarle a los fondos buitres, sin siquiera reclamarle la más mínima rebaja… Y estábamos hablando de alrededor de 15.000 millones de dólares (¡!). En este caso, la oferta de los chinos ronda los 50 dólares de costo. Mientras que los que se fabrican en el país estarían en los mismos 50 dólares, pero, con más los impuestos. No es una diferencia, como para se justifique semejante maniobra… a menos que existan otros intereses. Porque si existiera predisposición y decisión del Estado argentino (en manos macristas) por defender la industria nacional, se buscaría la forma que esa diferencia (“más los impuestos”) se redujera al mínimo. Pero por el contrario, lo que queda claro es que desde este Estado, lo que menos se busca es defender lo nacional. Esta compra garantiza trabajo a los chinos, a costa que las textiles locales sigan suspendiendo y despidiendo argentinos… Esta es la famosa “integración de Argentina al mundo”.