PrensaMare

Primer diario web itálico del mundo español

Primo Giornale Web itálico nel mondo in lingua spagnola

Miercoles 16 de Agosto de 2017 - 14:16Hs.
- Menu
Martes 09 de Noviembre de 2010 a las 14:51

notas_columna

LAS "AMIGAS" DEL DICTADOR MASSERA...

SANTA FE-ARGENTINA  Los dictadores que comenzaron a manejar el país a partir del 24-3-1976, además de instalar el más sangriento de los gobiernos, se dieron tiempo para los gustos personales. Pero "bien personales", en todo el sentido de la palabra. Los que se calificaban de "derechos y humanos" pretendían dar clases de moral y buenas costumbres. Por ello no dudaron en prohibir el uso de palabras lunfardas, para "proteger" el idioma. Y hasta de incluir en listas negras a canciones que consideraron peligrosas por su terminología. Fueron los mismos que se mancharon las manos con sangre, se llenaron los bolsillos delictivamente y, no pudiendo escapar a una triste imitación de la Roma imperial, disfrutaron de alegrías sexuales reprimidas. Porque el poder que detentaban, también lo usaron para el goce en un muestra que seguramente desde el llano, les hubiera resultado imposible hacerlo. Personajes...: Uno de los que más disfrutó fue el marino Emilio Eduardo Massera, muerto el 8-11-2010, en situación de insanía. Un siniestro personaje, asesino, ideólogo y principal impulsor de la transformación de la ESMA (Escuela de Mecánica de la Armada) en un centro clandestino de detención y torturas. Este marino, al que orgullosamente sus pares más cercanos citaban como Almirante Cero, tuvo de amante a Martha Rodríguez Mc Cormack. Su marido, Fernando Branca, terminó mal: desaparecido el 27-4-1977. Ella en su primer matrimonio estuvo casada con Blaquier, y luego con Branca. Pero, ambiciosa e inescrupulosa, no dudó en relacionarse con el marino y traicionar a Branca. Éste efectuaba negocios con Massera, hasta que no regresó después de ser invitado a un encuentro y paseo en yate con el almirante. Dentro de las 48 horas posteriores a esa desaparición, Branca perdió todo su capital que estaba valuado en 30 millones de dólares... Festivos y alegres...: El poder dictatorial acercó a "los blancos" (los marinos) a la farándula; pero de manera silenciosa para la sociedad, porque ellos gustaban mostrarse como puros e inmaculados. Un silencio al que los medios de prensa supieron adherir de manera cómplice. De esas épocas de doble moral, se recuerda que un blanco con destino en la ESMA le enviaba cartas de amor semanalmente a una "amiga" que trbjaba en un conocido teatro de la calle Corrientes. Para ello utilizaba de mensajero, o correo, siempre al mismo soldado, que debía usar vestiment de civil. Esta frandulera aparecía en las marquesinas y en las revistas del ambiente. Y algunas de sus compañeras de labores, también supieron der "acompañantes" de turno. Pero de todas ellas las que sobresalía era "l elegida"; una curvilínea señorita, de ojos orientales. Ella solía "escaparse" con el marino, a escondidas de su farandulero marido... Gracielita...: A los 85 años, Massera se llevó muchos secretos y silencios. Entre ellos, cual era la relación que mantenía con la publicitada actríz y modelo Graciela Alfano. Al decir de la agencia de espionaje estadounidense NSA (National Security Archive), existió un romance entre ellos. Y quien aportó datos de esa relación a los espías USA fue el mismísimo... Batallón de Inteligencia Militar 601 (!). Sí: un organismo represivo argentino que se encargó de espiar al marino, por las duras disputas internas que existían. Fue así que se enteraron que él le efectuaba costosísimos regalos (pieles y joyas), entre los que también se contó un imueble (!). Por esos años se supo comentar en la Casa Rosada, que a pedido de Massera, ella fue la encargda de "atender" a Henry Kissinger cuando éste llegó al país a reunirse con los dictadores. Fue una operación que tomó de sorpresa a los verdes (del Ejército) y que los disgustó. No por lo inmoral, sino porque demostró que Massera era rápido... Fotos...: En un buque de la Armada (Revista La Semana), Brosdky, Rolo Puente, Noemí Alan y Pirucho (Miguel A. Cerutti); en la siguiente Noemí Alan y Acosta.

 

Ver imagen en tamaño completo 

 
Volver »