PrensaMare

Primer diario web itálico del mundo español

Primo Giornale Web itálico nel mondo in lingua spagnola

Lunes 23 de Octubre de 2017 - 01:29Hs.
- Menu
Sabado 27 de Abril de 2013 a las 22:20

notas_columna

LA HISTORIA DE ANA MONTES

ROMA-ITALIA  (especial para PrensaMare, www.prensamare.com.ar)  La ciudadana Ana Montes lleva 10 años encerrada en una cárcel de Estados Unidos. Fue una condecorada analista de los servicios de inteligencia USA, que vivía en un apartamento del barrio de Cleveland Park (Washington). Pero hoy sus compañeras de prisión son mujeres que han mostrado máxima violencia. Ha sido considerada como una "traidora" a EEUU, pues -dicen- espiaba a favor de Cuba. Era funcionaria GS-14 en el Organismo de Inteligencia de la Defensa y la acusación oficial sostiene que ella se conectaba a la radio por onda corta para recibir mensajes cifrados. Posteriormente los retransmiría a sus contactos en diferentes sitios comunes. Se la ha acusado de haber efectuado viajes secretos a Cuba; para lo cual se ponía una peluca y usaba un pasaporte falso. Datos que llaman la atención por lo elemental y pueril.

Se la acusó a Montes, que hoy tiene 56 años, de haber espiado por 17 años, advirtiendo a Cuba sobre las plataformas avanzadas de escucha que los espías estadounidenses habían instalado en Cuba. Por ello sostienen que el daño realizado a EEUU ha sido muy grande. Uno de los sorprendidos habría sido -también- su hermano Tito, que era un agente especial del FBI. También a su ex novio Roger Corneretto, agente de los servicios de inteligencia del Pentágono (especializado en Cuba); y su hermana Lucy, que llevaba 28 años de experiencia en el FBI (condecorada por su aportación al descubrimiento de espías cubanos). La descubrieron en tiempos de los llamativos atentados terroristas del 11 de setiembre de 2001. Los datos indican que había nacido en una base del Ejército de Estados Unidos en 1957. Hija mayor de los portorriqueños Emilia y Alberto Montes. Él era un médico militar y por sus tareas habitaron en Kansas, en Alemania y en Iowa; para finalmente quedarse en Towson (afueras de Baltimore). Ella estudió en Maryland, donde se graduó en el Instituto de Loch Raven (como estudiante sobresaliente). Era integrante de una cariñosa familia de 4 hijos; por lo menos hacia afuera. Porque lo cierto es que ese médico en verdad poseía un peligroso temperamento violento. Ello incluía palizas a sus 4 hijos, hasta usando un cinturón. Finalmente la madre se divorció y logró la custodia de sus hijos (Ana tenía 15 años). A la hora de analizar su personalidad, el Estado concluyó que Ana fue espía porque: “La niñez de Montes hizo que se volviera intolerante respecto a las diferencias de poder, la llevó a identificarse con los menos poderosos y consolidó su deseo de vengarse de las figuras autoritarias”, que poseía “retraso en el desarrollo psicológico” y que los abusos de un hombre violento (su padre, al que relacionaba con el Ejército) “incrementaron su vulnerabilidad a la hora de que la reclutaran unos servicios de inteligencia de otro país”. La historia oficial...: indica que ella estando en el tercero en la Universidad de Virginia, tomó parte de un programa de intercambio que le había llevado a España. Allí conoció aun argentino izquierdista (aunque no trascendieron sus datos), que le habría inculcado otras ideas (!). Finalizado su paso universitario estuvo en Puerto Rico con intenciones de lograr trabajar allí, pero sin resultado. Hasta que un amigo (quién ?) le ofrece ingresar como mecanógrafa en el Departamento de Justicia, en Washington. Fue así que accede y comienza su carrera en la burocracia estadounidense, destacándose en la Oficina de Recursos sobre Privacidad e Información del Departamento de Justicia. Sorpresivamente el FBI (luego de examinar sus antecedentes) permite que Ana tenga acceso a manejar documentos muy secretos. Pero no se quedó solamente con sus avances laborales, sino que inició estudios para obtener un máster en la Escuela de Estudios Internacionales Avanzados de la Universidad Johns Hopkins. Inesperadamente para los estadounidenses, ella sorprende al FBI (?) pues sin que nadie se de cuenta, en 1984, los servicios de inteligencia cubanos la reclutaron como agente.

El FBI considera que ella fue `reclutada` en la universidad. Un tema raro, porque precisamente la operatoria de los servicios estadounidenses es la de captar sus futuros espías en ese ámbito. Por lo cual es en ese lugar donde desarrollan al máximo sus controles. Situación que hace por demás de llamativo que los servicios USA hayan podido ser sorprendidos por los cubanos en su propio territorio (!). Pero además, resulta más increible que el FBI haya permitido que Ana pudiera acceder a temas secretos (como empleada burocrática) si era una "izquierdista" aleccionada por un argentino...

La han acusado que visitó Cuba en secreto en 1985 y que a partir de allí buscó querer avanzar en su carrera como empleada de la administración USA para tener más acceso a informaciones secretas. Y que así llegó a lograr un puesto en el Organismo de Inteligencia de la Defensa (DIA). Tal organismo es considerado la mayor "fábrica de espías" militares del Pentágono en el extranjero. Cuando estaba en esa secretísima área, su hermana Lucy Montes ya trabajaba en seguridad como analista de lengua española del FBI en Miami (su marido también era agente de la misma). Su hermano Juan Carlos (el más chico), poseía una mantequería en Miami. Y el otro hermano, Alberto (Tito), también estaba en la seguridad USA, pues era agente especial del FBI en Atlanta (y casado con otra agente del FBI).

Es decir que por 16 años Ana Montes trabajó brillantemente a ambas puntas: Washington y La Habana. Ya era especialista en investigación y se convirtió en la analista principal de la DIA sobre El Salvador y Nicaragua. Luego la pasaron como analista política y militar jefe para Cuba. Un caso sin precedentes... Dicen que a partir de allí ella tuvo influencia sobre la política estadounidense, influyendo al máximo nivel, logrando "suavizar" la política USA sobre Cuba (!). Sus trabajos fueron reconocidos por sus superiores que le otorgaban premios en dinero y además 10 reconocimientos especiales a su labor. Incluso un certificado especial entregado por el entonces director de la CIA, George Tenet, en 1997. Su lugar de trabajo era un cubículo C6-146A en el cuartel general de la DIA, en la Base Conjunta Anacostia-Bolling de Washington. Tenía a su disposición cientos de miles de documentos secretos. Mientras cumplía a la perfección con sus tareas en la DIA -dicen-, que con los documentos secretos memorizados, los `bajaba` en una portátil Toshiba, que cargaba en disquetes. Luego -gracias a la formación que le habrían dado los cubanos- ella entregaba la información en paquetes a otros agentes secretos cubanos. Se comunicaba en clave. Los que se comunicaban con ella, lo hacían a través de mensajes numéricos transmitidos de manera anónima por onda corta. Sintonizaba un aparato de radio Sony con la frecuencia 7887 y esperaba a que comenzara a emitir la “emisora de los números”. Una voz femenina interrumpía las intereferencias diciendo: “¡Atención! ¡Atención!” y soltar 150 números en la noche. “Tres-cero-uno-cero-siete, dos-cuatro-seis-dos-cuatro” decía, y ella tecleaba luego las cifras en su PC (ordenador) y un programa que le habían instalado los cubanos convertía los números en texto en español. Lo increible del caso es que mientras trabajaba en DIA, espiaba y pasaba información, inclusive realizando reuniones con sus contactos... sin que el FBI ni ningún otro servicios USA se enteraran (?). La han acusado de haber viajado 4 veces a Cuba, donde se reunió con los máximos responsables de los servicios de inteligencia cubanos. En 2 veces viajo clandestinamente, disfrazada (?). Las otras 2 con autorización del Pentágono en misiones oficiales dentro de su trabajo para el Gobierno.

El 1998 Lucy Montes -la hermana- fue asignada a trabajar en el caso de un golpe masivo contra los espías cubanos que trabajaban en Estados Unidos. La oficina de Miami había descubierto una red con base en Florida, que integraban más de una docena de personas espías que se estaban infiltrando en organizaciones de cubanos en el exilio y en instalaciones militares estadounidenses de Florida. Su excelente trabajo en la DIA hacía que mantuviera contacto y reuniones con la Junta de jefes de Estado Mayor, el Consejo Nacional de Seguridad y hasta el presidente de Nicaragua para informarles sobre la capacidad militar de Cuba. Se encaminaba a transformarse en una futura trabajadora del Consejo Nacional de Inteligencia (órgano consultivo que asesoraba al director de los servicios de inteligencia). Un organismo con sede en el cuartel general de la CIA (en Langley). Pero inesperadamente, se cruzó en su camino un empleado de la DIA, Scott Carmichael.

La tarea de Carmichael era la de detectar y denunciar espías para la DIA. En setiembre de 2000 Carmichael obtuvo una pista. Una funcionaria de los servicios de inteligencia fue a visitar al analista de contraespionaje de la DIA Chris Simmons y éste le dijo que el FBI llevaba 2 años tratando sin poder identificar a un espía cubano en su interior. Se trataba de un espía UNSUB (unidentified subject: no identificado). Se sabía que esa persona tenía acceso privilegiado a documentos sobre Cuba. Que poseía una PC portátil Toshiba con la que se comunicaba con La Habana. Tras ello, Carmichael comenzó a investigar en el caso, ayudado por Karl James. Ellos fueron haciendo análisis y descartes; de un centenar bajaron a 20. Y de manera sorpresiva en un momento la conclusión indicaba que era: “Ana Belén Montes”. Tras más de 2 meses de trabajos intensos, Carmichael logró su triunfo. Logró que se abra una investigación formal de la que tomaron parte más de 50 personas (autorizado por un juez del Tribunal de Vigilancia de Inteligencia Extranjera). Existían sospechas y coincidencias, pero no pruebas concretas. En medio de ello los investigadores debían frenar el ascenso de Montes al consejo asesor de la CIA. Simultaneamente con ello Ana comienza una relación privada, amorosa con Roger Corneretto. Era el responsable de inteligencia que dirigía el programa relacionado con Cuba en el Mando Sur. En un momento en que ambos viajaron (el 25-5-2001) los que la investigaban ingresaron en el apartamento que ella habitaba. Alli realizan una profunda revisión, fotografías y videos de todo lo que encuentran en su paso. Hallan una radio Sony de onda corta (!); la PC (ordenador) Toshiba (!). Aprovecharon, copiaron el disco duro, y dejaron todo igual. Durante días analizaron ese disco y aparecieron -dicen- instrucciones para traducir las cifras emitidas por radio y pistas elementales de espionaje. En su necesidad de investigarla más profundamente, creían que los aportes reales y contundentes estaban en el bolso personal de ella (?!). Fue así que armaron una maniobra para que dejara el bolso en su habitáculo, y mientras ella estaba ocupada copiaron el contenido. Lo increible era que dentro del bolso la peligrosísima espía tenía... las claves de aviso para el busca y un número de teléfono que la conectaba con el espionaje cubano (!). Suena en verdad, demasiado estúpido...

Tras los atentados a las Torres Gemelas, la DIA nombró a Montes jefa de división en funciones. Pero ello significaba que iba a acceder a secretos y maniobras de EEUU con Afganistán. Con lo cual accedería a datos de seguridad, que podian servir a los cubanos. Por ello decidieron `acelerar` el freno a su actividad y la detuvieron acusándola de "conspiración para cometer actos de espionaje”. Tras ello requisaron su domicilio y -dicen- se llevaron numerosas pruebas. Para la DIA fue un golpe tremendo. Los hermanos de Ana, fueron sospechados, aunque no tuvieron nada que ver con esta historia. Lo concreto que en el 2013 Ana Montes está alojada en el Centro Médico Federal Carswell de Fort Worth (Texas). En un sitio donde lo hacen 20 presas que son las criminales más peligrosas del país. La podían haber acusado de traición (significaba la pena de muerte) pero ella se declaró culpable de espionaje a cambio de una condena de 25 años. Le quedan aún otros 10 años. En el Congreso USA se concluyó que su tarea fue una de las más dañinas de la historia de Estados Unidos. Se dice que puso en peligro todos los programas de obtención de informaciones para espiar a Cuba. Los datos indican que deberá salir en libertad el 1º de julio de 2023. Habrá sido todo verdad ? O ha sido simplemente un "chivo expiatorio" para salvar a otros ? Podrá disfrutar de esa ansiada libertad...?

 
Volver »