SANTA FE-ARGENTINA  (por Rodolfo O. Gianfelici, www.prensamare.com.ar)  Boca Juniors y River Plate son los dos clubes más grandes del país. Por historia, por trayectoria, p...">
Sabado 24 de Noviembre de 2012 a las 19:01

futbol

BOCA, RIVER Y EL LIBRETO DE LOS MEDIOCRES

SANTA FE-ARGENTINA  (por Rodolfo O. Gianfelici, www.prensamare.com.ar)  Boca Juniors y River Plate son los dos clubes más grandes del país. Por historia, por trayectoria, por importancia, por logros, por cantidad de simpatizantes. Debe ser -por lógica consecuencia- quienes marquen rumbos en el fútbol argentino, e inclusive en la región sudamericana. Lo han hecho; deben y deberán hacerlo. Pero parece ser que ambos han caido en manos de la mediocridad farabustera. De los enanos de ideas. De los pragmáticos comerciantes. De los destructores del fútbol. De los que marchan a contrapelo de la historia. Como nunca en los últimos años, sus realidades muestran que sus conductores han elegido el camino equivocado. Boca y River mirando la tabla de los promedios y descensos; sin olvidar la pérdida de categoría riverplatense. Los conductores acostumbrando a todo el ambiente -no solo a sus simpatizantes- a no jugar a nada; a ganar como sea; a recaudar e inventar cualquier tipo de negocio. Todo ello sin que se noten las "ganancias" futbolísticas. Porque los dos clubes están hiper-endeudados, poseen poco capital (en cuanto a futbolistas para la venta), no juegan a nada, o lo que es peor: juegan mal; y agrandan sus agujeros económicos. Frente a esa realidad -única verdad- queda por interrogarse: Cual es la ganancia de hacer todo mal...? Casi se diría que las sucesivas dirigencias y conductores futbolísticos han elegido las propuestas, ideas y proyectos que venden los comerciantes del fúbol mundial. Una suerte de impulsores de ideas en ese ambiente, de la misma forma que lo hacen el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial, EEUU y la Unión Europea en lo político. Si nos atenemos a los resultados, podemos observar que ese "primer mundo" -instalador de ideas-, marcha sin rumbo hacia el fracaso. Todos alegremente continúan aplicando las mismas medidas y recetas que los llevaron a este caótico estado. En Boca y River ocurre lo mismo. Avanzan alegremente hacia el abismo; pero -eso si- vendiendo futbolistas, dejándole los rojos en los balances, a ambos clubes.

Analizar que River Plate jugó un año en la B Nacional; y que Boca Juniors miró con preocupación los promedios, constituyen insultos para la historia de ambas entidades. Observar el bajísimo nivel futbolístico de 2011 y 2012 de ambos equipos, resulta alarmante. Ni qué decir de Independiente (penúltimo y peleando el descenso) y San Lorenzo (muy cerca en la difícil pelea). Un dato complementario de estos dos equipos es que jugaron el 24-11. Independiente recibiendo a River (2-2), con su público festejando el logro de un punto, como si hubieran ganado el campeonato (!). Por su lado San Lorenzo visitó a Argentinos Juniors (lo derrotó 2-1) y se presentó una particularidad vergonsoza. El DT Juan Antonio Pizzi, a los 18` del complemento y con su equipo ganando 2-0, sacó al único jugador que podía manejar el balón en el ataque y sumó otro centrocampista; así paró a su equipo con 3 número `5` (!). De seguro que la estrategia fue para aguantar el partido, convencido que metiéndose atrás, defendiéndose y dándole la iniciativa al contrario, se asegura el resultado. Lo cierto que Argentinos descontó y estuvo cerca del empate. Estas dos muestra son los mejores ejemplos de cómo el ambiente futbolístico argentino, entre los clubes grandes, es alarmante por lo decadente.

El DT riverplatense, Matías Almeyda, tras el 2-1 parcial frente a Independiente, sacó a los 2 jugadores desequilibrantes (Mora y Villalba) e ingresó a Affranchino y Trezeguet. El primero corrió por todos lados, sin poder frenar que el rojo le manejara el medio. Por su lado el francés tocó 2 pelotas en 33 minutos (!). Almeyda está convencido que el triunfo se sostiene defendiéndose. Dándole la iniciativa al rival...

Por su parte Boca Juniors, días atrás había jugado con Vélez Sarfield y mostro una faceta desconocida en la historia del club. Un equipo defendiéndose, colgado del travesaño, en un partido local y 11 contra 11... Pocas veces un equipo boquense pudo mostrar tan bajo nivel y tan escasa propuesta. Un club que jugando bien, mal o regular, siempre ha intentado -por historia- ser protagonista. Saliendo a buscar el resultado, de local o de visitante. Sin embargo este amarrete Boca de Julio César Falcioni, sorprende. Inclusive porque el buen mediocampista y creador que es Paredes (al que califican el sucesor dede Riquelme) juega de cuarto volante. Una suerte de carrilero (?). Tanto que el mismo jugador en un reportaje televisivo sostuvo que él era enganche y que le gustaría jugar en su puesto... (menos al DT). Boca fue la imagen de un  equipito; de un equipo chico; con 2 líneas de cuatro. Tristísimo.

Si Boca y River, y San Lorenzo e Independiente, ofrecen esta propuesta, qué puede quedar para el resto. El fútbol está en manos de los irresponsables. El fútbol avanza hacia la mediocridad generalizada. Este fútbol tiene responsables directos, que son los dirigentes, que apañan a mediocres entrenadores sin ideas y sin otra ambición que sumar algún punto. Hasta que esta globalización de la mediocridad no se cambie, seguiremos cuesta abajo.