Miercoles 25 de Enero de 2017 a las 14:41

cultura

QUIÉN FUE FREDDY MAYMURA ?

LA PAZ-BOLIVIA Freddy Maymura nació en Trinidad, Bolivia, en 1941. Hijo de Junkichi Maumura, inmigrante japonés, y de Rosa Hurtado, oriunda de la región. En el año 1962 aprovechó una beca para estudiar medicina, otorgada por la Revolución Cubana a estudiantes latinoamericanos; eso le cambió su vida. Era uno de los tantos jóvenes solidario con las causas justas; militante del Partido Comunista de Bolivia, que coincidió en suelo cubano con Ernesto Guevara, El Che. Cuatro años después, Maymura se sumó junto a otros revolucionarios a la experiencia del Che en la llamada Guerrilla de Ñancahuazú; ansiaban desde ese sitio boliviano encender la revolución sudamericana. Ahora, una película será presentada en el 2017, coincidiendo con el 50 aniversario de la muerte de Guevara y de Maymura. Se titula: Ernesto (apodo de Maymura en la lucha). El director ha sido Junji Sakamoto. Trabajó junto a su equipo de filmación desde fines de 2014. Mary Maymura, hermana de Freddy y autora del libro El Samurái de la Revolución (uno de los materiales en los que se basa el largometraje), les contó el relato de su hermano. Éste murió emboscado el 31 de agosto de 1967. Sus restos fueron hallados 32 años después. Se filmó en Japón y Cuba. En Hiroshima y Tokio; en La Habana y la provincia del Naranjal del Toa (en Baracoa, la costa norte de la isla; porque posee un entorno similar a los escenarios de combate de la selva boliviana). El director Sakamoto descubrió esta historia al investigar sobre la inmigración de japoneses a Bolivia desde finales del siglo 19. El papel protagónico lo cumple el actor nipón Joe Odagiri, quien debió aprender español de manera metódica. Se cortó el cabello y adelgazó varios kilos para lograr el semblante de Maymura. En el plató todos tenían la incógnita de cómo sería la interpretación de Odagiri. Con el paso de los días, el actor nipón, muy popular en su país, se fue transformando hasta lograr una caracterización “visceral” de su personaje. “Logró entrenarse en una gestualidad y un manera de hablar que dista mucho de la suya como japonés, fue toda una lección de actuación”, añade Almirante. Otro que no escatima en elogios hacia Odagiri es Juan Valero. Sobre los hombros del actor cubano cayó el papel del Che, encarnado también por Benicio del Toro y Gael García Bernal en otros filmes. Odagiri y Valero no se conocieron hasta el primer día de filmación, lo cual ayudó a que la escena en la que Guevara y Maymura se encuentran por primera vez saliera con mucha naturalidad. “Creo que hubo mucha conexión entre los dos desde los primeros momentos, lo que permitió que todo fluyera bastante rápido a pesar de que existiese la barrera del idioma”, manifiesta Valero. El actor cubano descubrió muchas facetas de la personalidad del guerrillero argentino al estudiarlo, entre ellas su relación y actitud frente a las personas que lo rodeaban. “En la película se encuentra retratada la índole auténtica, visionaria y revolucionaria de Freddy, que es muy similar a la del Che durante su juventud, lo que conlleva que de alguna manera Guevara se identifique con él”, precisa el intérprete oriundo de la isla caribeña. La forma de pensar de Maymura incluso llegó a permear a quien lo encarna en el filme. Odagiri dijo, durante una entrevista en Japón, que comparte muchos de los principios que transmite el filme: “Puedo entender que los jóvenes quieran caminar por el camino correcto, incluso si pierden sus vidas buscando ideales como los que Guevara o Freddy perseguían. Hay muchas actitudes con las cuales simpatizo”. El filme de Sakamoto es la segunda producción que muestra a la Guerrilla de Ñancahuazú en el cine. Che: Guerrilla (2008) –de Steven Soderbergh- fue la primera. Las diferencias entre ambos largometrajes se encuentran en el tratamiento, según Almirante. Ernesto ilustra el combate, pero se enfoca en los momentos que le antecedieron. “Es una película sobre relaciones humanas y sueños compartidos, sueños de emancipación, sueños sociales. Es interesante cómo se lo empieza a ver al Che desde otros ángulos, de otros hombres que estuvieron cerca de él y compartieron sus ideales”, finaliza Almirante.