SANTA FE-ARGENTINA  Durante décadas se escuchó decir ante un desorientado, que estaba "perdido como turno en la neblina". Pero la realidad ha traido ciertas actualizaciones, y algunos la aporteñar...">
Miercoles 02 de Enero de 2013 a las 14:09

politica

PERDIDO COMO MACRI EN EL SÚBTE...

SANTA FE-ARGENTINA  Durante décadas se escuchó decir ante un desorientado, que estaba "perdido como turno en la neblina". Pero la realidad ha traido ciertas actualizaciones, y algunos la aporteñaron con un "perdido como Macri en el súbte". Y bien vale como ejemplo de no saber dónde se está o hacia dónde se marcha. Aunque nadie se acuerde de aquél turco y su problema, ahora son muchos los que comprenden que Mauricio Macri apenas emerge como un niño insolente al que habiendo tenido el auto de papá, habiendo sido el empresario hijo de papá, y habiendo conducido su club del que es hincha, ahora quiere... la presidencia. Si o si... El problema está en que para ello no alcanza con los dineros, las conexiones y el poder del papá. Tampoco con recordar los triunfos de Carlos Bianchi, Martín Palermo y Juan Riquelme. Para llegar a la Casa Rosada -y gobernar- es necesario disponer de votos. Pero antes de ello: de proyecto, ideas, equipos y estructura político-social. Frente a ello, lo que apenas puede ofrecer Macri es el apoyo de los medios formadores de opinión y de aquellos que funcionan como la `cadena nacional privada` del Grupo Clarín y La Nación (o sea: de Papel Prensa S.A.). Macri intentó ser presidenciable y debió bajarse de apuro, silenciosamente y con la proteccíon mediática, en la elección del 2011. Porque no pudo conformar una estructura presidencialista. Él existe únicamente en el ámbito porteño, donde la especial psicología y conformación del electorado se identifica con el hijo de Franco Macri. Para el resto del país, es un cero a la izquierda. Quizás hasta podría ser más votado el papá, por sus cholulajes con alguna actríz cuarentona, que el hijo... La estrategia de los asesores macristas fue la de sacarlo del conflicto territorial. Es por ello que ante cualquier problema él desaparece y dan la cara (o excusas) sus colaboradores. Dentro de ese armado político (?) lo instalaron como un opinador permanente de todo lo que realiza el gobierno nacional. Es así que los medios le construyen una entidad que no tiene. Es un intendente, y lo presentan como un competidor presidencial. Sale a responder y a cuestionar todo lo que realice o diga la presidenta, cuando carece de respaldo en cuanto a capacidad, trayectoria, estructura y gestión, como para ello. En este circo, Macri vendría a ser un gato al que disfrazan de tigre de Bengala... Pero el traje es tan malo que apenas actúa, muestra que no tiene garras, ni rugido, ni fortaleza, ni mente de feroz felino. Así lo entiende el grueso de la ciudadanía, aunque los laderos de Macri y hasta sus competidores (Hermes Binner y Ricardo Alfonsín) lo traten como un tigre.

La otra maniobra de construcción refiere a la captación de peronistas. Macri y sus personas de confianza consideran que ellos disponen de la ambulancia nacional. Que saldrán a recorrer el país y sumarán peronistas de todos lados. Un tema que también evalúan en el mismo sentido algunos radicales y ciertos socialistas, en una muestra del desconocimiento de la historia del país. Podrán sumar algún dirigente oportunista; pero de allí a quedarse con un caudal de votos, existe un gran trecho. Y si no que le pregunten a Raúl Alfonsín y los coordinadores cuando diseñaron el "nuevo movimiento histórico"... Es así que Macri (al igual que el devaluado Binner), pese a que hace uso diario de acciones electoralistas, no logra sumar nada. Lo máximo que obtuvo fue sentarse y fotografiarse con Juan Manuel de la Sota en una imagen que se pareció más a un suicidio que a una unidad estratégica. Unos años atrás Macri, Felipe Solá y Francisco De Narváez, lograron mostrarse más felices y alegres que los 3 Chiflados, en el interior de un  bar. Auguraban la nueva política. Alguno sabe qué fue de ello...?

Ahora, al iniciarse el electoral año 2013, con elecciones legislativas, el PRO no existe a nivel nacional. Todos saben que sin 2013, no existe 2015... Mientras el ambicioso Ministro de Gobierno porteño, Emilio Monzó (que es el principal ideólogo y operador macrista) se muestra felíz (?) porque se acerca a una alianza con el radical Gustavo Posse (en San Isidro), en el resto de la provincia lo observan con recelo y desprecio. La idea de sumar figuras rimbombantes hasta el momento no ha dado los frutos esperados. Pocos (y casi nadie) se quieren subir a un barco donde el rumbo que se presume es una reedición de neoliberalismo puro. Lo del ex duhaldista Jesús Cariglino en Malvinas Argentinas, es muy poco. Lo de Fernando Niembro en la capital, es cero. Lo de Héctor Baldassi en Córdoba, es apenas una broma. Apenas subsiste en pie, el chistoso santafesino Miguel Del Sel. Ese al que los mismos macrista ya adoptaron con el sobrenombre de: el bufón de Mauricio (como supo definirlo en 2011 PrensaMare). Un personaje impresentable, que existe políticamente (?) gracias a los desaciertos del peronismo santafesino. Esta pobreza franciscana preocupa a muchos dirigentes de segundo y tercer nivel del PRO. Porque no logran levantar cabeza. Transcurren los meses y el huracán Mauricio, no aparece...

El único que parece estar tranquilo es el ecuatoriano Jaime Duran Barba, palabra sagrada para Macri, el cual entiende que la estrategia de su asesorado marcha de maravillas. Sostiene la teoría del fruto maduro, según la cual, al no aparecer otro opositor que compita con Macri, su candidatura será algo natural (que caerá por su propio peso); que terminará por atraer al grueso de los opositores y luego a la sociedad en su conjunto. Lo cierto es que por mucho menos de esto, algunos asesores han terminado por perder sus trabajos... Este asesor fue el que le recomendó a Macri que en el verano 2011-12 recorriera los centros turísticos sonriendo y acompañado por Del Sel. Y así lo hizo. Fueron amables, asistieron como espectadores a obras de teatro y hasta a ver fútbol. Salieron en diarios y revistas. Les hicieron reportajes. Pero no construyeron absolutamente nada (!)...

Aunque no lo digan ante los medios, todo marcha de mal en peor para el macrismo. Para el último trimestre del 2012 consideraban que Mauricio iba a estar instalado como el gran convocador a un frente anti-Gobierno nacional (o `anti-kirchnerista`, como les gusta definirlo a ellos). Pero han fracasado. Porque por un lado Binner desde su supuesto progresismo, trata de convocar (sin éxitos). Y hasta un personaje como Mario Barletta (al frente del radicalismo !) hace lo propio. Al final, terminan todos sacándose fotos y coincidiendo con... Hugo Moyano. Una síntesis tragicómica del estado de situación de la oposición derechista argentina. Quizás pocos recuerden, pero en el 2011 Macri intentó reunir tras de sí a los espacios opositores, pero dándose cuenta que su aspiración presidencial era un espejismo, los dejó a todos parados y fue por su reelección como jefe de Gobierno. El tema es que Macri en el 2015 no irá por el mismo cargo, y lo del presidencialismo está cada vez más verde. Una situación que enloquese a las segundas y terceras líneas del macrismo, que sospechan que podrían quedar como su jefe: perdidos en el súbte...

Lo de Macri es propio de él: la no construcción política. El uso de todos. Eso que tanto embriaga a cierto sector social clasemediero, que se considera con autoridad de fiscal, honrado, capaz, decente, moralista e imprescindible. Macri anduvo en el 2012 con De la Sota, visitó a Ricardo Alfonsín, se reunió con Roberto Lavagna, se mostró con Cariglino, fue al Comité Nacional de la UCR con los opositores (el 10-12) y no construyó nada. No aumentó en un voto más. Lo más positivo que obtuvo fue un "si quiero" de Barletta, que desea asociarse para el 2015. Lo más "positivo" que negocian en pleno receso futbolero, es la incorporación del progresista entrerriano... Alfredo De Angeli y tratan de convencer al Colorado Mac Allister, para La Pampa...

Eso sí: hacen buenos contactos con Sergio Massa (el despedido del Gabinete nacional...) y ciertos dirigentes bonaerenses evalúan diversas maniobras. Unos apuestan a que el actual intendente de Tigre pegue el salto y haga una alianza con Macri. Otros -que querían a Gabriela Michetti como candidata-, pretenden que sea Macri el propio candidato a gobernador en el 2015. Consideran que con su sola figura, ganarían y sería la base para el avance presidencial en 2019. Una idea que suena más a tratar de ganar espacios y no perder empleos, que a seriedad alguna... Mientras tanto las peleas que esconden y disimulan los medios de comunicación en la estructura del PRO, siguen adelante. Casi se podría afirmar que imitando a Martín Karadagian, es un todos contra todos. A la cabeza de esas disputas aparecen Monzó, Horacio Rodríguez Larreta, Esteban Bullrich y Daniel Angelici, la Michetti, Marcos Peña... El problema es que en el PRO quieren crecer, pero en un sentido muy capitalista. Quieren que todos lleguen poniendo sus votos (gratuitamente), pero que los únicos que se beneficien sean los que están arriba, conduciendo. Casi se podría decir que son los mejores hijos del turco Mauricio...