PrensaMare

Primer diario web itálico del mundo español

Primo Giornale Web itálico nel mondo in lingua spagnola

Domingo 24 de Setiembre de 2017 - 16:33Hs.
- Menu
Sabado 29 de Setiembre de 2012 a las 16:15

notas_columna

FRANCIA Y EL CRIMEN DE GADAFFI

SANTA FE-ARGENTINA  (por Rodolfo O. Gianfelici, PrensaMare, www.prensamare.com.ar)  Desde hace muchas semanas, los medios internacionales y los multimedios en cada una de sus naciones, han decretado el olvido de Libia. Durante décadas presentaron al país y a su líder, el coronel Muammar Gadaffi, como la encarnación del demonio. Luego, cuando la realidad geopolítica mundial cambió, se produce un "reacomodamiento" de las relaciones de las potencias occidentales con el mismo. Es que ese país del norte africano es poseedor de importantes reservas petroleras. Pero luego, cuando EEUU y sus socios europeos deciden llevar adelante una nueva colonización mundial, decidieron que Libia era un buen bocado. No dudaron en crear las condiciones internas (desde el exterior) para invadir; destruir sus infraestructuras; aniquilar sus instalaciones militares; atacar y eliminar su organización político-social; asesinar a Gadaffi; instalar a un gobierno afín; apoderarse de los negocios petrolíferos. Casi nada... A la cabeza de esta aberrante operación estuvo Estados Unidos, junto a Gran Bretaña; pero jugó un papel importantísimo la Francia del presidente Nicolas Sarkozy. La geopolítica colonialista de este derechista fue elevando al máximo el intervencionismo en Libia, aumentando los niveles de conflictividad y participación externa. Fue quien más avivó el fuego que habían encendido. Es que la clase dirigencial francesa (cualquiera sea el partido) se considera `con derechos` a ser parte de la distribución imperial; son racistas y colonialistas. Hoy Sarkozy ya no es más presidente, pues perdió ante el `socialista` Francois Hollande. Un personaje que (en setiembre 2012) reclama atacar a Siria, con lo que deja al descubierto que este "progresista" francés defiende el mismo pensamiento ideológico de la violenta derecha que lo antecedió. No hace otra cosa que imitar a los "socialistas" españoles, que se igualan a sus pares políticos del PP-Partido Popular.

Lo cierto que mientras la prensa seria del mundo calla y oculta sobre la realidad que se les impone a los libios, apenas pudo conocerse `algo` de lo ocurría en ese país, cuando fuera asesinado el embajador de EEUU a mediados de setiembre de 2012. Una información que fue utilizada para difundir que en Libia existen terroristas de Al Qaeda (lo cual puede ser posible), pero que oculta la violencia institucionalizada por los actuales gobernantes, apadrinados por las potencias occidentales.

De aquellos días de invasión y muerte impuestos por las potencias occidentales, ya casi nadie se acuerda. Tampoco de esa muestra obsena con las imagenes de un Gadaffi ensangrentado, asesinado. Una exposición similar a las del lamentable rey español, Juan Carlos, posando junto a un elefante indefenso al que asesinó por diversión. En una y en otra ocasión, el poder distribuye imagenes para demostrar precisamente eso: el poder. El gozo de su `autoridad` para decidir la vida o la muerte de cualquiera, en todo rincón del mundo. Ahora se van conociendo o ratificando comentarios que en su momento se ocultaron "en nombre de la libertad". Según se decía, Muammar Gadaffi era uno de los hombre más ricos y poderosos del mundo; un peligro para la humanidad. Por ello había que derrocarlo. Por ello se merecía la muerte (como ocurrió). Sin embargo, ese Gadaffi, en medio de la invasión no escapó. Se quedó conduciendo la resistencia; oculto donde su pueblo le daba cabida. El líder libio sabía cual era su destino: la muerte; como antes le ocurrió a Saddan Hussein. Estos hechos muestran cómo el imperio, a través de sus cadenas informativas, instalan la "verdad" que a ellos les conviene, y según sus parámetros ideológicos. Gadaffi fue "vendido" ante el mundo como un criminal; un tirano; y un delincuente asesino. Sin embargo terminó asesinado; escondido entre su gente; y sin sus `riquezas`. Y los responsables de asesinarlo fueron quienes crearon esa imagen... Los "liberadores" en verdad han sido criminales y mentirosos.

Al distribuirse las fotos de Gadaffi asesinado, los medios no utilizaban este término. Afirmaban que "había muerto" o que "murió". Era lógico: el poder imperial es coherente con su accionar y miente o esconde. La búsqueda de Gadaffi -en su momento- no estuvo en manos de los "rebeldes" o "libertarios libios", sino que el poder imperial había dejado perfectamente en claro que su cacería y resolución del caso, era de su responsabilidad. Ellos eran quienes debían disponer de Gadaffi. Y así ocurrió. Porque `equipos especiales`, integrados por espías y comandos, trabajaban día y noche en su búsqueda. No porque constituyera un peligro militar. Era por necesidad de muestra de poder, en un claro mensaje a todo el mundo. Por ello quienes lo encuentran son agentes franceses, que lo asesinan indefenso el 20 de octubre de 2011. Fue en la periferia de la ciudad de Sirte. La denominada "Primavere arabe" (primavera árabe) en verdad escondía la necesidad del imperio y sus socios, por apropiarse de las revueltas. Para lo cual, uno de los temas claves era no dejar con vida a ningún líder que pudiera convocar a la resistencia en el futuro. Por ello el final que tuvo Gadaffi (igual que el de Hussain). El imperio y sus socios, usa el mismo mecanismo que utilizó en Latinoamérica, cuando prohijaba, alimentaba y asesoraba a los dictadores civiles y militares.

Ahora, las mismas potencias occidentales se encargan de seguir mintiendo. Y ante las evidencias que fueron comandos extranjeros los que buscaban y asesinaron a Gadaffi, plantean que ello se debió "justificadamente", a que el libio había amenazado (?) a Sarkozy con dar a conocer cómo le había financiado su candidatura a la presidencia francesa. Un hecho que podría haber ocurrido (si era conveniente a los intereses nacionales libios), pero que es demasiado pobre e increible como para ser tomado en serio. El imperio (y sus socios) quieren endilgarle el muerto (la historia) a un ex presidente (Sarkozy) y responsabilizan al presidente de Siria, de haberlo entregado, brindándole información a sobre su ubicación geográfica, a Francia. Una maniobra que -de paso- sirve para presentar a Bashar Assad como un "traidor". Una clásica maniobra mediática donde se `matan dos pájaros de un tiro`. Cuando el crimen de Gadaffi respondió a intereses mucho más importantes e injustificables. Los mismos que ahora quieren derrocar al Gobierno sirio. Los mismos que sostuvieron las dictaduras latinoamericanas.

 
Volver »