PrensaMare

Primer diario web itálico del mundo español

Primo Giornale Web itálico nel mondo in lingua spagnola

Jueves 20 de Julio de 2017 - 13:46Hs.
- Menu
Domingo 22 de Julio de 2012 a las 22:10

notas_columna

LA MAFIA Y EL ESTADO ITALIANO

ROMA-ITALIA  (PrensaMare, www.prensamare.com.ar)  Mucho se ha hablado y se habla de la mafia italiana. Libros, películas, cuestos, historias, inventos y todo lo que la mente puede imaginar. Pero siempre mostrándola en soledad. Cuando todos saben que ella jamás pudo haber actuado de esa forma. De una o de otra, debe haber contado con socios, cómnplices, complacientes o aliados. Durante los últimos tiempos de la segunda gran guerra (y también después), la mafia italiana selló un pacto con las autoridades estadounidenses. Para ayudar a la "liberación" del nazi-fascismo. Y luego para garantizar que la izquierda no avanzara en la democracia que los italianos construían.

Las décadas pasaron y la mafia gozó de buenísima salud. Hasta que en 1992 la Cosa Nostra asesinó en Palermo Capital della Regione di Sicilia) al juez Paolo Borsellino. Un clásico hecho criminal quesacudió al país, y conmovió al mundo. Que dejó en claro que la mafia, más allá de ser repudiada por muchos, no estaba sola. Es que el Estado italiano se permitía una `sociedad` de intereses con ese grupo delictivo. Los políticos querían que la mafia no fuera tan violenta. A cambio de ello negociaba y era benévola a la hora que los mafiosos debían cumplir sus condenas. Antes que Borsellino se había producido el salvaje crímen del juez Giovanni Falcone. Ellos querían que la justicia cumpliera su verdadero papel; que no fuera una caricatura en manos de políticos corruptos y asociados a los mafiosos. La indiferencia del Estado sobre esos dos desenlaces no se discuten.

Se sabe que la policía ha grabado conversaciones telefónicas en las que el ministro del Interior entre 1992 y 1994, el democristiano Nicola Mancino, le pide ayuda al presidente de la República, Giorgio Napolitano. Los fiscales que investigan aquellos casos, quieren que Mancino diga todo lo que sabe y ha callado. Y eso lo pone en riesgo; de allí el pedido a un Napolitano que años atras, era el más derechista de los dirigentes del Partido Comunista Italiano... Un Napolitano que exige que esas grabaciones sean borradas (!). La fiscalía de Palermo se niega.

Se asiste a la muestra palmaria en el sentido que Falcone y Borsellino fueron abandonados por el Estado. O dicho de una manera más cruel: entregados a la mafia. Los italianos hasta el momento han conocido la responsabilidad en los hechpos, de los mafiosos. Pero el Estado, cómplice y socio criminal, se niega a hablar. No es un problema de tal o cual partido. Es toda la clase dirigencial política -y otras también- las que están sospechadas. Tanto que el mismísimo Napolita intrecede para garantizar impunidad. El Jefe de Estado dice que él no puede ser escuchado y que las grabaciones deben ser destruidas. Pero la justicia palermitana le dice que ellos no lo escuchaban a él, sino a Mancino...

Borsellino fue asesinado el 19 de julio de 1992 con la explosión de un coche con 100 kilos de fatal carga. También murieron sus 5 guardaespaldas. Rapidamente el Estado resolvió el caso en... 3 meses. La justicia logró que los culpables confesaran y los condenó a cadena perpetua. Sin embargo en 2008, un arrepentido declaró que aquello había sido un montaje para cerrar el caso. Los acusados fueron torturados para que declararan y les hicieron diferentes promesas, que no se cumplieron. Es decir que el Estado... actuó. En octubre de 2011, la fiscalía de Caltanisetta (Sicilia) reabrió el caso y liberó a 7 de los condenados.

El Estado sigue actuando.

 
Volver »