PrensaMare

Primer diario web itálico del mundo español

Primo Giornale Web itálico nel mondo in lingua spagnola

Miercoles 22 de Noviembre de 2017 - 22:34Hs.
- Menu
Miercoles 26 de Setiembre de 2012 a las 20:30

notas_columna

EL ÚNICO RESPONSABLE ES PASSARELLA...!

SANTA FE-ARGENTINA  (por Rodolfo O. Gianfelici; info de Susana Ortíz; para PrensaMare, www.prensamare.com.ar)  Setiembre trajo la primavera en el país, como todos los años. Era esperada y previsible. A nadie se le ocurriría pensar que ella pueda comenzar antes. Aunque el clima en algunos momentos se empeñe en adelantarse y tratar de engañar a la gente, la primavera llega justa y exactamente el 21 de cada setiembre. No existe otra posibilidad de cambio. Se podría afirmar que ella es la consecuencia del invierno (que se termina). Aunque otros podrían sostener que ella es la causa del verano (que llegará luego). Sea como sea, la primavera está ligada, atada e inseparablemente conectada, al invierno (y al verano). Lo cierto que esta primavera arrancó para los argentinos con buen clima y con un fin de semana especial, pues por única vez en su historia se conmemoraban los 200 años de la Batalla de Tucumán, y el clásico sábado y domingo se transformó en un feriado extendido. El tema es que así presentada, la primavera podría considerarse como que llegó con alegrías, bombos y platillos; sonrisas, risas y serpentinas. Pero no ha sido así para todos; por lo menos en lo futbolístico. Y dentro de ello para los simpatizantes de River Plate. Porque otro mal resultado, al perder de local ante Racing, ha oscurecido un panorama invernal con demasiados nubarrones. Pero así como la llegada de esta primavera 2012 no era un hecho inesperado, el presente riverplatense, era previsible.

Antecedente 1…: En la última etapa de la nefasta presidencia de José María Aguilar, el DT era Néstor Gorosito. Un hombre surgido de la escuela del club. Arrancó el 6-1-2009 y entre las incorporaciones que le acercaron se encontraron Mariano Barbosa, Marcelo Gallardo y Cristian Fabbiani. El equipo en Copa Libertadores logró un hecho inédito: perdió los 3 partidos de visita; en consecuencia no superó la fase de grupos. También fue eliminado de la Copa Sudamericana. Regresaron Matías Almeyda y Ariel Ortega. Finalmente el entrenador renunció al caer ante San Lorenzo, en la fecha 7 del Apertura. El equipo no tuvo rumbo futbolístico. Antecedente 2…: En octubre de 2009, en la fecha 9, asume otro hombre del club: Leonardo Astrada: River finalizó en el puesto 14º. Desde diciembre de 2009 el presidente del club es Daniel Passarella (que por escasos votos, derrotó a Rodolfo D’Onofrio). Llegan para el Clausura 2010: Ricardo Rojas, Juan Manuel Díaz, Alexis Ferrero. El día antes que River jugaba –en abril 2010-, estando en Tucumán, el DT Astrada se entera que la dirigencia ya había decidido despedirlo y contrató otro entrenador. Dirigió y fue despedido por el presidente… por teléfono (!). Astrada duró 6 meses y medio; 26 partidos (ganó 7, empató 8 y perdió 11). Euipo perdido. Antecedente 3…: Llega al club Angel Cappa, una persona que no provenía del riñón riverplatense, pero que ha mostrado ser defensor del fútbol bien jugado. Para el Apertura 2010 arriban: Juan Pablo Carrizo, Mariano Pavone, Leandro Caruso, Carlos Arano, Jonathan Maidana, Josepmir Ballón, Walter Acevedo, y Luciano Abecasis. Pero la llegada más sorprendente fue la del defensor paraguayo Adalberto Román, el cual es comprado en 3 millones 660 mil dólares (un defensa, que jugaba en Paraguay !). El equipo no logra mostrar una idea de juego acorde a las urgencias, como era la de sumar puntos; y Passarella despide a Cappa el 9 de noviembre de 2010. El DT duró menos de 7 meses; 18 partidos (5 del Apertura y 13 del Clausura; obtiene 27 puntos y River en zona de Promoción). Antecedente 4…: Es así que el presidente recurre a un hombre del club. Asume interinamente Juan José López, que lleva a River a salir 4º. En el Clausura 2011, resulta 9º (antepenúltimo en tabla de Promedios para el descenso: a solo 0,027 del último, Tigre). Por ello debe jugar la Promoción ante Belgrano de Córdoba. El 23 de junio pierde 2-0 en el Estadio Alberdi (Córdoba) y el 26, en Núñez, iguala 1-1 y desciende por primera vez en su historia. López dirigió un total (con la Promoción) de 27 partidos (logra 40 puntos sobre 81; el 49,3%). El equipo no juega a nada. Antecedente 5…: Para afrontar la temporada 2011-12 en la B Nacional, llegan como refuerzos dos jugadores que mostraron su compromiso con el club: Fernando Cavenaghi (hombre del club) y Alejandro Chori Dominguez. También Lucas Ocampos, Carlos Sánchez, Ezequiel Cirigliano, Martín Aguirre, Ramiro Fúnes Mori, el venezolano César González, Luciano Vella, Luciano Abecasis y Agustín Alayes. El presidente designó como DT a Martín Almeyda, retirado como jugador y hombre del club; experiencia: 0. En la primera rueda el equipo muestra altibajos y no logra imponer una diferencia sobre el resto. Para la segunda rueda (2012) llegan como refuerzos el francés David Trezeguet y Leonardo Ponzio. Con mucha más angustia de lo imaginado, River logra regresar a primera el 23 de junio, en la última fecha (!). Fueron 38 partidos, de los que ganó 20, empató 13 y perdió 5 (66 goles a favor y 28 en contra). El club logró su cometido de regresar, pero sin mostrar una línea definida de juego. En la primera rueda todo fue disimulado por los goles de Cavenaghi; en la segunda con el aporte de Trezeguet. El equipo no tuvo una línea definida de juego. Antecedente 6…: Contra muchas predicciones y análisis, Passarella ratifica a Almeyda como entrenador del equipo para la primera divisional. Los refuerzos que llegan son: Gabriel Mercado, el ecuatoriano Juan Ramón Cazares, Marcelo Barovero, Jonathan Bottinelli, Juan Carlos Lescano (17 años) y el uruguayo Rodrigo Mora. Jugadas 8 fechas del Torneo Inicial (al 21 de setiembre), River sobre 24 puntos posibles obtuvo 9. Ganó 2 (2-0 a Estudiantes y 3-2 a Tigre), empató 3 (0-0 con San Lorenzo, 1-1 con Colón y 3-3 con Newell’s) y perdió 3 (1-2 con Belgrano, 0-2 con Vélez y 0-1 con Racing); 10 goles a favor y 11 en contra. Fue eliminado en la Copa Argentina y en total, Almeyda dirigió 51 partidos (38 en la B, 5 en Copa Argentina y 8 en el Inicial), con un total de… 39 formaciones diferentes. En las 8 fechas del Inicial utilizó 26 jugadores, con 2 esquemas de juego.

Analizando…: Nada es casual; todo es causal. Esta realidad que afronta River Plate en la primavera 2012, tampoco es casual… Nadie discute que Passarella como jugador (en River, la selección y en Italia) fue destacado, respetado y valorado. Y si bien su primer paso por la entidad, como DT, logró éxitos, su segundo paso, con Aguilar como presidente, no fue bueno. En el 2006 termina 3º en los 2 torneos y queda en el camino en la Libertadores y en la Sudamericana. Al año siguiente, 2007, es 4º (Clausura) y 14º (Apertura). Se transforma en el primer equipo ‘grande’ que pierde los partidos con los 4 equipos ascendidos de la B Nacional. Es eliminado de la Libertadores en primera fase por primera vez en 14 años (perdió los 2 partidos con el Caracas; siendo la primera vez que un equipo venezolano gana en Argentina). Arsenal lo elimina en la Sudamericana. Tras ello Passarella renuncia, y llega Diego Simeone. El paso de este joven entrenador vale la pena recordarlo, pues llegó con el pergamino de ser campeón con Estudiantes (el de Juan Sebastián Verón como líder). El Cholo dirigió 45 partidos oficiales (Clausura, Libertadores, Sudamericana y Apertura); ganó 20, empató 13 y perdió 12 (54% de los puntos). Fue campeón del Clausura 2008 y renunció en el Aperura 2008, dejando al equipo último: 20º. En las 14 fechas de su última competencia ganó 1, empató 7 y perdió 6 (15 goles a favor y 21 en contra). Es decir que el final de Simeone fue peor que el de Passarella… Un dato no menor, pues Passarella -tras dirigir en el exterior-, anunció que comenzaba su carrera para llegar a la presidencia riverplatense, y se “capacitó” en el país y en Europa. Ganó una elección muy reñida, y para muchos nacía una nueva etapa en el club, pues era una persona que “conocía bien de adentro” el mundo del fútbol: como jugador, como entrenador, como seleccionador nacional y ahora, como dirigente. Pero comenzó equivocándose. No entendiendo cómo funciona el poder del fútbol; y llevó a River al descenso. Si bien lo regresó a primera (a donde él lo había conducido…), fue en la última fecha y sin mostrar superioridad ni un patrón de juego determinado. Ratificó a Almeyda que hizo un aprendizaje acelerado como DT en la B Nacional. Un entrenador que –al igual que el presidente- creen que todavía viven en Europa. Quieren aplicar esquemas de juego como si dispusieran de un plantel excepcional, y usan y descartan a los jugadores generándoles inseguridades; creen que tienen tiempos como en ciertos clubes europeos y no entienden que están en Argentina, con futbolistas que cobran sueldos locales (y que también tienen urgencias por marcharse).

Pero en este manejo riverplatense aparecen otros datos, donde más que claridad, aportan confusión. Porque para muchos el sostenimiento de Almeyda por parte del presidente, se debe a que el DT es el mejor ejecutor dentro del campo de juego de lo que Passarella no puede ser, por estar como presidente. La desorientación del entrenador parece ser una prolongación de la que ya posee el propio titular de la entidad. Como ejemplo central de esta mezcolanza o clericó, donde no se entiende cuales son las funciones de cada uno (a la que se agrega la “misteriosa” tarea de Trezeguet, donde no se sabe si es sub-DT, o consejero de campo, o futuro representante de futbolistas, o sociólogo deportivo…) bien vale hacer un recorrido por las contrataciones de futbolistas en la Etapa Passarella (no se contemplan las llegadas para este Torneo Inicial). Llegaron 24 jugadores de refuerzos. De ellos, 12 se marcharon (Ricardo Rojas a Belgrano; Juan Díaz Martínez a Nacional; Alexis Ferrero a Huracán; Juan Pablo Carrizo regresó a la Lazio; Mariano Pavone a Lanús; Leandro Caruso a Godoy Cruz; Josepmir Ballón a U San Martín; Adalberto Román a Palmeiras; Fernando Cavenaghi al Villarreal; Chori Domínguez al Rayo Vallecano; Maestrico González al Táchira; Agustín Alayes a Banfield); y continúan 12 (Carlos Arano que no juega; Jonathan Maidana; Walter Acevedo que no juega; Luciano Abecasis; Carlos Sánchez; Martín Aguirre; Adrián Cirigliano; Ramiro Fúnes Mori; Luciano Vella; David Trezeguet; Leonardo Ponzio; y Lucas Ocampos –que ya fue vendido-). Releyendo los datos de los contratados, uno puede concluir (además del compromiso y corazón que pusieron Carrizo y Cavenaghi), que excepto Trezeguet, con pasado de estrella europea (aunque con final por canchas de los Emiratos Árabes, con 2 partidos, y ningún gol en la temporada…), el resto han sido llegadas injustificadas. Las fallas de River no son solamente a la hora de jugar los partidos, sino de conducción. Como la primavera, este presente era esperado.

 
Volver »