PrensaMare

Primer diario web itálico del mundo español

Primo Giornale Web itálico nel mondo in lingua spagnola

Domingo 24 de Setiembre de 2017 - 16:34Hs.
- Menu
Viernes 26 de Abril de 2013 a las 23:16

notas_columna

LOS INTERESES EN JUEGO EN MALI

ROMA-ITALIA, MADRID-ESPAÑA y SANTA FE-ARGENTINA  En 1960 Mali logró la independencia de la potencia colonial que la dominaba, Francia. Sin embargo en los primeros meses del 2013, el gobierno maliense `pidió` ayuda a Parìs para frenar a los rebeldes del norte, que habían liberado su territorio y declarado un nuevo país. Francia envió tropas, y fue así que donde existía un grupo de uniformados de ese país europeo, izaban la bandera gala. Un auténtico atropello a la sobernía de Malí. Ocurre que la geopolítica francesa, la conduzca el derechista Nicolas Sarkozy o el `socialista` Francois Hollandè, es igual: pro OTAN, pro EEUU y colonialistas. Las tropas francesas, a fuerza del uso de servicios de inteligencia y bombardeos lograron frenar la ofensiva militar rebelde hacia la capital del país, Bamako. Las tropas gubernamentales de Mali y sus socios franceses continúan luchando contra los insurgentes. Esta es una victoria tàctica; posiblemente porque los rebeldes entiendan que no es necesaria la confrontación en estos momentos y se han dispersado, diluido entre la población. En el bando rebelde conviven diferentes ideas, posiciones y orígenes. Algunos malienses; otros tuareg del norte africano; islamistas; separatistas... Pero ahora todos anti-colonialistas. Si existían diferencias entre ellos, posiblemente el Gobierno de Malí y Francia se han encargado de unificarlos en coincidencias (!).

Existen inclusive grupos que quieren negociar con Mali; pero eso era hasta ante de la intervención francesa. Ahora, quien lo haga corre el riesgo de ser calificado "pro-francés" Un riesgo que muchos no quieren correr. El tema es que Francia aparece luchando contra los rebeldes y sosteniendo (lo quieran o no) un Gobierno maliense corrupto y totalmente incapaz. Inclusive se les endilga a las autoridades cierta complacencia con el narcotráfico.

Los tuaregs son tribus bereberes del norte africano que habitaban en el Sahara Occidental por 1.500 años. Vivían del pastoreo de camellos y de cabras. Se trasladaban en toda la región y con ellos sus capacidades comerciales; eran los responsables del intercambio con quienes estaban establecidos de manera fija en determinados sitios. Eran un total de 1,2 millones de habitantes, repartidos en 5 países africanos. De ellos, más de medio millón se establecieron en Malí. Esta población nunca dispuso de una nación propia (excepto de un pequeño sultanato en las Montañas de Air, al norte de Níger). Desde 1960 los tuaregs de Mali llevaron adelante 4 rebeliones. Siempre separatistas; aspiran a su propia nación en un suelo maliense donde ellos son claramente discriminados. El cambio sustancial entre los 4 levantamientos estuvo en el último, de 2012, cuando además de separatismo, reclamaron instaurar la ley de la `sharía` islámica. Fue así que el MNLA-Movimiento Nacional para la Liberación del Azawad, separatistas, crecieron rapidamente en el 2012 y lograron dominar 3 regiones en el norte de Mali; de esa forma pasaron a controlar el 60% del territorio nacional. Allí habitan alrededor de 1,5 millones de personas (Malí tiene 14,5 millones de habitantes). El avance de los rebeldes produjo en Bamako un golpe de Estado en marzo de 2012. El MNLA proclamó la independencia de Azawad habitada en su mayoría por tuaregs (no reconocida por la comunidad internacional). En julio, el MNLA fue expulsado de su territorio por sus aliados islamistas, pasando a desarrollar gran poder el grupo Ansar Dine (Defensores de la Fe).

Los combatientes del MNLA eran el doble -en cantidad- que los guerreros islamistas. Pero estos últimos estaban mejor pertrechados y adiestrados. Asì fueron avanzando, hasta que en enero de 2013 decidieron lanzarse sobre Bamako. Y fueron asestando golpe tras golpe a las fuerzas gubernamentales de Malí. Fue a partir de ese riesgo que apareció Francia con sus tropas. Llegaron -oficialmente- 3.500 militares muy capacitados. Los combates produjeron un retroceso de los rebeldes y que Malí-Francia recuperaran las ciudades de Gao, Kidal y Tombuctú.

Mali estaba gobernada desde el 2002 hasta el golpe de 2012 por el depuesto presidente Amadou Toumani Touré. Llevó adelante lo que llamó la ‘democracia de consenso` que en verdad era una suerte de soborno para sus opositores, que se convertían en asociados. Era una sucesión de hechos inescrupulosos y crecimiento de la corrupción. Mientras esos dirigentes se enriquecían, la población seguía miserablemente. En ese sistema -apañado por las potencias occidentales-, los militares jugaban su juego de corruptelas. El Sahara es el reino del contrabando, de circulación de africanos que quieren ingresar ilegalmente en Europa y de la cocaína en su ruta desde América hacia Europa. Sin embargo todo esto a EEUU y las potencias occidentales no les ha preocupado. Lo que si les ha alertado dicen que es la presencia de grupos ligados a Al Qaeda. Sostienen que recursos financieros circulan por la región atendiendo problemas de diferentes comunidades. Para Francia y EEUU la rebelión tuareg en Mali es solamente una maniobra de mercenarios tuaregs, que antes eran mercenarios al servicio de las fuerzas de seguridad del asesinado líder libio Muammar Gadaffi. Los servicios de inteligencia europeos sostienen que alrededor de 3 mil veteranos tuaregs que estaban en Libia regresaron a Malí. Y ellos son los responsables de la rebelión. En consecuencia se consideran con derecho a intervenir para frenar un re-lanzamiento del gadaffismo (?).

EEUU y Francia en consecuencia llevan adelante en Malí una lucha para frenar -dicen- el extremismo islamista. Una suerte de guerra como la que llevaron adelante la OTAN-EEUU-UE en Afganistán.

La idea es que rapidamente se establezca una misión de paz de la ONU integrada por un contingente de 3.300 militares de países africanos (AFISMA) cuyo despliegue fue programado inicialmente para setiembre de 2013. A partir de allí esperarn operar sobre los tuaregs, dividiéndolos, para poder negociar. También buscan abrir conexiones y diálogo con el MNLA. Una maniobra aceptada por el presidente interino maliense, Dioncounda Traoré. Un personaje que está encerrado entre las exigencias de quienes ejercen el poder financiero y comercial del país junto a EEUU y Francia, y los reclamos populares. El tema es que en ese proyecto de diálogo, no quieren mantener contacto alguno con los islamistas. Ello significa dejar afuera a un importante sector social. En concreto, una nueva maniobra imperial, donde en verdad se busca crear una nueva zona de inseguridad regional en el continente, en un claro mensaje hacia China, que desarrolla una amplia política de cooperación desde hace años. Mientras tanto, los pueblos africanos son lo de menos.

 
Volver »