PrensaMare

Primer diario web itálico del mundo español

Primo Giornale Web itálico nel mondo in lingua spagnola

Jueves 23 de Noviembre de 2017 - 22:55Hs.
- Menu
Sabado 20 de Octubre de 2012 a las 16:42

notas_columna

EN QUÉ ANDA EL PENTÁGONO...?

SANTA FE-ARGENTINA  (PrensaMare, www.prensamare.com.ar)  Los analistas y formadores de opinión consideran que la concentración de poder económico es la realidad mundial. Sin embargo ello es posible, en tanto y en cuanto se posea de un poder militar en consonancia con ello. No existe `independencia` del poder económico mundial, del poder militar mundial. Paradojalmente, mientras desde los centros de generación de pensamientos y opiniones mundiales se instala la necesidad humana de reducir gastos militares y de fortalecer el pacifismo, las potencias invierten cada vez más en investigaciones y producciones de equipamientos y sistemas que les permitan consolidar su supremación militar mundial.

El 11-10, Leon Panetta, secretario de Defensa de Estados Unidos, pronunció un claro y duro discurso en el portaviones Intrepid. Allí habló de la ciberguerra, anunciando que China, Rusia e Irán, son los potenciales atacantes de su país. Con ello dejó de lado la teoría que venían instalando desde hace años las propias autoridades USA, donde señalaban al terrorismo como el nuevo mal. Citó que esos ataques podía ser cometidos por Estados-nación. E imaginó un ataque ciber Pearl Harbor. Unos días antes -el 8 del mismo mes- Panetta estuvo en Punta del Este, en la 10ª Conferencia de Ministros de Defensa de las Américas. Allí refirió al ciberataque y presentó el documento: La política de defensa para el hemisferio Occidental. Un nuevo avance en la teoría del choque de civilizaciones y una readecuación del TIAR, a estos tiempos nuevos. Allí, Colombia y Chile le dieron respaldo al planteo de poner al Pentágono al frente "de la defensa" continental (?). Pero ello fue rechazado por las delegaciones de Argentina, Brasil, Bolivia, Ecuador, Nicaragua, Surinam y Venezuela. Estados Unidos, en su adaptación al siglo 21, buscó negociar (o imponer ?) un nuevo (?) sistema de asistencia humanitaria coordinado por militares... En ese planteo, Uruguay, y también Guyana, se abstuvieron. Lo único que unió unánimemente a los americanos, excepto a EEUU y Canadá, fue el apoyo mayoritario a la soberanía argentina de las islas Malvinas. La ofensiva de Panetta fue la de aprovechar que la Unasur no puede conformar un sistema de defensa colectivo, autónomo. Pero con el impulso activo de Argentina, Brasil, Ecuador y Venezuela, se coordinan acciones para `desactivar` el plan pentagonista.

El proyecto de Panetta era el de asestar una nueva puñalada al Mercosur y a la Unasur. Ya con el derrocamiento de Fernando Lugo en Paraguay, dieron un interesante (para ellos) paso. Ahora la idea y propuesta fue la de separar a Uruguay. Para ello propusieron al gobierno de José Mujica la construcción, a cargo del Comando Sur (que hizo el proyecto), de un barracón. Allí, con asistencia económica USA, se capacitaría para afrontar desastres naturales. Una tarea que se realizaría sin la intervención ni consulta al... Ministerio de Defensa. EEUU por décadas ha logrado conformar una relación sumamente aceitada con las fuerzas armadas de la mayoría de los países del continente. Menos en Brasil y Venezuela, en el resto, el Pentágono se maneja directamente con los uniformados de cada país. Posee línea directa con ellos, puenteando a las autoridades civiles. Lisa y llanamente, terminan por conducir a determinados grupos uniformados, desde el Pentágono. El encuentro de Punta del Este mostró cómo EEUU opera con agilidad y rapidez, mientras la Unasur sigue envuelta en burocratismos. Es necesario profundizar en una estrategia común y en la elaboración de una doctrina de defensa americana, respondiendo a los intereses de cada país dentro del conjunto, y sin tutelajes imperiales. Resulta interesante tener presente que mientras estos temas se discutían en Punta del Este, los medios formadores de opinión -en cada país americano- se dedicaron a brindar una información ligth o directamente a desinformar, de lo que estaba en discusión en dicho encuentro.

 
Volver »