PrensaMare

Primer diario web itálico del mundo español

Primo Giornale Web itálico nel mondo in lingua spagnola

Viernes 22 de Setiembre de 2017 - 19:20Hs.
- Menu
Sabado 11 de Febrero de 2012 a las 15:25

notas_columna

ROSARIO, INTENDENCIA Y "EL MUNDO DEL REVÉS"

SANTA FE-ARGENTINA  (PrensaMare, www.prensamare.com.ar)  La noticia fue presentada como un avance de gobernabilidad, pensada para garantizar seguridad a los jovenes y tranquilidad a sus padres. Se informó que la Municipalidad de Rosario (provincia de Santa Fe), propondrá al Concejo extender el horario de cierre de los boliches hasta la 6 de la mañana, para que los jóvenes salgan de bailar ya con la luz del día. Sobre el tema, y ante la prensa, el Subsecretario de Gobierno, Miguel Pedrana dijo: "Estamos terminando de elaborar el proyecto con la idea de empezar a reunirnos la semana próxima con empresarios, vecinos y un actor clave: los jóvenes a través de la Dirección de la Juventud municipal". Citó que se promoverá extender "como mínimo 30 minutos la hora de cierre, para que la salida de los jóvenes coincida con un horario donde ya exista la claridad del día y una mayor frecuencia del transporte público, lo que haría más seguro el retorno a sus casas". La norma en vigencia establece que las confiterías para mayores de 18 años pueden cerrar a las 5.30 (desde las 5 deben bajar los decibeles de la música para invitar a los jóvenes a retirarse). El proyecto contempla otros cambios entre los que se contempla desdoblar las edades de los menores concurrentes. Los viernes para los de 14 a 15; y de 16 a 17 años, los sábados. El funcionario sentenció que "El resultado de una nueva ordenanza debe ser la práctica de la convivencia intergeneracional compatibilizando descanso de los vecinos y diversión de jóvenes y no tan jóvenes".

De seguro que lo que pretende la intendenta socialista y sus colaboradores es optimizar la actividad de diversión y otorgarle más seguridad. Por lo menos eso es lo que expresan. Sin embargo, parecería que se marcha a contrapelo del raciocinio y hasta se podría dudar si lo que sostienen y buscan ejecutar es realmente razonable y coherente. Porque en otras palabras, lo que sostiene la intendencia es: 1) El problema de la oscuridad genera inseguridad. 2) El servicio de transporte en horario nocturno es deficiente. De ello se deduce que el Estado (municipal y/o provincial) carece de herramientas o mecanismos para revertir razonablemente tales situaciones. Por lo cual se apela a lo más sencillo, y fácil: Más tiempo bolicheando...

En los últimos años, las costumbres de comenzar la diversiòn bolichera después de las 1 o 2 de la madrugada, ha ido generando que los jovenes que unos "arranquen" más tarde; y que otros "hagan tiempo" en estaciones de servicio o kioscos, consumiendo alcohol. Lo cual genera problemas pre-boliche, que muchas veces se trasladan al interior de ellos. O se continúan tras las salidas. Poque dentro de las confiterìan han continuado consumiendo bebidas.

Este sistema de diversión marcha en contra de cualquier sistema ordenado o bien-pensado. Porque al comenzar a bolichear tan tarde, y terminar a elevadas horas de la madrugada, los jovenes llegan a sus casas cuando amanece o a mitad mañana del día siguiente al que salieron. Por consiguiente al llegar a sus casas deben recuperarse, y por ende descansan hasta la siesta o tarde, sin tener ningún tipo de contacto con el grupo familiar. Justamente ello sucede los fines de semana, cuando es la única oportunidad que el grupo puede encontrarse (el resto de los días se estudia o trabaja).

Realmente lo conveniente sería comenzar por establecer otros parametros horarios de "arranque" del funcionamiento bolichero; pero de seguro ello deberá ser un debate a futuro. No olvidemos que en algún momento se habló de establecer un horario pico de las 4 de la madrugada (más allá que eso haya sido pensado por Eduardo Duhalde) y medios, opinadores, `analistas`, polìticos, jovenes y padres se encargaron de rechazarlo de plano. Llegaron a sostener que se estaba en democracia y que una medida así (de límite horario) era dictatorial (?).

A este ritmo de manifiesta incapacidad y doble mensaje socialista rosarino, debemos pensar que posiblemente a futuro las patronales del transporte de pasajeros opten por no brindar un fluido servicio los fines de semana, porque no les resulta redituable (máxime que se acaban los subsidios !). Y podrían proponer que ellos garantizarían una "buena" prestación con unidades y frecuencia, de lunes a viernes. De suceder ello, la intendenta rosarina, aduciendo buscar "proteger" a los jovenes y otorgarles seguridad, de seguro impulsará medidas para que todo el fin de semana sea bolichero...

 
Volver »