PrensaMare

Primer diario web itálico del mundo español

Primo Giornale Web itálico nel mondo in lingua spagnola

Jueves 20 de Julio de 2017 - 13:30Hs.
- Menu
Domingo 10 de Febrero de 2013 a las 16:01

notas_columna

FRANCOTIRADOR USA, UN "HÉROE"... (?)

SANTA FE-ARGENTINA  (por Rodolfo O. Gianfelici, PrensaMare)  La historia estadounidense, en lo interno, ha logrado engendrar llamativos personajes como héroes. Desde Superman a Ronald Reagan; de Batman y Robin a George W. Bush. Es decir: de personajes de fantasía a políticos arrogantes y de violencia extrema. Pero también a un francotirador. Si: a un especialista en matar a distancia. Un ser humano (?) que se entrenó y capacitó para esperar, con sangre fría y sin remordimientos a su `presa`. Para gatillar en el momento justo y exacto para verla caer y sentir la satisfacción de "la tarea cumplida". Y mucho más si ella se hace en nombre de la justicia, y la libertad... Tal el caso del matador internacional con permiso oficial estadounidense, Chris Kyle. Un personaje que se sentía seguro y confiado fuera de su casa, en misiones, antes que en su hogar. En su libro autobiográfico (sí ! Poseía un libro sobre su vida...: America Sniper o Francotirador americano) escribió que “En la guerra parecía ser invencible”. Y su cónyuge con total naturalidad en el mismo libro le daba razón y la explicación: “Lo que sucede es que te quitas la capa de superhéroe cuando llegas a casa tras el combate” (según la ahora viuda, Taya Kyle). Este hombre que se consideraba imbatible, murió en los primeros días de enero de 2013 en Texas. Irónicamente no lo mató el enemigo, ni en "combate" (?), sino un par de él. Un marine -Eddie Ray Routh- de 25 años. Al parecer Kyle intentaba ayudarlo a superar el estrés postraumático que sufren muchos veteranos de las guerras de Irak y de Afganistán. Lo increible es que la "terapia" que usaba el francotirador era la de llevar a su ayudado a un... campo de tiro, a disparar (!). Un ex soldado al que lo persiguen los fantasmas de la guerra, "ayudado" mediante la descarga interior de disparos... Quién era...?: Chris Kyle aprendió en el seno de su familia los valores tradicionales. Y él los resumía en el patriotismo y en "Dios, Patria y Familia". Valores que no se entienden muy bien cómo logró conjugarlos con su amor por las armas: “Siempre he amado las armas”, confesó en su libro, al recordar su infancia. También dijo que tras 4 misiones en Irak, su mujer le reclamó que abandonara y permaneciera en el hogar. Y él, fiel a su amor al prójimo, así lo hizo...

Kyle llegó a sur un seal (integrante de las secretísimas fuerzas de elite del Ejército USA), pero antes participó de rodeos, porque amaba ser un cowboy. Por lo que se puede inferir que él se sentía en verdad un auténtico personaje. Quizás un Superman aggiornado a las necesidades del país. Dicen que en Irak los insurgentes le habían puesto precio a su "cabeza" (unos 80.000 dólares). Lo cual demuestra que por un lado fue una persona que hizo daño en tierras invadidas; y por otra que eran muchos los que estaban al corriente de sus acciones (y el secretismo ?). El desprecio por la vida quizás pueda resumirse en que estando en suelo irakí, otro seal decidió competir con él. Claro, en cierta manera era una prueba sencilla, porque las víctimas eran irakíes... Se disputaban quien sumaba más muertes en su haber (!). Eso sí, demuestra su respeto por el `sexo débil`, al sostener que solamente en una oportunidad mató a una mujer. Fue a las 2 semanas de llegar a Irak en su primera misión, a final de marzo de 2003. En su maníqueo relato del libro cita que estando en el tejado de una casa en Nasiriya mirando por la mira telescópica cuando vio a una mujer con un niño agarrado de una mano. En la otra, la mujer sujetaba una granada de fabricación china a punto de hacerla explotar al paso de una patrulla de marines que se aproximaba a la zona. “Dispara”, ordenó el jefe del comando. “¡Dispara ya!”, le insistió. Kyle dudó primero y lo hizo después. “Disparar era mi deber”, explica. “No lo lamento, esa mujer ya estaba muerta y yo tenía que asegurarme que ella no se llevaba a ningún marine por delante”. Kyle deja en claro que la mujer muerta era una terrorista, que no ocultó usar a un niño en la misión. Lo llamativo fue que no explica cómo su jefe estaba al corriente de la situación, si era él quien miraba con la mira telescópica... Tampoco cita cómo sabía que era una granada de fabricación china... Pero bueno. Ello es secundario. Porque fue la única mujer que mató...

Lo realmente asombroso es que Kyle asegura en su autobiografía que lo que hacía en Irak era “divertido”. Agregando que: “Los mejores años de mi vida fueron en los seal”. Y va más allá en cuanto a la identificación del enemigo: “En Irak llamábamos salvajes al enemigo porque no hay otra manera de describir lo que allí encontramos”. De allí que al enfrentar a "salvajes", cual si fuera el cowboy que anhelaba ser en su tierra, allí, como invasor mataba y no escondía referirse a la cantidad de víctimas alcanzadas: “El número no es importante. Solo hubiera deseado haber matado a más. No para jactarme sino porque creo que el mundo está mejor sin salvajes que acaban con la vida de americanos”. El dato obviado o que quizás él mismo no llega a entender es que nadie los llamó en Irak. Los estadounidenses fueron, invadieron y aniquilaron un país, para coronar una maniobra geopolítica y controlar el petróleo.

Este cónyuge querido; padre querido de 2 hijos; y soldado querido por sus ciudadanos debió enfrentar en su momento su propia depresión postraumática, al no ser más un seal. Lo cual le significaba que no mataba más gente. Pero logró sobreponerse y abandonar el alcohol. Un hombre que poseia su compañía de seguridad bajo el lema: “A pesar de lo que te dijera tu madre, la violencia resuelve los problemas”. Un orgullo para los amantes de los personajes. El Pentágono, en una muestra del militarismo y el desprecio por la humanidad salió a atribuirle, tras su deceso, 150 muertes. Pero Kyle aseguraba que sumaba 250. Quizás la diferencia esté en que las 150 hayan sido ordenadas por superiores, y la diferencia en 100, víctimas de "entrenamiento"... Un Kyle que era "el nº 1", pues superó al francotirador Adelbert Waldron, que había acumulado 109 muertes en Vietnam. Un record que lo transformó en el top entre sus pares, y ganarse 2 estrellas de plata y 5 de bronce al valor. Logros que casi lo convierten en un medallista olímpico, pero con la salvedad que en lugar de registrar tiempos o puntos, él sumaba muertes de "salvajes".

Increiblemente deben existir interesados en leer la biografía de semejante personaje. Quizás porque esperan encontrar en sus páginas, algo que los sorprenda y conmueva, ante tanta vulgaridad y mediocridad de los antiguos Superman, Batman y Robin, Reagan y padre e hijo Bush. Lo cierto que Kyle y su íntimo amigo Chad Littlefield (35 años), murieron a manos de un marine descontrolado. Ironías de la vida, porque este criminal -que ya está arrestado- también mataba "salvajes"...

 
Volver »