Domingo 26 de Marzo de 2017 a las 11:37

opinion

OTRA DERROTA DE MACRI (Y SUS SOCIOS)

SANTA FE-ARGENTINA (por Rodolfo O. Gianfelici) Contundente derrota política sufrió el gobierno nacional en las calles bonaerenses y capitalina. La marcha convocada por los docentes congregó a unas 400.000 personas en respaldo a la educación pública. La sociedad argentina…: de manera masiva salió a las calles a rechazar el planteo del macrismo y sus fieles socios (UCR, CC, ARI…), con el presidente Mauricio Macri, tratando de desprestigiar a destruir la educación pública. Esos 400.000 manifestantes fueron docentes, padres, alumnos y todo aquél que consideró que este ataque a la educación pública no puede pasar desapercibido. Y vaya que no pasó…! Solamente para los medios de comunicación que son socios del gobierno, este pudo ser callado o silenciado u ocultado (en parte). Porque el resto de la sociedad se anotició de lo que pasó, a través de algunos pocos medios televisivos que mostraron la marcha, junto a sitios en internet. La dirigente de CTERA, Sonia Alesso fue clara: "Convoquen a la paritaria Nacional o el plan de lucha va a continuar. El 30 todos a Plaza de Mayo. A militar, a fortalecer, a dialogar con los vecinos". El planteo es claro: se le exige y reclama al gobierno, que cumpla con la ley (algo que debería ser normal y natural). Sin embargo no lo es para quienes llegados a la administración con el respaldo de las urnas, avanzan en su embriaguez totalitaria. Resultó patética la presencia del Jefe de Gabinete, Marcos Peña en diputados, explicando lo inexplicable. Mostrándose histérico, y apelando a acusaciones contra el gobierno anterior, sin sustento alguno. Inclusive mostró toda su torpeza y desinformación, al acusar al mismo de haber tergiversado información en el INDEC. Peña no leyó los diarios del día antes, cuando se informó (muy escuetamente) que la justicia ratificaba (por segunda vez) que no había existido manipulación de los datos del INDEC, por parte del gobierno de Cristina Fernández. La expresión generalizada…: de las 400.000 personas fue de respaldo a la educación pública. Si ello no es entendido y aceptado por Macri y su séquito, van por pésimo camino. Este gobierno apuesta a la educación privada. Para lo cual desfinancia la educación pública; la demoniza; la ataca; la desprestigia. El ataque de Macri y del Ministro de Educación Esteban Bullrich, abrió una caja de Pandora, que les resultará muy difícil controlar. Si desearan comenzar por recomponer el desaguisado que han construido, deberían por reconocer esta derrota; convocar a la paritaria nacional; y dialogar. Pero difícilmente lo hagan. Porque es una lucha ideológica. Pero además, porque ellos consideran que apelando al patoterismo y a la complacencia de los medios (des)informativos, van a resolver las situaciones a su favor. Vienen de lograr un “triunfo”, en AFA, donde llevaron al fútbol argentina a la más grave crisis de su historia. Que lo “resolvieron” a su favor, porque enfrente está una clase dirigencial inepta, complaciente y venal. Macri “apretando” con la chequera, hizo claudicar a los dirigentes del fútbol. Solo Futbolistas Argentinos Agremiados mantuvo una actitud digna. Lo del resto fue vergonzoso. Gracias a sus “aprietes” lograron lo que más le interesaba al presidente: que el pedido-orden de Barack Obama (planteado en su visita de marzo de 2016), se cumpliera. Fue así que la AFA terminó por adjudicar el escandaloso negocio de la televisación futbolera a Fox-Turner. El macrismo cree que esta claudicación le permitirá “ser confiables” fronteras afuera… Pero bueno, allá ellos. El problema (para ellos) es que las dirigencias docentes no son iguales a las dirigencias de los clubes de fútbol. Y lo peor: el macrismo y sus socios… no se han dado cuenta (¡!). En este caso de la educación…: pública, no existen divisiones de colores de clubes. Todo lo contrario; ella (la educación pública) es la que une, más allá de todas las diferencias sectoriales que puedan existir. Flaco favor le hace a los chicos y jóvenes de las generaciones actuales y las por venir, si el primera mandatario incumple la ley.