PrensaMare

Primer diario web itálico del mundo español

Primo Giornale Web itálico nel mondo in lingua spagnola

Miercoles 28 de Junio de 2017 - 12:45Hs.
- Menu
Miercoles 23 de Febrero de 2011 a las 14:39

notas_columna

I SEGRETI NUCLEARI DEL GIAPPONE

ROMA-ITALIA y SANTA FE-ARGENTINA  (PrensaMare, www.prensamare.com.ar  y dati d`Peace Reporter)  El mundo tiene asumido -porque así se los "vendieron"- que luego de la segunda gran guerra, Japón (por ser país perdidoso) sufrió castigos internacionales máximos. En parte es verdad; en parte es mentira. Terminada ese conflicto inter-imperial, el mayor ganador (EEUU) a la cabeza de los aliados, le aplicó -es cierto- una serie de medidas/castigos a los nipones. Y uno de ellos era que es país asiático debía transformarse obligatoriamente, en un Estado pacifista. Nada de fuerzas militares y ni qué pensar en "algo" nuclear...! Tal es así che in dicembre del 1967, il Primo ministro nipponico Eisaku Sato proclama los 3 principios anti-nucleares (tre principi anti nucleari). Japón, un país destruído militar, cultural, económica y anímicamente tras los estallidos macabros de las bombas USA sobre Hiroshima y Nagasaki, reconoce: "No poseer, no constuir y no introducir" en su territorio ninguna arma nuclear. Tanto fue sí que el -cuestionado- premio Nobel de la Paz 1974 le fue adjudicado al nipón Sato. Era el reconocimiento que el mundo occidental hacía al político japonés por su no-nuclearismo. Verdad y mentira...: Sin embargo el tiempo comenzó a echar sospechas sobre esa proclama tn mentada. Tanto que un diplomatico giapponese, Kei Wakaizumi, escribió en su libro de memorias (de 1994) que existí un auténtico pcto secreto entre dicho premier y el mandatario USA, Richard Nixon. Il patto segreto Nixon-Sato habría sido firmado el 21-11-1969. En el mismo se considerab l "cuestión nuclear" en "determindas circunstancias". Poco indagó en esos años la prensa internacional sobre semejante escrito-denuncia. Más tarde...: Fue así que se llegó a octubre del 2009, cuando emergen desde el Archivo de la Seguridad Nacional (de Washington) un documenti top-secret (documento altamente secreto), que coincidí con lo publicado años antes por... Wakaizumi. Lo llamativo del caso fue que en una oportunidad, los funcionarios japoneses prefirieron el silencio ante el libro de Wakaizumi. Y ante la reiteración años más tarde, con datos precisos surgidos desde Washington, han salido a... desmentirlo (!). Qué sucedió...?: El caso es que en Tokio se han desclasificados ciertos documentos importantísimos. Uno de ellos de 1967, es decir: anterior a que Japón diera a conocer su decisión no-nuclear. Allí aparece claramente que EEUU y Japón están negociando y que al final, a cambio de la restitución de Okinawa y de la isla de Ogasawara, las autoridades USA reclaman y exigen que en caso imprevisto ("in caso di imprevisto") podrían introducir en suelo japonés armas nucleares (!). De esa forma EEUU podía llegar a contar con tal armamento en suelo firme, dentro de sus bases militares; para lo cual debían pasar por agus territoriales japonesas y eventualmente hacer escala en puertos japoneses. De esta forma el mundo tomó cuenta que el expandido "no-nuclearismo" japonés había sido una gran mentira internacional. Otros datos...: Pero surgieron más y preciosas informaciones sobre el tema, que muchos japoneses se niegan a aceptar. Por ejemplo que EEUU ya disponía de armas nucleares (secretamente) en Ogasawara; fue entre los años de 1956 a 1965. En esos años la isla estaba bajo control exclusivo de EEUU. En 1968 los territorios regresaron a manos japonesas y -aparentemente- EEUU retiró el equipamiento nuclear. A partir de allí surgió la fórmula diplomática de la re-introducción, "previa consultazione". El pacto secreto instrumentado dejó conformes y satisfechas a ambas partes. Sin embargo existen dudas que EEUU haya cumplido en forma total el retiro de sus productos nucleares. Por el contrario, se sospecha que sacó las armas de la isla de Ogasawara y los trasladó a Okinawa (este sitio fue "devuelto" a Japón en 1972). Entonces...?: Toda esta situación no hace más que mostrar la hipocrecía de funcionarios de EEUU y de Japón. Y de cómo un pueblo arrasado y castigado como ningún otro en el mundo -a nivel nuclear- vivió engañado por más de 4 décadas. Es cierto que EEUU defendió sus intereses; pero lo gravísimo estuvo dado en la domesticacvión, y traición de las dirigencias niponas. Cada gobierno central japonés que se sucedió por décadas, supo del pacto secreto, y permaneció en silencio (en la foto, Nixon y Sato se rien... de todos).

 
Volver »