PrensaMare

Primer diario web itálico del mundo español

Primo Giornale Web itálico nel mondo in lingua spagnola

Jueves 23 de Noviembre de 2017 - 00:39Hs.
- Menu
Viernes 22 de Octubre de 2010 a las 14:53

notas_columna

AFGANISTÁN Y LOS NARCO - NEGOCIOS

SANTA FE-ARGENTINA y MOSCÚ-RUSIA  EEUU justificó la invasión y acciones militares en Afganístan por su "necesidad" de poner fin al poder de los talibanes y destruir el terrorismo internacional. Por lo menos eso fue lo que sostuvo desde un inicio y defendió con posterioridad. Argumento que cumplirá una década y que -para muchos analistas- deja demasiados puntos flojos. Y es bueno tener presente que habiendo transcurrido tal período de tiempo y con EEUU (la OTAN y los aliados) aumentadno su participación numérica y de presupuestos, lejos de avanzarse en la mentada "solución", la situación se ha agravado y las autoridades USA buscan la manera de una retirada rápida y "honorable". Tanto que le "han permitido" al mandatario afgano que avance en un "plan de pacificación nacional" y que mantenga reuniones con... los talibanes. Inclusive se sabe que en los últimos tiempos fuerzas de ocupación lideradas por EEUU se han encargado de "garantizar" que los representantes talibanes lleguen a esas reuniones (!). EEUU y sus aliados disponen de tropas distribuidas en el territorio afgano; ello significa que si bien no logran ejercer el control real, concreto y efectivo (en unasociedad que no entienden), ejercen suficientes acciones militares y políticas como para ejecutar (o impedir) acciones programadas. Por ello resulta más que sugestivo que en los últimos años haya crecido tanto el producción y comercialización de drogas, que desde Afganistán (y vía Rusia) ingresan y permanecen en ese país o siguen rumbo a Europa... Declaraciones: Las declamaciones de autoridades estadounidenses sostienen que llevan adelante una dura lucha contra el narcotráfico en el mundo. Pero lo cierto es que desde el Servicio Federal de Control de Drogas (FSKN) de Rusia, le han reclamado de manera reiterada a EEUU por la producción y tránsito de amapola que sale de suelo afgano. Lo increible del caso es que EEUU, haciendo uso del doble mensaje y doble moral, argumenta que no desea la destrucción del cultivo de amapola, porque teme que se genere una animadversión de la población local. Lo cual les significaría -dicen- más ataques y peligros para las tropas estadounidenses en Afganistán. En otras palabras: "para garantizar tranquilidad a los soldados invasores, que se siga produciendo droga y envenenando al mundo". Los datos dan cuenta que por territorio ruso pasa el 90% del la heroína afgana. La decisión estadounidense de "mirar para otro lado" ha sido tomada al máximo nivel gubernamental; y con ello va en contra de la destrucción de plantas que contienen sustancias narcóticas, tal como lo consignan las resoluciones de la Asamblea General de la ONU. Datos...: Este indisimulado aliento de EEUU para que se siga produciendo "a cambio de su seguridad", lleva a que la superficie donde se cultiva la amapola del opio, no se haya reducido. Por el contrario, ha aumentado y ya está en superando las 123.000 hectáreas. EEUU argumenta que el Presupuesto oficial de Afganistán está en el orden de los 12.000 millones de dólares; y que las amapolas cultivadas en ese país abastecen un mercado de 65.000 millones de dólares en heroína y opio. Con lo cual las autoridades USA están defendiendo su necesidad que siga existiendo una economía en negro, caso contrario (además de aumentar sus riesgos militares) deberían ayudar con más llegada de capitales (para suplir la diferencia). Aumentos: Los informes de inteligencia de Rusia dan cuenta que la cantidad de laboratorios clandestinos afganos que producen drogas para distribuirlas en Rusia aumentó el triple. Desde el 2009 han llegado a superar los 400 !, cuando existían 170 laboratorios. Se estima que en el 2009 se produjeron en Afganistán 7.000 toneladas de opio (equivalente a 700 toneladas de heroína). A Rusia llegan 36 toneladas de heroína afgana (unas 5.000 millones de dosis o inyecciones); y esa cantidad es un 35% del total que se distribuye desde Afganistán. Palabras...: La política de la doble moral estadounidense da cuenta que mientras se informa al mundo que en Colombia se erradican 230.000 hectáreas de cultivos de coca anualmente, en el 2009 en Afganistán, apenas se llegó a las 2.000 hectáreas. En concordancia con este tipo de mensajes al mundo, Zarar Ahmad Moqbel (responsable de la lucha antidroga en el Gobierno afgano) declaró que 22 de las 34 provincias de su país ya no producen estupefacientes (?). Hablando ante 200 expertos y políticos de las principales agencias antidrogas, la ONU, la OTAN, la Organización de Cooperación de Shanghai (OCS) y otros organismos internacionales, expuso optimista que redujeron la producción de drogas a la mitad. Sin embargo los  datos en cuanto al consumo y aprovisionamiento en Rusia y Europa contrastan y desmienten totalmente tal afirmación. Números crueles: Rusia sufre -según datos oficiales- que entre 2 y 2,5 millones de jovenes (18 a 39 años) son drogadictos.; en el país se consume el 20% de la heroína mundial; y alrededor de 50 mil personas mueren por año por sobredosis y otras 70 mil por el consumo. Rusia y la Unión Europea consumen más del 50% de la droga producida en Afganistán. En la UE (Unión Europea) se consumen 711 toneladas de droga en equivalente de opio; en Rusia, 549 toneladas. Ello significa que UE-Rusia acaparan el consumo de más del 50% de estupefacientes producidos en Afganistán. La importancia productiva es tan grande que el país produjo el doble de la droga que producía el mundo entero hace 10 añosVerdades y mentiras: Desde el argumento estadounidense, se defiende la producción narco en Afganistán, para evitar sumar más enemigos a su accionar. Ellos sostienen que la producción de amapola es la única forma que tienen los pobres de los campos afganos para subsistir. El cultivo de opio es la única fuente de ingresos para él y las familias; si se les impide ese tipo de trabajo -dicen- la gente se volcaría hacia los talibanes. Pero lo que se oculta interesadamente es que ese cultivador, ese campesino afgano, apenas llega a obtener, a cobrar, un ínfimo 4 a 5% del precio final del "producto". El resto se lo quedan los grandes negociantes narcos; que no son campesinos. Los analistas entienden que el tema de la producción de opiáceos en Afganistán (controlado por EEUU) ha pasado a convertirse en un cuestión de estrategia de seguridad internacional. Mientras Rusia pretende que se destruya esa producción (que le carcome la sociedad), EEUU deja que el negocio y envenenamiento de Rusia y Europa, sigan avanzando. Y teniendo en cuenta que existe un amplio desarrollo territorial con tropas, suboficiales y oficiales USA en Afganistán, no se podría producir, ni transportar, ni exportar sin el concentimiento concreto de los máximos responsables militares de EEUU-OTAN. Lo llamativo del caso es que los europeos, que están sufriendo las consecuencias del avance del consumo en sus sociedades, solamente apoyan verbalmente las acciones en contra del narcotráfico. Mapa: La siguiente ilustración demuestra la instalación de tropas invasoras que soporta Afganistán. Practicamente no queda área sin presencia militar extranjera, liderada por EEUU y la OTAN. El interrogante es: Cómo hacen los productores-comercializadores de drogas pra sacarlos del país, rumbo al exterior, burlándose de los militares...?

 
Volver »