PrensaMare

Primer diario web itálico del mundo español

Primo Giornale Web itálico nel mondo in lingua spagnola

Martes 27 de Junio de 2017 - 05:38Hs.
- Menu
Viernes 05 de Julio de 2013 a las 15:15

notas_columna

LOS QUE TRAICIONARON A MURSI

ROMA-ITALIA  (PrensaMare, www.prensamare.com.ar)  En los primeros días de julio el mundo tomó cuenta que un nuevo golpe de Estado destituia a un presidente democráticamente elegido. Fue en Egipto, donde unas movilizaciones sirvieron para que los militares hicieran un planteo al mandatario y luego lo destituyeran. El resposnable de la maniobra fue el jefe de las Fuerzas Armadas, Abdel Fatah al Sisi. Increiblemente, se trató de quien en su momento el presidente Mohamed Mursi utilizó para cambiar a la cúpula militar (en el 2012). Resulta evidente que Al Sisi es la cabeza visible de un Ejército que es sumamente poderoso y posee "autonomía". Una libertad que no fue alcanzada por la llamada "primavera árabe". Mursi apenas duró un año tras ganar las primeras elecciones democráticas desde la revolución que expuslsó al tirano Hosni Mubarak en febrero de 2011. En agosto, Mursi ordenó en un movimiento sorpresa el pase a retiro del mariscal Husein Tantaui, que había dirigido las Fuerzas Armadas desde 1991. También cayó en ese cambio, el nº 2, Sami Anan (pasó a ser su consejero en asuntos militares). Fue así que apareció a la cabeza de los militares, Al Sisi, un cambio sustancial en la vida del país. Pero parece ser que el análisis que hizo en su momento el presidente fue errado. Porque su propio ascendido para respaldar el proceso de transformaciones, se encargó de traicionarlo y derrocarlo. Con su maniobra sacó a los Hermanos Musulmanes del poder, un hecho que ha sido visiblemente bueno para los intereses y deseos de EEUU y las potencias occidentales. Al Sisi nació en El Cairo el 19-11-1954, se graduó en la academia militar en 1977 y pasó a ser oficial de Infantería. Cursó maestrías de Ciencias Militares en Egipto en 1987 y el Reino Unido en 1992, y en una academia militar de Estados Unidos en 2006. En el Ejército, fue comandante del batallón de Infantería Mecanizada y jefe del Departamento de Información y Seguridad de la Secretaría General del Ministerio de Defensa. Fue Agregado Militar en Arabia Saudí (importante socio geopolítico de EEUU en la región). Este cargo lo proyectó internacionalmente entre los países del Golfo. Fue comandante de Brigada y de División de Infantería Mecánica; y jefe del Estado Mayor y comandante de la región militar norte Zona mediterránea de Alejandría). Llegó a ser ministro de Defensa, aunque antes dirigió el Departamento de Inteligencia Militar de las Fuerzas Armadas. A este cargo llegó cuando el Ejército lanzó una operación en la península del Sinaí persiguiendo a grupos armados (tras la muerte de 16 soldados en un ataque yihadista en la zona). En enero se ofreció a mediar entre el gobierno y la oposición. En junio de 2011 se hizo conocido al reconocer que miembros del Ejército habían sometido a las llamadas pruebas de virginidad a mujeres detenidas en marzo de ese año en la plaza Tahrir de El Cairo. Fue así que Amnistía Internacional se reunió con Al Sisi, que reconoció que ese tipo de test se realizó para «proteger» a los militares de las acusaciones de violación. Estuvo por 11 meses al frente del Ministerio de Defensa, donde mejoró sus relaciones militares con los responsables de los diferentes países aliados. Quizás ahora Morsi, derrocado, entienda que la relación de EEUU con los militares egipcios es mucho más profunda que la misma democracia egipcia. No es para olvidar que Estados Unidos considera a Egipto como un país clave en la región, al que cada año le proporciona ayuda militar por 1.300 millones de dólares.

El peso de la ideología y del dinero mismo, es mucho más poderosa que la ambición de cambio a que apostaban los Hermanos Musulmanes. EEUU ha movido sus piezas y ha quedado mejor posicionado en el tablero regional. Un hecho que hace sonreir con satisfacción a las clases gobernantes de Turquía e Israel. La mejor muestra de cuales son los intereses que defiende Al Sisi es analizar la manera cauta y por nada cuestionadora desde EEUU, las potencias occidentales y las cadenas informativas internacionales, al ilegal golpe de Estado.

 
Volver »