PrensaMare

Primer diario web itálico del mundo español

Primo Giornale Web itálico nel mondo in lingua spagnola

Lunes 24 de Julio de 2017 - 21:37Hs.
- Menu
Lunes 23 de Agosto de 2010 a las 14:59

notas_columna

EL GRAN CAMBIO DE PACO URONDO

SANTA FE-ARGENTINA  (por Rodolfo Omar Gianfelici, PrensaMare, www.prensamare.com.ar)  Una de las transformaciones o cambios de pensamientos más trascendentales entre los intelectuales argentinos lo constituyó el de Reynaldo Francisco Urondo. Hijo de un docente universitario porteño (profesor en la Universidad Nacional del Litoral), nació en la Ciudad de Santa Fe el 10-1-1930, y desde joven se ligó a sectores creativos. Plásticos, titiriteros, escritores y artistas. Él, como muchos jovenes de la década de los años cincuenta estuvo en contra del peronismo. Luego del derrocamiento en setiembre de 1955, se acercó al radicalismo y fue atraido más tarde, por el pensamiento de Arturo Frondizi. Por ello estuvo al frente de Cultura provincial cuando el gobernador fue Silvestre Begnis. Pero a poco de andar en el gobierno el frondicismo radical, se sintió "traicionado". Y él -al igual que miles de argentinos- tomó distancia del gobierno surgido en las urnas bajo la prohibición de Juan Perón y la proscipción de los peronistas. Los años lo llevaron a seguir escribiendo y a identificarse con ideas más izquierdistas y con la Revolución Cubana. Y apareció formando parte del grupo que dio los primeros pasos de las FAR (Fuerzas Armadas Revolucionarias). Allí confluían izquierdistas y ex-comunistas. En la toma de la localidad bonaerense de Garín, Paco Urondo tuvo su intervención militante (y militar). Tiempo después cayó preso y entre rejas, escribió sobre la Masacre de Trelew (del 22-8-1972). Cuando salió en libertad, lejos de tomar otro camino diferente, se comprometió aún más. Cuando Montoneros (junto a las otras organizaciones) lanza el matutino Noticias, él formó parte fundamental. El diario representó una auténtica revolución periodística; con más de 100 mil ejemplares vendidos diariamente (de lunes  viernes). Un problema de seguridad en 1974 lo hizo llegarse por unos días de regreso a su Santa Fe. Y estuvo en la Escuela Industrial Superior, visitando a su amigo, el plástico Jorge Planas Viader (Vice-Director del famoso Industrial). Luego regresó y siguió en Noticias; tras su cierre, desarrolló diferentes actividades militantes. Cuando la situación era sumamente difícil la conducción de Montoneros lo traslada a Mendoza. Y allí murió. La noticia de su muerte (producida el 17-6-1976) fue titulada por el diario Mendoza que "Delincuente subversivo fue abatido en Mendoza". Luego agregaba: "Con otros extremistas intentaba copar un destacamente policial. Abandonaron un bebé". El tiempo se encargaría de refutar que lo afirmado por esa prensa servicial, no era verdad. Paco era un militante de Montoneros; aunque muchos de los que lo recuerdan años más tarde, se encargan de "lavar" su imagen, de hacerlo "más light" y lo presentan solamente como un escritor. Porque en el fondo buscan matarlo dos veces. La primera físicamente y la segunda ideológicamente. Para muchos que lo desconocen, Urondo fue un activo anti-peronista. En un acto contra el gobierno peronista en la Plaza Colón, en 1955, participó y fue el responsable de arrojar un explosivo. En esos momentos, el andamiaje de inteligencia (y espionaje) argentino lo "protegió". Porque ya el gobierno de Juan Perón había perdido desde hacía años el control de áreas fundamentales del Estado. Los espías trabajaban saboteando al Gobierno nacional y popular; como también lo hicieron en la Procesión de Corpus Christi y en los ataques a parroquias católicas en Ciudad de Buenos Aires (ese mismo año). Paco, de esa militancia anti, avanzó hacia un sustancial cambio en su forma de pensar. Pero ante esas circunstancia, dos décadas más tarde (del lanzamiento de aquél explosivo frente al puerto santafesino), en esta oportunidad no tuvo protección, porque se había transformado en "un peligroso". Como diría el diario mendocino: en un "delincuente subversivo". Paradójicamente en su muerte física, en su asesinato, estuvo otra área estatal...

 
Volver »