PrensaMare

Primer diario web itálico del mundo español

Primo Giornale Web itálico nel mondo in lingua spagnola

Viernes 22 de Setiembre de 2017 - 04:58Hs.
- Menu
Lunes 06 de Mayo de 2013 a las 19:20

notas_columna

QUÉ PASO EN CAPILLA DEL ROSARIO...?

SANTA FE-ARGENTINA  (PrensaMare, www.prensamare.com.ar)  Se ha iniciado el 6-5 en Catamarca el juicio por la masacre de Capilla del Rosario. Un hecho criminal donde fueron fusilados en Catamarca los combatientes del ERP que se habían entregado. Por ello el juzgamiento de los militares retirados Carlos Carrizo Salvadores, Mario Nakagama y Jorge Exequiel Acosta. Ocurrió en el mes de agosto de 1974, cuando el Ejército fusiló a 14 combatientes de la Compañía de Monte “Ramón Rosa Jiménez” (del ERP, Ejército Revolucionario del Pueblo), que se habían entregado tras el fracaso en su intento de copar el Regimiento 17 de Infantería Aerotransportada de Catamarca. En esos días, los medios de comunicación sostuvieron que se había producido un "combate". Tanto que la presidenta María Estela Martínez de Perón felicitó a los militares. De los militares a juzgar, Jorge Exequiel Acosta, ya fue condenado por delitos de lesa humanidad en Córdoba.

En el año 1974 la conducción del ERP decidió llevar adelante 2 operaciones para obtener armamentos. Uno sería sobre la Fábrica Militar de Villa María (Córdoba) y el otro sobre el Regimiento 17 catamarqueño. Lo cierto que un hecho casual terminó en un drama. Porque en la noche del sábado 10 de agosto, unos jovenes observaron a a pocos kilómetros de la capital de Catamarca a un grupo de guerrilleros (se preparaba para la operación). Inmediatamente avisaron a la policía que se movilizó al lugar y hubo un tiroteo. Mueren 2 guerrilleros y resultan 2 policías con heridas. Ello obligó a la urgente retirada del ERP y se dispersan en 3 grupos. Unos volvieron al monte de Tucumán. Otros caen apresados en la ciudad y años más tarde condenados. Y el restante grupo que estaba bajo las ordenes del titular del buró político del PRT-ERP, Antonio Fernández, es aislado y rodeado en Capilla del Señor (Collagasta, Departamento de Fray Mamerto Esquiú).

Desde el Tercer Cuerpo de Ejército, que conducía el general Antonio Vauqero se decidió repirmir. Hubo resitencia de los irregulares, pero el poderío operacional y la cantidad de efectuivos era muy superior. Los militantes del ERP deponen las armas y se entregan. Pero el mismo día 12-8 son ejecutados. Las autopsias forenses fueron contundentes: “todos recibieron disparos certeros efectuados a corta distancia”. Hubo 2 abogados que denunciaron los hechos: Ricardo Curuchet y Silvio Frondizi. En setiembre fueron asesinados salvajemente por parapolicials de la triple a. Frente a semejante criminalidad masiva, el ERP respondió con un plan de “ejecución de oficiales indiscriminada” (según su publicación clandestina Estrella Roja). Las víctimas asesinadas fueron: Raùl Eduardo Sainz, Alberto Rosales, Mario Héctor Lescano, Juan de Olivera (Héctor Moreno), Rogelio Gutiérrez, José María Molina, Luis Santiago Billinger, Carlos María Anabia, Juan Carlos Lescano, Luis Roque López, Silverio Pedro Orbano, Roberto Domingo Jerez, Rutilo Dardo Betancour Roth y Hugo Caccivillani Caligari. Once de esos cuerpos fueron entregados a sus familiares y los otros 5 enterrados como NN en el cementerio.

Apartir de la causa se iniciada en 2004 el juez federal subrogante Pedro Navarro llevó adelante la investigación y el Equipo Argentino de Antropología Forense realizó las exhumaciones. Fue así que se identificó al santiagueño Rosales y a los uruguayos Betancour Roth (de Tupamaros) y Cacciavillani Caligari (de Tupamaros). En mayo de 2009, el coronel retirado Nakagama fue el primer detenido. Siendo capitán, en 1974, era jefe de la sección morteros pesados del Regimiento 17. Luego fue apresado Carrizo Salvadores, que en q974 era asistente personal del jefe del regimiento. En ese mismo año, Acosta tenía a su cargo una compañía del regimiento (fue condenado por su actuación en La Perla). Los acusados están en prisión: Carrizo y Nakagama en Catamarca, Acosta en el penal de Bower (Córdoba) y pesa sobre ellos “homicidio doblemente calificado por alevosía y por ser cometido como integrante de una fuerza de seguridad”. Un dato anecdótico de las víctimas es que el militante Molina, nacido en Santa Fe, era primo del piloto de Fórmula 1, Carlos Alberto Reutemann.

 
Volver »