PrensaMare

Primer diario web itálico del mundo español

Primo Giornale Web itálico nel mondo in lingua spagnola

Martes 27 de Junio de 2017 - 05:37Hs.
- Menu
Martes 04 de Enero de 2011 a las 14:44

notas_columna

MEDIOS ARGENTINOS CONTRA CRISTINA FERNÁNDEZ

SANTA FE-ARGENTINA  No es ninguna noticia afirmar que los principales medios del país hacen una dura política opositora. Tanto que se han transformado en los auténticos opositores, con todos los riesgos que ello significa para la libertad de expresión. Porque la derecha opositora (y la "izquierda" funcional) carecen de discursos y propuestas. Solamente recurren a los medios de comunicación para rechazar y cuestionar todo lo que el Gobierno haga o proponga. En medio de ello, se asiste a la incoherencia más extrema. Durante meses y años se dijo que el que gobernaba era Néstor Kirchner. No del 2002 al 2007, sino del 2007 hasta octubre del 2010. Porque los medios de comunicación formadores de opinión instalaron que el "verdadero" presidente era él; y con ello fijaban en la sociedad l ide de una supuesta incapacidad de Cristina Fernández. Inclusive el derechista Clarín instituyó el término "el matrimonio presidencial", en un falta de respeto vergonzante para la investidura presidencial. Un menosprecio del que el diario de Ernestina Herrera viud de Noble, no hcía uso cuando gobernaba la Junta Militar. Nunca se leyó de parte de sus escribas Cardoso, Roa, Van der Kooy o Morles Solá que se refirieran "al triángulo gobernante" o "al trípode presidencial". Y esa mecánica de desprecio se generalizó. Era entendible que lo imitaran y sostuvieran los medios controldor por ese Grupo, y también por los derechistas La Nación, La Prensa y La Razón. Pero ha resultado degradante que cientos de medios del resto del país, hayan adherido alegremente a esa estrategia descalificadora. Un hecho del que algunos ni siquieran se han dado cuenta, y lo hacían con total (y peligrosa) "naturalidad". Kirchner falleció y por unos días los medios prefirieron guardar también el uso del término "kirchnerismo", al que utilizan como un adjetivo des-califictivo. Pero pasado eso que se podría reconocer como un "desensillar hsta que aclare", volvieron  sus andadas. Todo está "invdido" por el uso menospreciante de las palabras; todo es sospechado, todo es descalificado. Esa presidenta a la que "le manejaban" (según ellos) el Gobierno, ahora es sospechada por realizar cambios. Esa primera y breve síntesis nos podría situar en que en un principio la atacaban por "no hacer" y ahora "por hacer". Cambios...: El gobierno nacional de ella estuvo conformado por funcionarios provenientes de diversos sectores internos, por aliados, por socios políticos y por convenientes del momento. Como sucede en todos los gobiernos del país y del mundo. Quien niegue ello, o es un estúpido o un mentiroso. Todo se mueve según las relaciones de fuerzas internas y externas y las conveniencias del momento; es legal y válido. El tema está en que observando o analizando los antecedentes de los que cumplen con tales funciones, uno puede entender cual es el rumbo de un gobierno. Cristina Fernández en su gobierno existente hasta la muerte de su esposo, lo tomaba a él, como un político (más allá de su relación afectiva y familiar). Y como tal, Kirchner disponía de personas que lo consideraban su referente. Cuando él muere, es lógico y entendible que ese espacio entre en crisis, hasta que logre encontrar un nuevo conductor interno; o se alíe a otro sector interno (la misma mandataria u otro). Lo cierto es que ante esa realidad (única verdad), La mandataria comenzó con los cambios. Que además, llevan la necesidad de consolidar su liderazgo externo (hacia el interior del peronismo), porque el liderazgo ejecutivo (en el Gobierno) lo sigue manteniendo. Muestras...: En ese re-acomodamiento de las fichas, la mandataria debe ir enhebrando nuevas alianzas, nuevos socios, nuevas amistades y nuevas conveniencias. Por lógica consecuencia de ello, los cambios producirán pérdidas y ganancias para tal o cual sector. Es así que los diarios en su necesidad de generar la muestra diaria de "crisis" de gobernabilidad" o de "peleas internas", presenta los cambios con gravedad. Pero a los medios del establishment no les preocupa tal o cual alejamiento. Lo que les pone los pelos de punta es que la presidenta acrecienta su poder y conducción. Por ello la `recuperación` rápida del término kichnerismo; porque observan -con preocupación- que lejos de diluirse el poder entre las manos presidenciales, él se fortalece. Veamos...: El primer golpe duro que recibió el grupo Clarín antes de terminar el año y cuando más alentaban y desinformaban sobre la ocupación del Parque Indoamericano, fue cuando la mandataria anunció la creación de Ministerio de Seguridad. El dato no es menor, porque el poderosísimo grupo empresarial no pudo anoticiarse ni lograr la primicia de ello. Lo cual demuestra que los facilitadores de ciertas informaciones privilegiadas ya no están más en el seno del gobierno... Quizás anden semi-desocupados y con tiempos para asistir a entrevistas en medios clarinetistas, o prefieran el clima y paisajes del Tigre...  Lo cierto es que la designación de Nilda Garré fue un duro golpe. Máxime cuando ella demostró que disponía de poder en serio y de un plumazo envió a su casa a los 11 primeros uniformados que conducían la Policía Federal. Pero además hubo otros cambios de secretarios y funcionarios públicos en áreas importantes. Lo que se observó fue un fortalecimiento de la línea interna de la mandataria, con pérdidas de algunos cargos para los sectores del jefe de Gabinete, Anibal Fernández y del ministro de Justicia, Julio Alak. Avisos...: La presidenta hizo cambios de hombres y de áreas operativas. Evidenció con ello, que había "algo" que puede funcionar mejor. Si tal o cual funcionario "se debilita", ello no es consecuencia de la acción presidencial, sino de sus errores anteriores en la gestión. Así de simple y sencillo. Si estas acciones "fortalecen" a tal o cual funcionario, ello constituye un error de apreciación en el análisis y en no conocer la forma en que Cristina Fernández conduce. Esta política en marcha molesta y mucho... Por ello Clarín y otros medios hablan que la ministra Garré ha llevado adelante "purgas". Un término que rememora a tiempos de la guerra fría, cuando el pensamiento estadounidense instalaba que los soviétivos llevaban adelante tales acciones tenebrosas. Se hace camino...: Como en la canción del catalán Serrat, Garre el 16-12 pasó a retiro a los 11 comisarios generales de la cúpula de la Federal; no es poca cosa. Ante tamaña decisión, fueron los mismos medios "serios" los que se encargaron de advertir a la sociedad que se producirían remezones o respuestas delictivas ante estos cambios. Una manera increible y vergonsoza de reconocer que existirían componendas o "sociedades" entre federales y delincuentes. Y cuestionaron los cambios porque "fueron muchos" y "de golpe". Lo dicen los mismos medios que a diario reclaman acciones para controlar el crímen organizado y brindar seguridad desde el Estado. En esa realidad y conocedora del paño, Garré no dudó en convocar a 6 mil efectivos de Gendarmería. Una manera elegante de buscar equilibrar la situación (con la Federal). El nuevo jefe de la Federal es una persona que conoce la problemática urbana a la perfección (era Director General de Orden Urbano y Federal). Lo secunda otro nuevo, que ejerció la jefatura nacional de Interpol, por lo que mantiene buena relación con los jueces y fiscales. El Estado con estos cambios está diciendo: queremos mejorar y dar pelea al crímen; pretendemos romper las posibles sociedad inescrupulosas; necesitamos el compromiso de los uniformados, pero también de la justicia. Los federales también quedaron advertidos del mensaje interno... A entender...: La llegada de la hasta entonces fiscal Caamaño, que estaba investigando el crimen del militante Mariano Ferreyra, es una muestra de operatividad para la Secretaria de Seguridad Operativa. Por su parte Gustavo Sibilla (era el segundo en Ministerio de Defensa) demuestra que Garré confía en él y que la presidenta está conforme con su trabajo; por ello se le otorgó la Secretaría de Planeamiento. Lo mismo sucedió con Patricia Báez Rocha (Subsecretaria de Coordinación). Continuidad...: Otros cambios de importancia han sido el alejamiento del Procurador del Tesoro de la Nación, Joaquín Da Rocha; asumiendo Angelina Abbona. También finalizó la etapa de Homero Bibiloni en la Secretaria de Ambiente y Desarrollo. Lo sucedió el intendente de Berazategui, Juan José Mussi. Un cambio que se entiende para el inicio de la etapa siguiente en un área tan conflictiva para con la actividad privada. También se marchó Eduardo Sigal de la Subsecretaría de Integración Económica Americana de Cancillería. Llegó en su lugar una persona del mismo partido político aliado al Gobierno: José Vittar del Frente Grande. Casi terminando el año, renunció Sergio Gustavo Lorusso como Secretario de Seguridad Interior; y lo mismo con Justo Arauz (subsecretario de Seguridad Ciudadana de la Secretaria de Seguridad Interior), Julián Massolo (Secretario Ejecutivo del Consejo de Seguridad Interior) y Pablo Paladino (Subsecretario de  Seguridad en los Espectáculos Futbolísticos de la Secretaria de Seguridad Interior). Y ahora ?: A futuro es posible que se produzcan más cambios o no. Es un definición (o apuesta) amplia, que solamente se puede entender según las necesidades presidenciales. Lo cierto es que Cristina demuestra que ejerce el poder, de la misma manera que lo hacía cuando vivía Néstor Kirchner. El tema o cambio, es que él no está y ella debe solidificarse; y los funcionarios deben comprender que ellos deben dignificar el cargo y fundamentalmente, que nadie es imprescindible.

 
Volver »