Lunes 26 de Setiembre de 2016 a las 08:23

notas_columna

HOLLANDE: DECIME QUÉ SE SIENTE...?

SANTA FE-ARGENTINA (por Rodolfo O. Gianfelici) Mientras el mundo era saturado por la super-información sobre los criminales y repudiables atentados terroristas de París, la banda terrorista del ‘estado islámico, asesinaba a 200 niños sirios. Claro. Este hecho no alcanzó ni la milésima parte informativa que lo ocurrido en la cpital francesa. Se entiende: los muertos del ‘primer mundo’ cotizan más que los del tercer mundo… Pero se entiende y es aceptable. Se asiste a un mundo unipolar, donde occidente está encolumnado con la geopolítica estadounidense. Por ello el manejo des-informativo es una forma coherente de negar la multipolaridad. Y se expresa de manera asqueante y agresiva. Los muertos de París tienen más valor que los 200 niños sirios. Porque las primeras son “vidas” que responden al discurso utilitario (y accionar) de Barack Obama. Lo que él consideró como un: “ataque a la humanidad”. Por consiguiente las otras muertes, no reciben dicha categorización. Ni siquiera merecen ser informadas. No son muertes de “humanos”. Valen menos. Son víctimas “árabes” o de “naciones emergentes”. Por cierto que, en un mundo donde reinan (y mandan) los mercados, las muertes de niños indefensos y sirios “cotizan” menos... El crimen de esos niños no merece análisis alguno. Es repudiable a secas y contundentemente. Sin embargo, occidente ha dado muestra de su “cultura”, al ignorar lo más que pudo dicho suceso. Pero a la vez, se debe tener en claro que simultáneamente lo ocurrido en París le ha permitido al desprestigiado Francois Hollande mostranse al mundo como “víctima”. Frente a toda esta escenografía ha resultado evidente que la pésima imagen con la que cargaba el mandatario francés Francois Hollande, en Francia y en el exterior, ha logrado reinstalarse desde su posición de víctima. Sin embargo se deberían analizar ciertos hechos, que dejan sospechas, o muchas dudas. Los ataques en París no fueron un hecho aislado, sorpresivo, “del momento”. Inclusive la propia (e inepta?) Inteligencia francesa así lo expone, al reconocer que fueron 3 grupos terroristas coordinados entre sí. Hubo un largo trabajo de análisis e inteligencia; recursos para movilizarse; lugares de reuniones; movimientos; investigaciones; estategia y tácticas. Resultado militar exitoso. Lo que demuestra que quienes intervinieron en todo el operativo son (terroristas) profesionales; muy capacitados y entrenados. Esto significa que la Inteligencia falló. Resultó incapaz de poder detectar 3 acciones que se estaban organizando en su propio territorio. Pero a la vez demuestra la hipocresía francesa, respecto al terrorismo. Porque en dichas acciones intervino el Frente Al Nusra. Justamente la banda terrorista que en el 2012 el Ministro de Asuntos Exteriores Laurent Fabius (2012-febrero 2016), consideró que realizaba “un buen trabajo en Siria” (¡!). O lo que es lo mismo: Francia apoyaba a esta banda cuando asesinaba en suelo sirio… Un Frente que –todos sabían- operaba coordinadamente con sus pares del “estado islámico”. Por lo que no se necesita ser demasiado “inteligente” para concluir cual era la política y ‘socios’ franceses, fronteras afuera. El tema es que muchos franceses y europeos (y también en otros continentes), no alcanzan a tener la verdadera dimensión de las políticas inmorales, de doble cara, que llevan adelante las potencias occidentales. Ahora que el terrorismo golpe a en sus veredas y casas, tienen miedo. Pero no están capacitados para entender quienes han sido los principalísimos impulsores del terrorismo en el mundo. Por ello el problema es que ‘ahora’ reclaman, exigen, ruegan “acciones inmediatas contra el terrorismo” (en sus países), cuando sus gobernantes y dirigentes han infectado el mundo sembrando violencia, inseguridad, crímenes, migraciones forzadas… en nombre de la “democracia” y la “paz mundial”. Los atentados demuestran que Francia, por su servilismo washingtoniano, ratifica su dependencia de la geopolítica de dicho país. Lo cual le genera inconvenientes, no solo políticos, sino fundamentalmente, económicos. De allí el desprestigio de sus gobernantes, que no ‘aciertan’ con sus planes y con la bandera del socialismo, marchan con música neoliberal. Pero a la vez es ratificada por quien manda, como una simple pieza… Los terroristas del “estado islámico”, al atentar en París, lo que han hecho es enviar un mensaje a occidente. No golpearon a “quien manda de verdad”, sino a un alumno (francés). Que para peor, ha ido preparando todas las condiciones internas durante muchos años, para que los musulmanes se sientan des-clasados. Habitantes de un mundo que no los quiere, y se lo demuestra. Ese destrato “baja desde arriba”; desde los propios gobiernos franceses. Lo que genera reacciones y sentimientos confrontativos. Un elemento justo para que las bandas terroristas recluten tropa en la propia Francia. Pero además, se demuestra que la Inteligencia francesa, al trabajar al paso de la estadounidense, termina siendo funcional a ella; lo que significa que es manipulable y ello repercute en las políticas de prevención. Pero quizás lo más doloroso para los franceses sea que los atentados demuestran que los terroristas han golpeado a quien consideran el más débil de la alianza occidental dentro de Europa. Por detrás de Alemania y Gran Bretaña. Atentados que les permiten –además del golpe mediático internacional que el propio occidente se encarga de exaltar al extremo-, dejar margen de negociaciones. De lo contrario puedne ir por más atentados en las otras dos potencias europeas. En medio de todo este estado de situación, resulta evidente que Hollande es el máximo responsable (o irresponsable?). Porque él ha sido quien llevó adelante la “política” de asociatividad (y sostenimiento) con bandas terroristas, que –al fin y al cabo-, carecen de cualquier tipo de “honor” o “palabra”… son casi tan iguales que Hollande. Si mantener una política independiente tiene sus costos (como lo pueden demostrar sirios, venezolanos, ecuatorianos…), el ser un alumno aplicado para no ser independiente, también tiene sus costos. Porque este Hollande que hoy se “victimiza”, es el mismo que envía tropas y bombas sobre otros países. El mismo que “invito” a que asesinen al presidente (su par!) de Siria. La política exterior francesa es definida por el presidente. El ministro del área es un ejecutor; una suerte de “empleado jerarquizado”. Inclusive si –como Hollande- se decide ser un funcional a la geopolítica de EEUU, su responsabilidad es total. Pero además, resulta tragicómico que las torpezas de la Inteligencia francesa pretendan ser subsanadas con una “confirmación” respecto a la autoría de los atentados. El Gobierno ‘ratificando’ que el “estado islámico” es el responsable, cuando los mismos autores lo han asumido y difundido en videos! Por otra, Francia ha quedado encerrada entre dos fuegos. Uno el de la dependencia (sumisión) para con EEUU. Y la otra con sus exaliados del “estado islámico”. Ocurre que esta banda ahora se siente “desprotegida”, pues occidente no le puede garantizar ‘tranquilidad’. Porque las tropas de Siria y Rusia, y las milicias anti-terroristas irakíes, le han asestado durísimos golpes. Quizás por esto también se deba analizar que los atentados de París, constituyen hechos ‘a la medida’ de quienes “necesitan” contar con una banda terrorista “amiga” a la cual usar, para asustar al mundo. Cuando esta banda pierde terreno (como le sucede al “estado islámico” en Siria e Irak), pareciera que se la quiere “re-instalar” en el papel de los únicos y más peligrosos enemigos del mundo. Tanto es así que los medios de comunicación (y los dirigentes) occidentales, así lo demostrarían… Es allí donde aparece –si se profundiza- la responsabilidad de las Inteligencias europeas, estadounidense, canadiense, australiana, japonesa, egipcia, saudita e israelí. O fueron todas incapaces para detectar la organización coordinada de los atentados; o detectaron ‘algo’, pero no lo consideraron importante; o apelaron al “dejar hacer”… En todos los casos, en mayor o menor medida, existen graves responsabilidades. Tras dar las condolencias por los atentados, el presidente de Siria, Bashar al Assad, fue contundente: “Francia conoció ayer lo que vivimos en Siria desde hace cinco años”. A su vez el “estado islámico” en su comunicado reivindicativo ha sido desafiante (dejando abierta la puerta a más ataques)… Han pasado varios meses desde los atentados en París. Ocurrieron en noviembre de 2015, y hasta el momento, solo se produjeron comunicados, la renuncia del francés Ministro Fabius y la continuidad de la “alianza occidental” intentando derrotar al presidente sirio. Inclusive como hechos ocurridos en septiembre, donde aviones occidentales atacan y asesinan a tropas sirias Occidente sigue “equivocándose”. Ello se paga con muertes inocentes. Occidente tiene una operatividad –por lo menos- sospechosa contra el terrorismo. Y si nó que lo digan el tratamiento informativo y declamativo de las dirigencias, sobre los muertos de París y la de los niños sirios.