PrensaMare

Primer diario web itálico del mundo español

Primo Giornale Web itálico nel mondo in lingua spagnola

Viernes 22 de Setiembre de 2017 - 05:07Hs.
- Menu
Domingo 21 de Julio de 2013 a las 10:16

futbol

FÚTBOL Y TELEVISION

SANTA FE-ARGENTINA  No resulta ninguna novedad, el afirmar que la televisión cambió el fútbol. Un suceso a nivel mundial. Porque lo expandió a todos los sitios, y a toda hora; pero también lo condicionó. Porque ese aporte de difusión hizo que la TV aplicara condicionamientos sobre quienes organizan este deporte. Fue así que se cambian horarios, formas de disputas, surgen nuenos eventos y premios, y más coberturas. Tranfesrencias fabulosas y negocios publicitarios y de marketing, que décadas atrás eran inexistentes, hoy están en primera plana como noticia corriente. En forma inmediata puede decirse que ello permitió que una elite de jugadores y entrenadores se haga millonaria; que los clubes manejen sumas siderales; que los dirigentes, intermediarios, representantes y comerciantes relacionados con el negocio, también accedan a una interesante parte de esa torta dineraria. Y que la gran mayoría de futbolistas y entrenadores forme parte sin disfrutar de ese festín; apenas le corresponderán migajas. El capitalismo en su máxima expresión, con una minoría millonaria y las mayorías empobrecidas. Suena exagerado ? No; nada de ello; la verdad. Por un Messi, un Ronaldo, un Zidane o un Del Piero, existen miles de futbolistas a los que solo les quedará el recuerdo o algunos recortes de diario (o videos) de haber sido futbolistas en su misma época. Los derechos de televisación mueven millones de dólares, euros, pesos, pesestas, liras o la moneda que se desee citar. En cada país existen "clubes grandes" que acceden a un pedacito mejor de torta. El resto debe contentarse con lo que queda en el plato. Nadie niega que ello puede estar justificado porque tales clubes, son los que aportan más cantidad de simpatizantes, torcedores o tifossi. Ocurre con Juventus, Inter y Milan; Real y Barcelona; Boca y River, Olimpia y Cerro Porteño. Por ello los que manejan las entidades oprganizadoras de los torneos, buscan acordar con tales dirigencias en forma rápida, para luego "arreglar" con el resto, que carece de posibilidad de exigir. Dentro de esta realidad, se presentan cuestionamientos a esa forma de manejo, pero también a la existencia de muchas dudas respecto a cuales son las cifras reales que se manejan en los acuerdos. Todo está en duda; todo es sospechado. En Inglaterra, las partes extendieron del 2013 al 2016 el contrato vigente con la televisora encargada de las transmisiones. Es así que SKY y BT que transmiten a la Premier League, pagan 1.250 millones de euros por temporada. A la hora del reparto, cada uno de los equipos recibe el monto “fijo”: 15,6 millones de euros y 20,2 millones (por “derecho internacional”, por las retransmisiones en todo el mundo). Pero en consideración a las audiencias, existen diferencias sustanciales. Es así que el Manchester United, el más visto, cobra 15,3 millones de euros y 17,1 millones por “clasificación” (de acuerdo al puesto que ocupe en la tabla). Con lo cual los rojos del MU (en concepto de derechos de televisación) perciben anualmente 68,2 millones de euros. Mientras que el último de la tabla cobra: 44 millones. Una diferencia entre el 1º y el último de 24,2 millones de euros menos. Existe, si se quiere, una cierta equidad; lo que le permite a los clubes ingleses de mitad de tabla o de los últimos puestos disponer de una importante suma de dinero anual para sus presupuestos. Pero además, ciertas entidades logran aumentar tales cifras por ingresos que surgen de competiciones europeas internacionales, publicidad, copas locales, y patrocinamientos. En España la situación es más difícl. Porque a la hora de negociar por su cuenta los contratos de televisación con las empresas, el Real y el Barcelona, son exclusivos. Allí la desigualdad es extrema. Tantro que en algún momento el presidente del Sevilla, José María del Nido, refiriéndose al tema con la televisación no tuvo empacho en declarar que “esta liga es la mierda de Europa”. Ocurre que cada uno de los grandes se queda anualmente con 140 millones de euros, por derechos de televisación. El 3º del reparto es el Atlético de Madrid, con solo 42 millones de euros. Un reparto que se va haciendo cada vez más chico, hasta que el último club, apenas engrosa anualmente 12 millones de euros. Imposible intentar dar pelea a los 2 grandes, en cuanto a contrataciones, pagos y mantenimiento de un plantel con "alguna" posibilidad. Dentro de esa locura de ricos auténticamente ricos y clubes empobrecidos, la publicitada Federación Internacional de Historia y Estadística de Fútbol (IFFHS) ha premiado a La Liga de España como la mejor del mundo, desde el 2010 (!). Un disparate por dónde se lo analice; a menos que ese premio sea político y trate de "ayudar" a un gobierno derechista que hace agua por todos lados. Pero como si todo fuera poco en ese disparate mediático, en el reciente febrero, ubicaron a dicha Liga como la más destacada del siglo XXI.... Mientras esto sucede en esos dos países, Italia sufre una crisis en sus arcas futboleras y Francia apuesta, gracias a los dineros provenientes de los multimillonarios árabes, a que el PSG se convierta en el super-millonario del continente (pero las realidades son similares en cuanto a repartos no-equitativos). A todo ello, en Sud América, lejos de intenbtar conformar formas de distribuciones dinerarias "más o menos equitativas", los que manejan el poder miran hacia Europa y tratan de imitar lo peor. Porque ello les permite obtener (para ellos mismos) las mejores tajadas. En Argentina, con el Fútboll para Todos, se le asestó un duro golpe al grupo Clarín que eran los duerños monopólicos de las tranisiones, a costa de televidentes cautivos, que debían pagar para ver. La decisión del gobierno peronista al romper ese contrato vergonsozo, abrió la posibilidad para que la televisión abierta y gratuita llegue con todos los partidos a todos los hogares en todo el terriotio. Posibilitó que los clubes tripliquen sus ingresos en conceto televisivo. Sin embargo, a julio de 2013, pese a haber aumentado sus ingresos, los clubes siguen tratando de vender jugadores, descapitalizándose, rebajando su categoría de juego, para subsistir. Conclusión: un reparto "algo" mejorado en Argentina, no les permite a los clubes mejorar sus situaciones financieras. Existen entidades de primera y del ascenso que han sido inhibidas por faltas de pagos de sueldos a sus jugadores. Algo se hace mal... Resulta evidente que un gran debate deberá hacerse.

 
Volver »