PrensaMare

Primer diario web itálico del mundo español

Primo Giornale Web itálico nel mondo in lingua spagnola

Lunes 24 de Julio de 2017 - 21:35Hs.
- Menu
Lunes 20 de Diciembre de 2010 a las 14:47

notas_columna

2001: CAOS Y ESCAPE DE FERNANDO DE LA RÚA

SANTA FE-ARGENTINA  (PrensaMarewww.prensamare.com.ar)  Diciembre del 2001 fue trágico para los argentinos. Porque se asistía a una profundización de las medidas liberales que había iniciado Carlos Menem años antes; con un gobierno de Fernando de la Rúa sumido en la incapacidad, la corrupción y la violencia. Pero la imagen del helicóptero mostrando la huida desde la Casa Rosada de de la Rúa, abandonando la presidencia y produciendo la acefalía, no fue un hecho de un día para el otro. Fue el resultado de 2 años de su gobierno. Memoria 1: En marzo del 2001 el presidente se vanaglorió al designar a Ricardo López Murphy al frente del Ministerio de Economía. Un derechista hecho y derecho; un "duro", decían; como si ello fuera por si solo un dato valorable. Su llegada era la demostración más palpable que los radicales (más el arco derechista y "progresista" que conformaba la Alianza), estaban dispuestos a cumplir todo lo que el FMI le existia en cuanto a "metas"; una manera eufemística de significar ajuste. Además, ratificaba la continuidad de la convertilbilidad. Luego se conoció que ello significaba un fabuloso recorte en el gasto público. Un recorte a los bolsillos para el 2001 de 1.900 millones de dólares; y para el año siguiente de: 2.400 millones. De la Rúa decidió atacar los presupuestos universitarios, y anunció que en 2 años se reduciría en: 902 millones (!). Que los docentes se quedarían sin aumentos; que las provincias deberían aportar más dineros para lo cual debían incrementar sus recaudaciones (con incrementos de impuestos). Y se sumaban a la rebaja de salarios y del 13% en las jubilaciones. Y demás, como si todo se resolviera de un plumazo, se decidió que el Estado nacional no pagaría más los subsidios a naftas y al tabaco. Con lo cual se producía otro desfasaje. No habría becas y se reducirían los gastos en la SIDE. Tema este último por demás de sugestivo, porque las famosas coimas a legisladores (que el gobierno de de la Rúa pagó para que aprobaran una ley contra los trabajadores) provino de los dineros de ese organismo estatal... Y un sinnúmero de recortes en Salud, Educación y la ANSeS. El gobierno apostaba a un reducción drástica de la cantidad de empleados públicos nacionales. La "necesidad" radical era de una baja del... 30% (!). Lo poco que podía quedar como estatal iba a ser liquidado: como la Lotería Nacional, y hasta la AFJP Nación. El FMI exigía más precarización y de la Rúa, sus ministros y adherentes, la aceptaron. Es bueno recordar cuando la CGT se movilizó en contra de más precarización laboral y el gobierno envió a policías de la Federal a reprimir salvajemente. Inclusive usando navajas para "tranquilizar" la protesta obrera. Entre los "progresistas" que se pueden recordar de ese gobierno se podría citar al economista Josél Luis Machinea en los primeros tiempos, y a los funcionarios Graciela Castagnola (de Fernández Meijide) y el "progresista" Storani hijo. Algunos radicales comienzan a sospechar que se asistía a una continuidad de lo que ellos habían cuestionado. Y como si se estuviera ante un regreso de imagenes increibles,

es despedido -por blando- López Murphy y la persona "confiable" pasa a ser Domingo Felipe Cavallo. El Congreso celebra su llegada otorgándole "superpoderes". Los medios de comunicación, formadores de opinión y los "especialistas" auguran un futuro de soluciones y venturoso. En una auténtica "timba" financiera estatal, se lanzan bonos por 760 millones a... 2 años (!). Con un tasa de interés elevada, porque los inversionistas lejos de creer en el país, hacen sus negocios y especulan como los más duros usureros, ante la pasividad (o complicidad ?) del gobierno de la Alianza. Cavallo decide bajar el IVA para algunas transcciones, pero lo generaliza para otros que son de productos masivos. Argentina quiere "honrar sus deudas" y el super-ministro anticipa que se pagará con la recaudación impositiva. Y se sabe que su idea es la de reducir los salarios. Cómo habrá sido de duro y liberal lo que se llevaba delante en el país que hasta el mismísimo radical Raúl Alfonsín, mostró su disconformidad con las medidas. El país reducía sus consumos; la probreza aumentaba; los enojos en todos los ámbitos se incrementaban. El gobierno de la Alianza se iba quedando cada vez más solo. En el país "reinaban" los papeles provinciales (cuasi monedas); se llegó a la presencia de 13 diferentes... Para peor, en ciertas provincias no tomaban los "papeleles" de otra; reduciéndose de esa forma la posibilidad comercialización. Memoria 2: Santa Fe era la única provincia "grande" que se mantenía exceptuada de esa fiesta de "papeles con números", que llegó a sumar 7.600 millones de dólares (!). Al frente de todo se encontraba la Nación con 3.225 millones de Lecop; y le sucedían entre otras: Buenos Aires 2.705 millones de Patacón; Córdoba 800 millones de Lecor; Entre Ríos 237 millones de Federal; Corrientes 206 millones de Cecacor; Tucumán 173 millones de Bocade; Chaco 100 millones de Quebracho; Formosa 73 millones de Boncfor; Mendoza 70 millones de Petrom; y Catamarca, Jujuy, La Rioja... Escándalo...: Todo marchaba hacia enmarañar al país y atarlo; a inmovilizarlo, para lo cual se desembocó en agosto de 2001 en un nuevo acuerdo con el FMI. Mediante el mismo se le acreditarían al país unos 8 mil millones de dólares; y con el compromiso que ls provincias avanzarían hacia el "déficit cero", otros 3.000 más (!). Los radicales, los financistas, los medios "importantes" y los opinadores se muestraron orgullosos porque Argentina había recuperado "credibilidad ante el mundo finnciero internacional". Se vuelve a incrementar espirlamente la deuda externa. Castigo popular: Tantos "errores" de gestión, terminaron por producir en octubre de 2001 un verdadero cachetazo electoral para de la Rúa, su partido y sus aliados. La importante no asistencia a votar (más del 21%) era la muestra más clara que muchos que habían dado el apoyo a la Alianza 2 años antes, no estaban de acuerdo en convalidar lo que se gestionba nacionalmente. Ese porcentaje significó que más de 3,5 millones de electores prefirieron "olvidarse" de ir a votar. Fue una derrota tremenda para el Gobierno. Llega noviembre: Luego del fracaso electoral el gobierno no se queda quieto y "va por más"; lo lamentable es que para ello debe atacar sin piedad a la Nación. Se re-estructura la deuda pública; se elevan las tasas de interés y resulta imposible acceder a crédito alguno; la inflación se podría decir que está "controlada". Y es entendible: para qué van a aumentar los bienes si no existe quién compre... En las calles aparecen cada vez más muestras de la pobreza. Los legisladores "entienden" que se está ante un difíicl situación y realizan su aporte para con de la Rúa: aprueban complacidos un Presupuesto para el 2002 que mantendría rebajas salariales y en las jubilaciones. Aquí no existió oposición al tratamiento de "la ley de leyes"... Diciembre 2001: La inflación se muestra viva; los ahorristas que poseen algunos dineros en los bancos no saben qué hacer: si dejarlos alli, si sacarlos (y colocarlos bajo el colchón) o comprar "algo". Eso despierta la temerosidad de los banqueros que sospechan que si los ahorristas comienzan a retirar los dineros depositados, ellos se las verían en problemas. Y el gobierno radical no duda: actúa en favor de los bancos y da nacimiento al tristemente célebre "corralito". Luego se sabríá que mientras los millones de pequeños y medianos ahorristas no podían disponer de sus dineros, los millonarios del país, las multinacionales y los operadores de Bolsa, podían enviar sus dineros fuera del país. Inclusive se supo que camiones blindados cargados de billetes salían de la Ciudad de Buenos Aires, ingresaban en territorio de Entre Ríos y luego atravesaban (sin problema, ni control, ni registración alguna) rumbo a Montevideo. Los dineros viajaban para estar a salvo en bancos uruguayos. El fracaso ya está en puerta y nadie puede disimularlo; los mismos que 2 años antes le habían dado el voto a de la Rúa (y contra el peronismo) comienzan a reclamar en las calles. Los organismo internacionales con el FMI a la cabeza son duros: exigen devaluación. Ello significa inflación y más endeudamiento de los argentinos. Los números de la administración de de la Rúa no han cumplido con lo prometido y como castigo el FMI no le otorga más préstamos. El estrangulamiento es mayúsculo, ante un país económicamente paralizado. La política: El peronismo estaba en la oposición y desgastado tras 10 años de gestión de Carlos Menem. Los únicos que podían mostrarse con "cierto" poder eran los gobernadores, en razón que ellos habían sido elegidos democráticamente. Rápidos como pocos, algunos sindicalistas del peronismo comienzan a hablar de la posibilidad que el gobierno caiga. Mientras tanto, uno de los más consecuentes y poderosos economistas (de bajo perfíl) que logró sortear su vida con diferentes presidentes, Daniel Marx, renuncia. Es el segundo de Economía; su alejamiento es un síntoma sencillo en el sentido que todo marchaba mal y hacia, peor. Argentina está al borde de la cesación de pagos y el FMI hace su jugada: aisla internacionalmente y presiona. Los descontentos en el país se van generalizando y se producen saqueos y asaltos a supermercados. La SIDE: El organismo de los espías argentinos "trabaja" a su manera, como lo ha hecho históricamente. Envía una cierta información hacia arriba; opera hacia los costados; presiona desde abajo. El descontento se agudiza y se marcha hacia el descontrol social. Los sectores medios quieren que de la Rúa se vaya. Los medios de prensa informan y alientan la violencia. De la Rúa no sabe bien qué es lo que sucede e intenta sacar el Ejército a la calle para "tranquilizar" a los revoltosos. Uno de sus hijos lo reta antes que hable en Cadena Nacional. En la Ciudad de Buenos Aires desde el Ministerio del Interior se envía a la Policía Federal a reprimir. En el interior del país se suceden los hechos violentos y reprimen las policías provinciales. Final...: La huída de un incapaz en helicóptero es la imagen que ha quedado plasmada para muchos, también las movilizaciones y la cifra de más de 30 muertos. Para otros que el presidente escapó no por un golpe violento, sino por el ruido de cacerolas... Contrabando de ganado "oficilizado" desde Paraguay; pérdida de mercados cárneos a causa de focos de aftosa; renuncia del vicepresidente denunciando corrupción; "brindaje"; "megacanje"; 25% de desocupados; 55% de pobres; industria paralizada...  Diciembre del 2001 parece lejano e irrepetible. Sin embargo han pasado apenas 9 años de ello y la mayoría de sus responsables (por acción, inacción o complidad) son los mismos que ahora se muestran como "progresistas" y alternativa de gobierno. Más que irreal, parece una tragedia. (Binner-de la Rúa; Clarín; Bullrich-de la Rúa-Cavallo; afiche).     

 
Volver »