PrensaMare

Primer diario web itálico del mundo español

Primo Giornale Web itálico nel mondo in lingua spagnola

Sabado 22 de Julio de 2017 - 03:39Hs.
- Menu
Viernes 04 de Enero de 2013 a las 16:26

politica

PARA ALGUNOS, MASSA ES UNA MASA...

LA PLATA-ARGENTINA  El ambicioso Sergio Massa considera que la intendencia de Tigre es poco. Que le queda chica. Que se merece más. Por ahora, quiere la gobernación; pero mirando de reojos la Casa Rosada. No... No es una broma. Ese es el pensamiento de este personaje surgido del liberalismo político, que dentro del peronismo conoció lo que es el poder, y ahora ha descubierto que no tiene límitres en sus ambiciones. Para colmo, es el mimado de los medios de comunicación del establishment. Lo cual le refuerza su imprescindibilidad a futuro (!). Sergio Massa tuvo su oportunidad en el Gabinete presidencial, pero dejó algunas dudas en cuanto a sus actitudes. Tanto que Néstor Kirchner, que lo había apoyado y bendecido, fue el mismo que lo sacó arando... Y recaló en el municipio de Tigre, donde los medios y los programas televisivos del Grupo Clarín, apuestan a hacerle creer a los argentinos que eso es un paraiso. Para fin del año 2010 Massa pensaba que iría a pelear la gobernación bonaerense. Pero no pudo y ganó como intendente de Tigre al año siguiente. Lo que muchos de sus allegados entendieron como un fracaso personal (de él), pero además como un límite en sus juegos políticos. Porque para aspirar a ganar la provincia debía enfrentar a Daniel Scioli y al Gobierno nacional. Lo cual hubiera sido descabellado. Ahora la ilusión y apuesta es para el 2015. Pero saben que antes que ello, existe el 2013.

Por lo pronto el 28-12-2012, Massa, rodeado de amigos, sindicalistas y legisladores, despidió el año. Hubo alrededor de 500 asistentes (más o menos). Y escucharon que Massa prometió protagonismo para las elecciones del 2013. Lo cual significa que si en verdad va a cumplir, deberá dar un paso al costado del peronismo gobernante en provincia y Nación. Además, dar nacimiento a un espacio político y social de lo que Massa representa: derecha, liberalismo y neo-peronismo (anti-Gobierno). Sería un salir a la cancha buscando aglutinar al duhaldismo, a parte del sciolismo, al denarvaismo, y a algunos otros grupúzculos del `ismo` que se puedan imaginar. Y competir electoralmente con todo lo que ello significa, pues se pasará a estar más cerca de Hugo Moyano que de cualquier otro dirigente de tercera o cuarta línea del Gobierno nacional. Algunos bonaerenses que entienden de política afirman que ya existe un trabajo "de base" que está llevando adelante -desinteresadamente...- J.J. Juanjo Álvarez. El mismísimo menemista de años antes; luego convertido en duhaldista, que fuera Intendente de Hurlingham. Que estuvo al frente de la SIDE, y que no dejara buenos recuerdos de su paso por Santa Fe... Él estaría `aconsejando` sobre ciertos y determinados contactos que Massa debería realizar con algunos intendentes bonaerenses.


En su discurso findeañero, Massa, reclamó lo que reclaman los sectores medios clarinizados: seguridad y menos presión fiscal. Y reclamó -personalmente- lo mismo que reclaman los columnistas preferidos de la Sra viuda de Noble: poder opinar libremente (como si alguien se lo impidiera...). También cuestionó a Francisco De Narváez, quizás porque su intención es heredar las migajas que le han quedado al ex dueño de Casa Tía. Olvidando Massa que a ambos los une Marcelo Tinelli, sus lamentables papeles y asistencias a sus programa; y la mediocridad. Lo único que diferencia a ambos es que el legislador colombo-argentino es limitado al extremo cuando habla; mientras que Massa es un gran oportunista del micrófono. Un gran vendedor (de si mismo), que hubiera hecho las delicias de señoras, como vendedor de Casa Tía...

Ante una asistencia dispuesta al festejo, a comer y a pasar un buen momento para despedir el 2012, Massa habló de convicciones propias. Y que no aspira al poder. Dos definiciones de las que -seguramente-, todos los asistentes prefirieron no hablar. Adelantó que no va a esperar que lo convoquen, sino que espera ser protagonista del proceso electoral. Fue un clarísimo mensaje para Scioli y Cristina. Habrá que ver si ellos lo escuchan, o lo dejan pasar de largo... El tema es que si lo escuchan, y lo convocan nunca le van a ofrecer lo que él aspira. Y por otra, si no se muestran interesados en esta advertencia (apriete), él deberá jugarla por afuera del peronismo... Su dureza y posición polítia se asienta en... las encuestas (!). Si; en lo que le dicen los analistas y opinadores que él contrata.

Massa cree que todos los que asisten a sus partidos de tenis o espectáculos musicales que realiza en Tigre, se transforman en votos, de la noche a la mañana. Cree que el vacío de contenido ideológico es la base para el triunfo (porque sus asesores le aseguran que la gente no quiere saber nada de política, pero si de gestión). Su discurso es simil al de Mauricio Macri y hasta al de De Narváez. Considera al Estado como una empresa. Considera a los ciudadanos como consumidores. Desconocen la existencia de fuerzas sociales, de alianzas, de construcciones de poder, de aspiraciones. Niega la existencia del Pueblo como fuerza de transformación. Por ello Massa se lleva tan bien con Tinelli y varios otros faranduleros. Porque menosprecian a la sociedad. Esa visión los conduce a imaginar que la realidad es la que ellos imaginan y muestran ante los medios. Terminan por comprarse a si mismo día a día, alentados por los bufones sonrientes. El Tigre real, el de los barrios olvidados y abandonados no se muestra. Para los bonaerenses y el país, Tigre es el del estadio donde jugaron Juan Martín Del Potro y Roger Federer. Ni Tinelli ni los noticieros muestran las faltas de agua potable, de calles de tierra abandonadas: sin cloacas. Es que si ello se mostrara, seguramente que Massa diría que eso es hacer idiología. Y que sería una "operación" del Gobierno nacional...

Massa ha logrado instalar en la sociedad su papel de sheriff; y lo asume a la perfección (Imita al Macri de su Policía Metropolitana y al De Narváez que hablaba de su mentado "plan de seguridad"). Por ello, tras alguna persecución con resultado favorable, Massa aparece como si estuviera "a la vuelta de la esquina", para pontificar ante los micrófonos. Y destaca la importancia de los móviles del COT y de las cámaras de seguridad. Pero nada dice que en verdad todo ese sistema es para control social; porque preventivamente sirve de poco y nada. Es verdad: Massa es una masa (amasada por la derecha).

 
Volver »