PrensaMare

Primer diario web itálico del mundo español

Primo Giornale Web itálico nel mondo in lingua spagnola

Miercoles 13 de Diciembre de 2017 - 04:11Hs.
- Menu
Viernes 07 de Setiembre de 2012 a las 20:15

notas_columna

ITALIA: BUENA SALUD DE LA MAFIA

ROMA-ITALIA  (PrensaMare, www.prensamare.com.ar)  Todos hablan de ella. La repudian. La acusan. La señalan. La descubren... Pero evidentemente que la mafia en el país, es indestructible. Morirán algunos criminales. Otros terminarán presos. Pero década tras décadas, muestra su vigor. Casi se podría decir que -dentro de todo- existe una seguridad: que con la mafia se convive. Es que para asestarle golpes mortales a los mafiosos, no solo debe intervenir la policía y la justicia. Debe embarcarse en la lucha todo el Estado italiano; y la sociedad; y la Iglesia católica. Pero... Evidentemente algo falla. Cuando el poder financiero europeo no necesitó más (por esos tiempos) a Silvio Berlusconi, le hizo dar un paso al costado. E instaló antidemocráticamente al ´tecnócrata` Mario Monti. Un personaje al que califican así, de `tecnócrata`, porque sonaría muy chocante decir que es un empleado del capital financiero internacional. Que -en definitiva- no responde a los intereses italianos, sino que es funcional y empleado, del capital mundial. Por cierto que muy duro, si se dijera ello. Por lo cual prefieren calificarlo así... de tecnócrata. Lo cierto que Monti tras hacerse cargo de su papel ajustador, exigió que la Iglesia tendría que comenzar a pagar el impuesto de bienes inmuebles. Un tema que no es menor, si se tiene en cuenta que dicha institución estaba exenta de dicho pago, siendo dueña de 115.000 casas, 36.000 parroquias, 9.000 escuelas, 4.000 hospitales y centros sanitarios (tal como citan los periódicos). Como la misión de Monti es la de recaudar para pagar a los especuladores, no le importa de dónce obtiene esos recursos. En ese cometido, su equipo calculó que la Iglesia podía aportarle en tal sentido más de 500 millones de euros al año (5 mil millones en una década...!). Y así lo hizo saber. La Iglesia, lejos de enojarse (?), con todo el poder que posee, lo aceptó (?). Y como para que no queden dudas al respecto, así lo expuso con una voz autorizada, por intermedio del cardenal Angelo Bagnasco, (titular de la Conferencia Episcopal Italiana-CEI). Para ello se necesitaba el Decreto pertinente. Pero hasta ahora -6 meses después- no ha pasado nada. Y la Iglesia no pudo pagar hasta el momento...

Un tema sugestivo por el momento. Pero lo que no deja lugar a dudas es que el senador Marcello Dell’Utri -por el partido de Silvio Berlusconi (PDL), siciliano, y amigo personal del ex premier- ha tenido un manejo non sancto. Es que a través de diferentes sentencias, la justicia probó que entre 1973 y 1978, Dell’Utri no sólo mantuvo contacto con la mafia, sino que negoció para obtener inmunidad a favor de su amigo Berlusconi y su familia. Ese acuerdo le garantizó al hombre más rico de Italia "seguridad" (!). Que nada le iba a pasar, por lo menos desde el lafo mafioso. Algunos medios italianos han detallado -según surge de las probanzas de la justicia- que Berlusconi incorporó como persona de conianza para con su familia al signore Vittorio Mangano. Quién...? Vittorio Mangano, un mafioso ligado a los delincuentes sicilianos, que llevaba a los hijos de Silvio... al colegio. Ello está asentado en causas, porque se logró demostrarlo a través de escuchas telefónicas oportunamente dispuestas por la justicia, pero también porque el propio Berlusconi lo reconoció (!). Y es lógico que el ex premier hable y reconozca ello. Porque en cierta forma Berlusconi no es hipócrita. Él hace uso de su poder y se da el lujo de reconocer lo que otros hipócritamente niegan. Que permanentemente y a diferentes niveles -por décadas- el Estado y la mafia han negociado y convivido. Y que la Iglesia católica también hizo lo propio. Uno de los temas `acordados` entre las partes (Silvio y los mafiosos) estuvo referida a las condiciones en que debían vivier los mafiosos que cumplían penas en las cárceles. Una prueba de esa convivencia ? Sencilla: cuando en la investigación le preguntan a Berlusconi por el mafioso Mangano, él respondió: "Una bravísima persona. Hasta acompañaba a mis hijos al colegio".

Evidentemente la impunidad no es una cuestión exclusiva de acomodaticios. También puede serlo para personas honorables, de buenos antecedentes, bendecidos, serios e inmaculados. El mejor ejemplo de ello: La Italia surgida tras la segunda gran guerra, que se extiende hasta estos días.

 
Volver »