PrensaMare

Primer diario web itálico del mundo español

Primo Giornale Web itálico nel mondo in lingua spagnola

Lunes 20 de Noviembre de 2017 - 21:51Hs.
- Menu
Viernes 31 de Mayo de 2013 a las 16:47

notas_columna

LOS CAMBIOS DE CRISTINA EL 30-5-2013

SANTA FE-ARGENTINA  (Por Rodolfo O. Gianfelici, PrensaMare)  A las 19 horas del jueves 30-5-2013 la presidenta Cristina Fernández le indicó a un sorprendido Agustín Rossi que su nuevo destino sería el de Ministro de Defensa. Los otros cambios fueron conocidos más tarde: quien estaba en Defensa, el Ministro Arturo Puricelli, pasó a Seguridad. La Ministra de Seguridad Nilda Garré va como embajadora ante la OEA; y la diputada Juliana Di Tullio sucede a Rossi en el cargo. La maniobra de la mandataria tomó desprevenidos a la derecha, al neoliberalismo y a los medios formadores de opinión. Mientras ellos hacen oposición desestabilizadora y no entienden la realidad, ella efectúa cambios según las necesidades para consolidar el proyecto político. Son los primeros cambios desde la asunción (la reelección) el 10-12-2011; cambios acorde a sus necesidades internas.

El análisis de estos cambios deben hacerse teniendo en cuenta que Cristina no solo gestiona desde el Gobierno, sino que va consolidando poder, observando a octubre de 2013, pero fundamentalmente a la construcción política entre 2013-2015 y en la lucha ideológica en cuanto a su sucesión.

El cambio Rossi, se entiende como una necesidad que venía existiendo desde hace muchos, muchísimos meses. Porque más allá que desde su puesto al frente del bloque del FPV fue leal a los proyectos y pedidos de Néstor y Cristina, existían grandes cuestionamientos (desde la Casa Rosada) a ese tipo de gestión. Rossi se empecinó en ser gobernador santafesino y solamente logró llevar al PJ-Partido Justicialista a un vergonsozo puesto 3 en el 2011. Debilitó al peronismo provincial, al que atomizó, para poder ser el conductor. Impuso a Luis Rubeo al frente de diputados de la provincia (cuando en la Casa Rosada esperaban que fuera Maria Eugenia Bielsa). Estableció -primero con Hermes Binner y luego con Antonio Bonfatti- una relación demasiada estrecha, que le facilitó a socialistas-radicales-demoprogresistas, llevar adelante administraciones lamentables. Pero además, contrarias al Gobierno nacional y hasta con medidas inflacionarias. Por otra, mientras la presidenta le encargó a Jorge Obeid trabajar por la unidad peronista, el rossismo en los últimos días decidió desafiar a la presidenta y lanzaron en diferentes ciudades de la provincia pintadas alentando la candidatura de Rossi como diputado nacional. Ello cuando se trabajaba en la unidad, y no debía hablarse de nombres propios. La actitud fue entendida por algunos como un dasacato o intención de presionar o `apretar` a Cristina. Lo cierto que fue sacado del medio; concretamente, de su ambición por ser reelecto diputado. Rossi era el principal obstáculo para la unidad; ahora no genera problema alguno. Por otra, perdió poder (y cómo !). Por ello la noticia de su cambio generó el inmediato disgusto del rosssismo, que se siente "traicionado" (!). La decisión de sacarlo de carrera, lo dejó sin opciones. Si rechazaba el ministerio, pasaba al olvido en octubre; donde dificilmente podría haber armado una lista propia para encabezar como candidato a diputado. Para peor, han dejado trascender los que conocen cómo funciona el Ministerio de Defensa, que la gestión administrativa referida a los gastos no estará bajo su órbita, pues ya la gestiona otro sector del peronismo... Tras este obligado cambio de la realidad para Rossi, habrá que ver cual será la posición de un buen grupo de diputados peronistas de la legislatura santafesina, a partir de ahora.

Rossi deberá encarar una profundización de la idea que quiere imponer Cristina a las Fuerzas Armadas. Debe continuar la tarea iniciada por Garré, en cuanto a ubicar a las FFAA en una funcion reactivada. La presidente considera necesario que, superada la etapa de desprestigio que sufrieron los militares y la posterior de indiferencia, se avance hacia la unidad militares-pueblo, como ha planteado históricamente el peronismo. Esa tarea política debería llevarla adelante Rossi. La salida de Puricelli de Defensa se debió a cuestionamientos internos (del peronismo) pero también al gravísimo error cometido al aprobar el viaje de la Fragata Libertad a Ghana, donde la nave fue embargada.

Puricelli sucede a Garré (como tiempo atrás lo hizo en Defensa, cuando ella salió de dicho ministerio y se fue al creado Ministerio de Seguridad). Tendrá una misión sin tanta presión, y también acotada. Pues la persona de confianza presidencial en dicha área operativa es Sergio Berni (ambos se llevan bien). Ello significa que no habrá cambios en cuanto a las relaciones con Gendarmería y con Prefectura. Áreas uniformadas que sirven a las necesidades del Gobierno, en tanto y en cuanto son mucho más confiables que la Policía Federal. Garré deja el gabinete despues de 8 años. Había sido designada Ministra de Defensa por Néstor Kirchner. Con ella, el presidente apostó a la etapa de cambio sustancia dentro de las FFAA, en tanto y en cuanto las consideraba que debía acercarse a la sociedad. El envío de Garré a Washington, ante la OEA (que debe aprobar el Senado) es un claro mensaje político de Cristina, pues ella ya fue embajadora (2005) en Caracas, Venezuela.

Juliana Di Tullio es una bonaerense nacida en Morón; llegó como diputada en el 2005. Es licenciada en Psicología Social y se ganó un espacio trabajando activamente por los derechos de la mujer, la defensa de las minorías, la ley de identidad de género y la despenalización del aborto. Estuvo en el 2005 como empleada en Cancillería y está casada con Juan Bontempo (Superintendente de Seguros de la Nación), un santacruceño. Era la número 2 en el bloque, detrás de Rossi y participaba de la `mesa chica` que definía la estrategia legislativa. Se la considera una `dura`, por sus actitudes frontales y combativas. Debe renovar su mandato en octubre.

 
Volver »