PrensaMare

Primer diario web itálico del mundo español

Primo Giornale Web itálico nel mondo in lingua spagnola

Jueves 20 de Julio de 2017 - 21:52Hs.
- Menu
Jueves 22 de Marzo de 2012 a las 11:54

notas_columna

MARCELO BIELSA, EL DE LA DERECHA

SANTA FE-ARGENTINA  (por Rodolfo O. Gianfelici, PrensaMare, www.prensamare.com.ar)  El entrenador argentino Marcelo Bielsa es el hombre preferido por todos los medios de la derecha. Ocurre en Argentina, pero también en otros países. De seguro él no ha hecho nunca una definición propia en cuanto a lo ideológico; pero igualmente ha sido adoptado, cooptado e instalado como propio, por el poder comunicacional. No es nada casual, por supuesto. Quién...?: Bielsa es un director técnico respetado por su capacidad de trabajo, su dedicación y su honestidad. Y así es defendido y exaltado por los medios. En síntesis: Destacan lo que debe ser común y natural en cualquier ser humano. Dirigió en Argentina, México, Chile y ahora en España. Lo halagan por los éxitos con Newell`s, Vélez Sarfield y la selección de Chile. Y ahora (febrero-marzo 2012) con el mejoramiento alcanzado por el equipo de Bilbao. Se le recuerda el rápido regreso del Mundial Corea-Japón 2002, aunque allí los medios le endilgaron la casi total responsabilidad a Verón (?). Hoy...: En marzo, los medios europeos buscaron todos los adjetivos posibles para dedicárselos a su conducción, cuando de visita vencieron al inglés Manchester United y lo dejaron afuera en una competencia continental. Además, por su avance en la Copa del rey (en España). Nuevamente se instaló la bilesamanía mediática. Pero...: En los días del inicio primaveral europeo el Athletic Club cayó ante el Atlético de Madrid (1-2). Y Bielsa asumió su responsabilidad al frente de su equipo. Inclusive sostuvo que las decisiones que tomó fueron erróneas: "Me siento especialmente responsable de la derrota. Las decisiones que fui tomando debilitaron lo que el equipo tenía solido". Agregando: "En el primer tiempo, defensivamente, el equipo estuvo bien, pero cuando quise corregir la parte ofensiva, el equipo no mejoró en ese aspecto. En los últimos quince minutos tuvimos llegada, pero el partido estaba demasiado encaminado y no pudimos convertir con tiempo para intentar el empate... Acepto mi responsabilidad y no la escondo. Me equivoqué en todas las decisiones que tomé, incluso en la alineación inicial". En cuanto a que el cansancio que su equipo podría afectar el rendimiento, explicó que: "No puedo certificarlo. Me doy cuenta de que corremos más que los rivales, pero no se cuánto puede durar... Es el tercer partido seguido que perdemos y me da mucha tristeza, sobre todo cuando lo que se disputa es muy importante" (*), concluyó. El uso...: de sus declaraciones ha sido sensacional. Fue así que los medios salieron a valorar su "honestidad", su "autocrítica", su "profundidad". Con lo cual los errores de Bielsa fueron tomados para tratar de fortalecerlo. Si en lugar de haber hablado así Bielsa, lo hubiera hecho otro técnico que los multimedios no consideran como `propio` (por ejemplo Diego Maradona o Alfio Basile), hubieran caido sobre ellos con total crudeza y dureza. Porque (en verdad) si un DT se equivoca en tales decisiones, demuestra que sus fallas son graves. Él ha sido contratado para que resuelva situaciones... no para que haga de periodista propio (!). Nadie duda de la honorabilidad de Bielsa, en un ambiente hiperprofesionalizado y con demasiados intereses en juego. Pero lo suyo constituye una grave situación como conductor grupal. Porqué...?: La gran pregunta de muchos es porqué ha sido elegido como "el preferido de los multimedios" de derecha; y ello es sencillo: porque Bielsa representa la globalización del futbol. Sus equipos marcan, achican espacios, presionan todo el tiempo en campo rival, atacan, entrenan con infinidad de juegos y ejercicios, se mecanizan al extremo... Pero nadie recuerda sus equipo como tales, con sus juegos. Se recuerdan logros de torneos, clasificaciones y hasta ciertos partidos. Pero en la memoria popular están Boca Juniors de 1969, el Huracán de César Menotti, el juvenil de Maradona en Japón, el River Plate de Veira y Francéscoli, los equipos juveniles de José Pekerman, el Boca de Basile, el Huracán de Cappa. Bielsa propone un futbol donde los jugadores son piezas de un armado externo; no lo hace -seguramente- con maldad, sino por convencimiento. Pero ello conlleva el tratar de conformar un tipo de juego que es lo mismo implantarlo en Argentina, México, Chile o España. Considerando una uniformidad mediocre, con absoluta falta de impronta, belleza y sopresa. Todo es previsible. De esa forma, el fútbol de Bielsa abandona la inventiva, que los ambientes menos técnicos (Chile, México, España...) pueden aportarle al juego. Los equipos de Bielsa se van asemejando a los equipos europeos y a lo más torpe del juego latinoamericano. Nos lleva a la globalización futbolística, alejándonos de la superiodidad técnica. Argentina puede considerarse dentro de los Top 10 del mundo futbolístico, en tanto y en cuanto muestra técnica. Cuando se mediocretiza es uno más de los tantos del mundo. Por ello la derecha ideológica, que hace escuela a diario desde los medios, prefiere a Bielsa (y lo defiende a rajatablas), a costa de dejar de lado o atacar a Basile, Maradona, Claudio Borghi... Porque en fútbol también existe la ideología, aunque algunos no quieren reconocerlo. O es casual que a esos entrenadores cuestionados permanentemente el establishment le agregue los ataques (y destratos permanentes) a Juan Riquelme, Verón, Tevez...

(*) Declaraciones distribuidas el 22-3-2012 por la agencia EFE.

 
Volver »