PrensaMare

Primer diario web itálico del mundo español

Primo Giornale Web itálico nel mondo in lingua spagnola

Domingo 24 de Setiembre de 2017 - 00:02Hs.
- Menu
Jueves 09 de Agosto de 2012 a las 23:24

notas_columna

A 4 AÑOS DE UNA MINI-GUERRA

SANTA FE-ARGENTINA  (PrensaMare, www.prensamare.com.ar)  Hace 4 años, en agosto de 2008, Rusia reaccionó a una agresión militar en Osetia del Sur y en 48 horas aplastó el desafío de Georgia. Fue un hecho inesperado por parte de los georgianos (que reclaman derechos soberanos sobre territorio suroseta) y una respuesta contundente de los rusos. Para algunos el echo fue impulsado por EEUU en su necesidad de seguir rodeando geopolíticamente a Rusia; o quizás para determinar cual podría ser el grado de agresividad rusa. Lo cierto es que nadi salió favorecido con el suceso militar. En su momento y por cerca de 2 años (hasta el 2010) los habitantes surosetas sostenían que la defensa que ejercitó Rusia sobre ellos habíasido adecuada y justa. Pero con el paso del tiempo fueron naciendo cuestionamientos porque de las destrucciones y de los sufrimientos del pueblo de Osetia del Sur nadie se acuerda.

Luego de la invasión georgiana a Osetia del Sur, Rusia respondió atacando y bombardeando Gori (ciudad georgiana muy cercana a la frontera con suelo suroseta). En esta ciudad de Gori, existe amistad con los osetas; y no existe odio contra los rusos. Gori fue ocupada durante una semana y media por los rusos; pero ello no generó resentimientos. Inclusive, una vez superado el corto conflicto militar, muchos surosetas se marcharon hacia Gori y se instalaron allí definitivamente. Es que la capital de Osetia del Sur, Tsjinval, ha sufrido importantes destrucciones. En su momento, los analistas y conocedores de la problemática regional, social, política, histórica, étnica y religiosa entendían que lo hecho por el presidente de Georgia, Mijaíl Saakashvili, al atacar a Tsjinval, fue un hecho imposible de calificar. Porque no tenía absolutamente ninguna posibilidad de triunfo. Ni siquiera de obtener algún beneficio o ventaja, si hubiera tenido posibilidades de negociar. Se ganó una tremenda derrota (conocida de antemano). Entónces, para qué atacó...? Nadie lo sabe a ciencia cierta. A menos que haya querido forzar una derrota georgiana (?).

Cuando el mandatario georgiano era Eduard Shevardnadze, nunca los temas de reclamo de soberanía sobre Abjasia y Osetia del Sur, fueron fundamentales ni prioritarios. Cuando comenzó a gobernar Mijaíl Saakashvili, la ciudadanía se ilusionó; existían elevadas expectativas populares. Pero con el tiempo ello se fue diluyendo. Y tras la contundente respuesta rusa, los georgianos que tenían esperanzas en anexarse de Osetia del Sur (y Abjasia), se terminaron por convencer que ello era imposible. Ahora, el político georgiano Bidzina Ivaniashvili, salió a reconocer lo que los máximos dirigentes de su país sabían, pero no lo decían en público: que la guerra de 2008 no fue iniciada por Rusia. La comenzó Mijaíl Saakashvili.
A todo esto, se concluye que Rusia con ese conflicto armado no perdió; y poco y nada ganó. Apenas un reconocimiento internacional por su velocidad de reacción. Georgia no perdió nada, pues Osetia del Sur no estaba en sus manos; y no empeoró más allá de la crísis que azota a los países de la región. El gran perdujicado es Osetia del Sur, por los daños soportados. Cientos y cientos de edificios destruidos, calles intransitables, muertos y heridos. La capital suroseta dispone a 4 años del ataque, apenas 2 calles asfaltadas en condiciones respetables... La capital sigue en ruinas; y la república, reconocida internacionalmente por poquísimos países. Rusia efectúa un `aporte` dinerario, colaborativo, con Osetia del Sur; pero no alcanza. Mijaíl Saakashvili logró prorrogar su gobierno por otros 4 años. El 8 de agosto de cada año, los surosetas recuerdan que hicieron un importante aporte de cientos de muertos y de cientos de heridos. Mucho para un país pequeñísimo. Una guerra cortísima inentendible, y que los medios del mundo se han encargado de esconder, porque Georgia perdió (logicamente).

 
Volver »