PrensaMare

Primer diario web itálico del mundo español

Primo Giornale Web itálico nel mondo in lingua spagnola

Viernes 22 de Setiembre de 2017 - 05:14Hs.
- Menu
Sabado 13 de Octubre de 2012 a las 20:00

notas_columna

EUROPA: GENERA PENA Y RISAS !

SANTA FE-ARGENTINA  (por Rodolfo O. Gianfelici, PrensaMare, www.prensamare.com.ar)  Se conoció que el Jurado otorgó el Premio Nóbel de la Paz a Europa. Que todos los europeos se sintieron contentos. Que las clases dirigenciales de cada país de ese continente, se congratularon, satisfechos. Europa se premió a si misma... (!). Lo cual constituye toda una curiosidad, pero que obliga a realizar un breve ayuda-memoria, para evitar -justamente- el olvido.

Porque Europa se premió a si misma reconociéndose por el aporte realizado a la paz. Ya de por si el premio ha pasado a convertirse en un otorgamiento cargado de sospechas. Imaginemos que hasta Barack Obama ha sido premiado... La UE, integrada por 27 países, se autopremió porque ella y quienes la precedieron "contribuyeron durante más de seis décadas a promover la paz, la reconciliación, la democracia y los derechos humanos", dijo en Oslo el presidente del Comité Nobel, el noruego Thorbjoern Jagland. Con la llamativa información -que algunos no conocen- que Noruega no es miembro del bloque. También afirmó que "sus aportaciones en materia de paz, democracia y derechos humanos contribuyeron a transformar a Europa, de un continente en guerra en un continente en paz". Pero lo más llamativo fue cuando el titular de la UE, Herman Van Rompuy escribió que los europeos tras "superar guerras y divisiones" lograron "formar juntos un continente de paz y prosperidad".

Esta UE que tuvo su origen en el Tratado de Roma en 1957 (suscripto por Alemania, Bélgica, Francia, Italia, Holanda y Luxemburgo), los años avanzó hacia la Comunidad Económica Europea (embrión de la UE). Es el mayor mercado común y la primera potencia económica del mundo; donde 17 países establecieron la unión monetaria, la Eurozona. Sobre este tema la derechista canciller alemana, Angela Merkel, aprovechó el Nobel para ratificar su confianza en la moneda común: "El euro es más que una moneda, pues se trata de la idea de Europa como comunidad de paz y de valores". Por su lado el contradictorio presidente francés, el socialista (y fondomonetarista) François Hollande, consideró que el premio "confiere a Europa una responsabilidad aún mayor, de preservar su unidad, su capacidad de promover el crecimiento y el empleo y la solidaridad con sus miembros".

Toda una muestra de felicidades y alegrías. Pero que a la vez, demuestra el doble discurso de la doble moral de la doble vida de una clase dirigencial, que más allá de los partidos políticos que integren, apenas disponen de una unidad para concretar su ansiado papel imperial. Porque Europa, reemplazada por EEUU como el máximo imperio mundial, continúa añorando su papel que supo desarrollar contra el mundo, por siglos. El continente de las potencias colonialistas, apenas son una unidad que busca ser socia de Washington. Es su objetivo; allá ellos. Su cultura y su claudicación así se lo indican. Ellos son eurocéntricos; pero ante la incapacidad, se abroquelan en esa unión, para ser partícipes del festín contra el mundo. Repiten la historia, y en ese camino no dudan en el uso de la violencia "legítioma".

Europa, que habla de paz, fue la responsable de desmembrar a Yugoslavia. De alentar la violencia en los Balcanes. De prestar sus territorios para que EEUU disponga de bases secretas, con lugares de detención secretos, por donde pasan ciudadanos secuestrados o desaparecidos. Europa formó parte del ataque a Afganistán. Y de las "misiones" a Somalía, Sudán, Libia, Irak; y ahora en Siria. Hechos que generaron muertes, destrucciones, y apoderamiento de recursos naturales. De endeudamientos y saqueos de países destruidos en sus infraestructuras. Europa fue la que hacía negocios y reconocía a las peores y más criminales dictaduras latinoamericanas o africanas.

La dirigencia política, empresaria y financiera europea ha llevado a Grecia a la quiebra; al igual que a Portugal. Asfixia a España, Irlanda, Chipre e Italia. Lo que ellos llaman "crisis económica", es hambre y desocupación. La que produce que las grandes mayorías -a la fuerza- deban asumir los pagos de los negociados de los especualdores. La que aplica recortes, ajustes, aumentos de la edad jubilatoria, rebajas de salarios, abandono de los jovenes y de los ancianos; de reducir los presupuestos de obras públicos y de las inversiones en sanidad y educación y cultura. Esos no son hechos pacíficos; son hechos violentos. Como lo fueron el burlarse de los votantes italianos y griegos, haciendo "renunciar" a sus gobiernos y cambiándolos por "confiables" (empleados) del poder financiero mundial.

La segunda gran guerra fue una pelea inter-imperial. Que los ganadores "vendieron" al mundo que había sido una disputa entre malos y buenos. Que perdieron los malos: Alemania, Italia y Japón. Donde triunfaron los buenos: EEUU, Gran Bretaña y los resistentes. Pero ahora, a tantas décadas de aquellas jornadas terribles para la humanidad, se observa que aquellos "ganadores" usan los mismos mecanismos de aquellos "perdedores". Donde emergen como las cabezas más visibles de la dureza financiera contra las sociedades y sus pueblos (de toda Europa), una canciller, un Jefe de Gobierno y un socialista. Es decir: Angela Merkel de Alemania, Mario Monti de Italia y Francois Hollande de Francia. Rara mezcla... Pero lo suficientemente fuerte como para imponer "rescates" y ajustes. Y establecer -para qué negarlo- que la Unión Europea posea integrantes de "primera" e integrantes de "segunda". O acaso pueden ocultar estos felices autopremiados, que en sus propios países desclazan, persiguen y expulsan a búlgaros, rumanos, gitanos, checos y eslovenos...?

Esta clase dirigencial europea están tan enferma, que no se percata de ello. Creen que sus visiones, sus creencias y sus síntomas son normales. Se acercan al loco que niega la locura...

 
Volver »