PrensaMare

Primer diario web itálico del mundo español

Primo Giornale Web itálico nel mondo in lingua spagnola

Jueves 17 de Agosto de 2017 - 20:12Hs.
- Menu
Jueves 17 de Junio de 2010 a las 15:06

notas_columna

JULIO COBOS: NI NUEVO, NI PROGRESISTA

SANTA FE-ARGENTINA  El vicepresidente argentino Julio Cobos es presentado a la sociedad como un político capaz, probo, eficiente, honesto y con capacidad suficiente como para ser la alternativa al peronismo en el 2011. Su “presentación” mediática se debió a su lamentable “no positivo” (?) en una noche en que eligió ponerse del lado de los grupos patronales del campo y traicionó el proyecto nacional y popular que integraba. Desde ese mismo momento fue “descubierto” por la prensa formadora de opinión que lo instaló como el estadista que a futuro conduciría el país desde la presidencia. Lejos de ello, Cobos es uno más de los tantos que constituyen el reaseguro de un sistema político injusto, corrupto e ineficaz. Es –eso si- la máxima garantía para que todo permanezca tal como estaba; como indican y exigen los poderosos. Pero más allá de las palabras, su historia y trayectoria política en Mendoza, así lo confirma. El elegido: Néstor Kichner lo tuvo en cuenta para abrir el abanico del Gobierno y constituir un gran frente nacional. Y él –afiliado radical- no dudó en sumarse (pese a que Cristina Fernández le tenía confianza). Desde la vicepresidencia inicialmente mantuvo un perfil bajo –como corresponde-, apuntalando el Proyecto Nacional. Pero a partir de su nefasto “no positivo” en el tema de las retenciones móviles a las exportaciones, se soltó y comenzó a mostrar toda su “energía”. No para desarrollar un gran trabajo legislativo –pálido por cierto-, sino para usar el cargo y realizar política anti-oficialista… aunque sigue formando parte del Gobierno (!). El inmediato apoyo del Grupo Clarín, La Prensa, Grupo Uno y de La Nación quedaron al descubierto. La apuesta de la derecha argentina era a la desestabilización del Gobierno y a fortalecer a Cobos. Nueva etapa: Fue así que llegaron nuevos asesores, en especial del Grupo Uno; José Luis Manzano a la cabeza, abriéndole puertas en Washington y transformándose en su “representante no oficial”. También el asesor del Grupo América, el “progresista” Leopoldo Moreau (aquél que en época de la dictadura militar escribía en la revista La Opinión…) se agregó. Lógicamente que Cobos sabía con quién se relacionaba. Tanto es así que en tren de conocimiento, los grupos Uno (Manzano y Vila) y América (Francisco De Narváez) ya estaban asociados en explotaciones petroleras en Mendoza y operando servicios públicos en Mendoza. Una provincia importante –la cuarta en el país-, donde Uno y Clarín disponen de fuertes intereses periodísticos. En tren de recuerdo, la licitación para explotaciones petroleras fue muy particular. Cobos (y la ministra de Economía, Laura Montero), licitaron 11 áreas. La oferta más ventajosa (por 76 millones de dólares), fue de una Unidad de Empresas Transorias liderada por Oxipetrol. Luego las de Manzano-Vila-De Narváez y la de Cristóbal López (ambas por 55 millones). Sorpresivamente Cobos anuló la licitación y se hizo otra convocatoria; con la ventaja que todos ya conocían la apuesta (y oferta) de Oxipetrol. Hubo mejoras y ahora sí ganaron las propuestas de Manzano y de López. Ketsal (Manzano-Vila) ofertó por las 11 áreas (fue la única). Y asociada con otra firma en total ganó en 8 áreas; Oil M&S (de López) se adjudicó una. En cuanto al tema de la prestación de servicios públicos, Manzano-Vila fueron adjudicatarios y Cobos (desoyendo a los legisladores) nunca dictó el decreto reglamentario de la ley... Qué amistades...: La relación de Cobos con Clarín es estrecha y fluida; tanto que –aunque los mendocinos no lo sepan- ellos financiaron con recursos provinciales una inversión del Grupo, y en perjuicio de… los mendocinos. Efectivamente: Cuando Manzano era ministro del Interior de Carlos Menem, él negoció con los gobernadores acuerdos en los juicios por regalías mal liquidadas. A Mendoza, la Nación le pagó 617 millones de dólares en Bonos de Consolidación. El gobernador Rodolfo Gabrielli creó el Fondo de Financiamiento de Inversiones Públicas y Privadas para la Transformación y el Crecimiento, que tenía como objetivo el “brindar asistencia crediticia a las pequeñas y medianas empresas” y apoyar proyectos de desarrollo ganadero, agroindustriales, mineros y de colocación de malla antigranizo para zonas cultivadas. Se prestarían hasta 200 mil pesos para comprar “maquinaria nueva” (que llegaba a los 300 mil, cuando la mitad de las máquinas se produjeran en la provincia). La tasa era a la mitad de la subsidiada por Banco Nación, a 5 años, y sin gracia. Pero en su momento, Cobos (ya gobernador) le prestó 11,6 millones de pesos al Grupo Clarín. Con ello importaron (desde EEUU) una rotativa usada y fabricada en Alemania. Además le otorgó un año de gracia antes de comenzar el pago. Quizá con estas dos muestras económico-financieras, se pueda entender porqué Grupo Uno y Grupo Clarín consideran a Cobos un “estadista”. El Director Ejecutivo del Fondo (que prestó el dinero a Clarín) era el contador Jorge Tieppo; hoy el Secretario Administrativo del… Senado (profesional que se encuentra procesado por el otorgamiento irregular de otros créditos). Pero como todo tiene que ver con todo, en su momento, los préstamos por más de 2 millones de pesos debía aprobarlos la Administradora Provincial del Fondo. En época de Cobos gobernador una de sus integrantes fue Laura Montero, hoy diputada nacional. La rotativa clarinestista le permitió al controlado diario Los Andes (Clarín tiene el 80% de las acciones, que le compró a La Nación) mejorar su impresión y tiraje. A la inauguración de la planta impresora (27-11-2008), lógicamente que asistió Cobos especialmente invitado y cuando todavía retumbaban los festejos de 4 meses antes en la madrugada del pobre, “no positivo”. La impresora Koenig & Bauer, de más de 25 años de antigüedad comenzaba a producir. Los Andes detalló el 18-3-2007 que la inversión del emprendimiento era de 17,87 millones… 11,6 habían sido prestado por los mendocinos sin saberlo y a tasa subsidiada. Justicia: En mayo del 2010 la fiscal especial de delitos complejos de Mendoza -Claudia Ríos- elevó a juicio por malversación de caudales públicos e incumplimiento de sus deberes funcionales la causa que tiene como protagonista al contador Tieppo. Todo se inició en el Tribunal de Cuentas provincial que descubrió el otorgamiento de créditos para comprar autos particulares a empleados del Fondo (dicha línea crediticia no existe !). Si bien la prensa “seria” argentino no le dio la cobertura que el caso merecía, lo correcto hubiera sido que Cobos desplazara a Tieppo del importante cargo que desempeña en el Senado nacional (maneja el dinero...), y un Presupuesto de 362 millones de pesos. Pero por otra parte existe otra causa donde el propio Tieppo (y la legisladora cobista, Montero) están acusados por otorgar un crédito de 8,7 millones de pesos a una empresa de transporte… en convocatoria de acreedores y endeudada con el Estado provincial; y por otro crédito a 5 productores de mosto que se declararon en cesación de pagos. El Tribunal de Cuentas mendocino condenó en diciembre 2007 a Tieppo y Montero a pagar una multa, y a responder con su patrimonio personal. Este es “el candidato” que los multimedios y todo el arco de la derecha argentina apuesta a defender en una disputa interna con Ricardo Alfonsín, para ofrecer al país un político “nuevo” y “progresista”. Un personaje que, cuando se produjo la visita del Secretario de Estado para Asuntos Latinoamericanos (de EEUU) a Buenos Aires (2009), no dudó en presentarse (siendo vicepresidente !) en la embajada de ese país para saludarlo y conversar (imitando a De Narváez). * PrensaMare: En agosto 2008, los multimedios y encuestadoras afirmaban que Cobos poseía el 60% de adhesión. En agosto del 2009 sostenían que estaba en el 30% de apoyos. En junio 2010 afirman que posee el 23% de imagen positiva. Sin embargo tales valores son intencionados e irreales. Lo cierto es que a la hora de considerarlo como presidente, Cobos recibiría apenas el 8% de los votos de los argentinos.

 
Volver »