Miercoles 14 de Diciembre de 2016 a las 19:15

internacionales

NISMAN: ESCANDALOSA MANIOBRA

SANTA FE-ARGENTINA Nuevamente el poder y los medios buscan “entretener” a los argentinos, a la vez que cumplen con el objetivo de intereses internacionales (y grupúsculos locales) con una nueva maniobra en el suicidio de Natalio A. Nisman. El fiscal Eduardo Taiano aparece citando la existencia de “irregularidades” cuando fue descubierto el cuerpo en el baño del departamento de Le Parc. Es que los interesados en hacer pasar la muerte como un crimen, no encuentran pruebas, entonces consideran que no se preservaron adecuadamente la escena y las pruebas (¿?). Por ello buscan…: instalar las dudas, y –si fuera necesario- dejar abierta la puerta para “interpretar” la existencia de supuestas pruebas, en una maniobra que marcha hacia el escándalo, a menos que la propia sociedad salga a ponerle fin, con cuestionamientos que otorgan la justicia y la libertad de expresión. Los que insisten en que…: fue un suicidio se encuentran los medios formadores de opinión, entidades del judaísmo local, entidades del judaísmo internacional y medios de prensa de peso en el mundo. También la ex esposa (o no-viuda) de Nisman, Sandra Arroyo Salgado, y todo el Gobierno de Cambiemos. Por ello Taiano le pidió al juez Julián Ercolini que amplíe el objeto procesal de la causa (hasta ahora caratulada como muerte dudosa), y que investigue por posible incumplimiento de sus deberes a la ex fiscal Viviana Fein, al juez Manuel de Campo, al ex secretario de Seguridad Sergio Berni, y al ex jefe de la Policía Federal, Román Di Santo. Llamativamente, el propio Taiano sostiene que el baño se mantuvo “prácticamente incólume” (es decir: que no cambió absolutamente nada luego del encontrarse el cuerpo). Pero entiende que el resto del departamento si lo podría haber sufrido. El tema es que por dicho inmueble (excepto el baño) caminaron alrededor de medio centenar de personas (o algo más). De eta forma, el juez aceptó la denuncia de Elisa Carrió sobre una presunta “zona liberada” en la causa por la cual acusó a Cristina Fernández, al ex jefe de gabinete Aníbal Fernández y a César Milani. Por un lado esta maniobra busca “entrener” a los argentinos. Por otra avanza en la politización de la causa, buscando endilgarle ello al anterior gobierno peronista, a iraníes y venezolanos. Cuando justamente los que impulsan la politización son el PRO, UCR, CC, ARI y poderes de portencias internacionales. Los desvariòs carrioristas indican que Nisman fue asesinado por un comando iraní, que “monitoreò” el hecho desde la nave Buquebús. Sin embargo se comprobò que ese dìa, en ningún viaje de dicha nave viajò algún ciudadano originaria de Medio Oriente (¡!). Al parecer para el juez Taiano no le han avisado o no considera de importancia que todo lo que se hizo (tras el hallazgo del cuerpo) en el departamento de Le Parc en las primeras horas (en que llegó la fiscal Fein)… fue filmado (¡!). Si se filmó todo, cómo se hizo para ocultar…? Mucho se habla de “retardos” o “trabas”, pero lo cierto es que el peronismo no controla la justicia. Y sin embargo, no se avanza al ritmo que los reclamantes exigen, en una clara maniobra de ocultamiento o doble mensaje. No se hizo la junta médica interdisciplinaria que había ordenado la jueza anterior Fabiana Palmaghini (a pedido de Arroyo Salgado). No se hizo el entrecruzamiento de llamados telefónicos. Claro que este pedido de Palmaghini conlleva una clara intencionalidad de aplicar tardanza y desviacionismo, si se tiene en cuenta que pidió revisar… 45.000 líneas telefónicas (¡!). Està claro que el juez Taiano busca victimizar a Nisman, sosteniendo que su muerte tiene relación con su trabajo como titular de la Unidad AMIA (que ´supuestamente- investigaba el atentado terrorista de 1994 a la Amia). Es bueno recordar que… tras conocerse la muerte de Nisman, llegaron al departamento: el Secretario Berni, el juez de turno De Campo (arribado antes que Fein), el jefe de la Federal, Di Santo, el jefe de la Superintendencia de Interior y Delitos Federales Complejos, comisario mayor Roque Carlos Luna, personal del SAME, la madre de Nisman, agentes policiales de la Federal y personal de Prefectura (llegados antes que Fein). Más de medio centenar de personas. El propio perito de la querella (Dr Daniel Salcedo), reconoció que el baño estaba intacto. Según la pericia criminalísitica no había rastros de intervención de terceros. Pero por si todo ello fuera poco, un total de 15 médicos (sobre 17 que opinaron), señalaron que no había nada para hablar de homicidio (¡!). La pericia determinó que nadie ingresó al baño junto a Nisman. Pero además se concluyó que el disparo fue a menos de un centímetro de distancia. No existieron muestras de forcejeo. No hubo desorden. Diego Lagomarsino indicó que le prestò el arma a Nisman. Y en las manos del fallecido existìan vestigios de fulminante… Demasiadas evidencias. Por lo cual todo ello solo puede ser ‘dado vuelta’ a través de una escandalosa maniobra político-judicial.