PrensaMare

Primer diario web itálico del mundo español

Primo Giornale Web itálico nel mondo in lingua spagnola

Viernes 22 de Setiembre de 2017 - 19:31Hs.
- Menu
Sabado 18 de Mayo de 2013 a las 21:06

portada

Alfredo Palacios: Homenaje y memoria

SANTA FE-ARGENTINA  (por Rodolfo O. Gianfelici, PrensaMare)  El jueves 16-5 se inauguró una obra en homenaje al socialista Alfredo Palacios, en la ciudad de Buenos Aires. Al acto asistieron -logicamente- los socialistas como Rubén Giustiniani y Hermes Binner, pero también el máximo representante del establishment porteño, Mauricio Macri.También el jefe de Gabinete, Juan Manuel Abal Medina, quien destacó la figura del homenajeado al decir que fue un “verdadero político, que siempre peleó, luchó y murió por sus ideas en defensa de los que menos tienen". Asistió -se informó- en representación de la Presidenta Cristina Fernández. Abal Medina calificó a Palacios como una figura “muy fuerte del siglo XX”. El hecho.....: El reconocimiento fue una iniciativa del senador Giustiniani, votada por unanimidad en la Cámara Alta en mayo de 2010; consiste en una escultura de bronce de 2,7 metros realizada por el artista Jorge Bianchi (en base al diseño del dibujante Hermenegildo Sábat). Este hecho bien vale una aclaración histórica. El Palacios del pre-peronismo fue uno. El Palacios desde el surgimiento del peronismo, fue otro. Tanto que desde 1945 se enrola trabajando en la campaña de la Unión Democrática que respondía a la estrategia de la embajada de EEUU (y Gran Bretaña) y era liderada por el embajador Braden. Participa en actos y en sus discursos públicos no reconoce los logros que venía concretando el coronel Juan Perón desde la Secretaría de Trabajo. Palacios se había quedado con su discurso en 1930, y no duda en calificar a Perón como un “fascista”, tal como indicaban desde EEUU la cultura de la `guerra fría`. Habla en la defensa de la clase obrera sometida negándose a entender que en esta nueva etapa

    

comenzaba a ser escuchada, a disponer de espacios sociales, políticos y sindicales y con participación. En el fondo, eso a Palacios le molesta; porque sin decirlo, se le estaban escapando las banderas que durante décadas anteriores había levantado. Ese dolor lo lleva a no entender el proceso de transformación iniciado en el país y terminar aliado con los sectores oligárquicos y pro imperiales del poder anglosajón. A tanto llega el desvarío de Palacios que se transforma en el defensor del Presidente de la Corte Suprema de Justicia, Antonio Sagarna. Un personaje que se oponía a la legislación laboral impulsada por Perón. Esa oposición para con Perón también se hace extensivo hacia Evita. Al fracasar el intento golpista de Menéndez (setiembre de 1951) varios opositores son detenidos; entre ellos, Palacios. Son puestos a disposición del Poder Ejecutivo. Para fines de mayo de 1953, desde la porteña Comisaría 23ª, es llevado a la Penitenciaría Nacional, hasta julio. Tras ser liberado continúa con su militancia y en las elecciones de 1954 el PS-Partido Socialista decide no tomar parte, sosteniendo que las mismas son un fraude (?). En ese doble juego o postura ideológica repudia la invasión estadounidense a Guatemala (y el derrocamiento del presidente Jacobo Arbenz, en junio de ese año). El 16 de junio de 1955 la Marina bombardeó la Plaza de Mayo causando más de 350 muertos civiles e inocentes. Un hecho que fue apoyado por el arco opositor. En setiembre es derrocado Juan Perón por el golpe militar de Lonardi. El quieble constitucional y asalto del poder es apoyado por la UCR, el PDP, el PC y -logicamente. el PS. El dictador lo designa embajador en la República Oriental del Uruguay. En una nueva muestra de su llamativa actitud junto a los sectores oligárquicos y proimperialistas, Palacios es embajador de la dictadura, aunque solía presentarse (?) como representante del pueblo argentino y no de un gobierno (?); olvidando que nadie del pueblo lo había elegido... Cuando Pedro E. Aramburu produce el golpe palaciego contra Lonardi, Palacios renunció, pero al final siguió en el cargo por pedido de Aramburu. Renunció al cargo en abril de 1957. Con el peronismo prohibido y perseguido, el PS toma parte de las elecciones para la Convención Nacional Constituyente (para anular la Constitución Nacional aprobada en 1949). A la hora de contar los votos, se imponen los en blanco, impulsado por Perón desde el exterior. Segunda la UCRP (radicalismo del Pueblo) que lideraba Ricardo Balbín; tercera la UCRI (radicalismo intransigente) de Arturo Frondizi y luego el PS (12 convencionales). En las elecciones nacionales del 23 de febrero del 1958, otra vez sigue prohibido el peronismo; sin embargo el PS participa con la fórmula Palacios-Sánchez Viamonte (triunfa Frondizi y el socialismo es 4º). En julio del 1958 en el XLIV Congreso del PS, se produce la división: PSA (Argentino) y PSD (Democrático). Palacios acusa a Frondizi y su política petrolera y represiva. Viaja a Cuba y adhiere a la Revolución Cubana. Pero ello apenas es un hecho "formal". Tanto que Palacios y Alicia Moreau se oponen al proceso revolucionario cubano. En las elecciones del 5 de febrero de 1961 es candidato a senador (nuevamente con el peronismo proscripto) y triunfa. Defiende a los presos políticos encerrados por el radicalismo, reclama una ley sobre amnistía. Cuando en marzo de 1962 los candidatos del peronismo triunfan en diversos distritos, Palacios sostiene que se les debe reconocer el resultado, a sabiendas que ello era imposible desde la concepción militarista (como finalmente ocurrió). Es derrocado Frondizi y Palacios reclama que sea liberado y rechaza el gobierno títeres de los uniformados, que encabeza el que fuera vicepresidente, Guido. En julio de 1962 es designado profesor emérito por el rector de la UBA. En abril del año siguiente es elegido candidato a diputado nacional por el PSA. Fallece el 20 de abril de 1965 siendo diputado nacional. Su línea política tendría su continuidad en la dictadura de 1976 cuando dirigentes socialistas adhieren a la dictadura. En la actualidad los mejores exponentes de ese socialismo son Binner y Giustiniani, enrolados internacionalmente con la línea europeísta que integra la OTAN, es colonialista, invasora de países dependientes y conduce el FMI. Por ello la coherente presencia de Macri en el acto; porque -aunque duela- Palacios al igual que sus herederos, son funcionales al sistema... Más allá del homenaje, también es necesario tener memoria.

 
Volver »