PrensaMare

Primer diario web itálico del mundo español

Primo Giornale Web itálico nel mondo in lingua spagnola

Domingo 24 de Setiembre de 2017 - 16:33Hs.
- Menu
Viernes 14 de Octubre de 2011 a las 09:02

Argentinos por el mundo

Organizar la ternura

MADRID-ESPAÑA  En un país como el nuestro, en donde hoy por hoy, la oposición se baja, en donde los «opositores» de cualquier signo tratan de seguir sin entender de qué se trata, en donde la «oposición» son grupos económicos, poderosos y desprestigiados que intentan por todos los medios desterrar esta «tiranía» que los deja, los dejó sin discurso y en donde ninguno de sus peones tiene la altura necesaria para rebatir el momento, para elaborar una idea de país.

Es que como decía Arturo Jauretche: «es más fácil pescar un pejerrey en una bañera que encontrar una idea en sus discursos».

Organizar entonces la ternura. Volver a ella, no perderla jamás como nos indicaba otro argentino. Porque en estos momentos en la patria se juegan cuestiones fuertes, de las bravas. Un proyecto de país que sigue camino, el cincuenta y cincuenta a repartir está ahí, al alcance de la mano. Las políticas sociales son del pueblo. La ley  y reglamentación de las prepagas, acaba de ser aprobada en diputados, a pesar de los gritos de los mercaderes que gritan su inconstitucionalidad, cuando ha sido votada en un parlamento democrático.

El hecho maldito, somos ese hecho maldito. Lo encarnamos a lo largo de mucho tiempo. Hay mucha historia entre los pliegues de esta historia. Vuelven a definirse roles. Más justos para lo que menos poseen. Vuelve a presentirse ese clima de tensión tan nuestro, tan argentino, tan único si cabe el término. Somos los descamisados de siempre. Los de las patas en la fuente. Los de la memoria intacta. Los de la sonrisa por cada gajo que le arrancamos a la antipatria.  Así es entonces. Hay que organizar la ternura. Para que sigan sucediendo cosas en un país improbable como el nuestro. Para que los «contreras» sigan confundidos y con dudas. Para que cada acto, como el del 1º de Mayo, sea de nuevo un símbolo, una reafirmación del poder de un pueblo movilizado, con ganas y solidario.

Por eso en octubre, debemos hacer el «urnazo», una demostración, una más como siempre, la de un pueblo que sigue un proyecto. Cada uno de nosotros encarnando esa felicidad, ese espíritu de transformación que conduce, una mujer , que desmonta la política y la hace cosa de todos. Cristina Fernández es hoy el peronismo. El que siempre fue. No el de la complacencia ni el de las relaciones carnales, sino ese hecho puntual, que vuelve a traernos algunas respuestas y otras tantas preguntas.

Porque algunos ya estamos más viejos, pero hay otros que se asoman ahora y el camino debe ser de ellos y este es el camino. Un gobierno que hace políticas para su pueblo y un pueblo que vuelve a creer a pesar de los voceros y bomberos de futuros incendios, a pesar de tanta rabia contenida en los barrios de la supuesta gente bien, de tanta clase media alegre que ve bailar a su candidato en cada cierre de cada acto. A pesar de cabezudos que piden a las fuerzas armadas en la calle, que piden el olvido y que de paso piden congelar paritarias y reclamos, a pesar de los periodistas a sueldo que insultan, como nunca se los oyó insultar en los años democráticos que llevamos viviendo. A pesar de todos ellos, definidos ya en su momento por otra mujer, a pesar de todos ellos, se van a quedar mirando el viento.
A lo mejor todo esto sea una cuestión de saber de que lado ponemos la ternura que reclamaba ese rostro que habita en las camisetas. A lo mejor ahora nos convencemos que la felicidad del pueblo debe ser siempre la nuestra.

Martín Visuara, de Ciudad de Buenos Aires; en Madrid.
Colaborador de PrensaMare y Argentinos para la Victoria- Provincia 25

mvisuaramartinez@gmail.com

 
Volver »